¡Compártelo con tus amigos!

Paisajismo acuático

VOLVER

Clases de biotipos

Por supuesto que usted, a medida que avance en este mundo, podrá configurar sus propios paisajes de peces y plantas. Sin embargo, en el estilo de acuario ‘comunitario’, que es aquel que nos permite mezclar mayor variedad de especies, existen unos modelos ‘standard’ que nos pueden inspirar. Cada uno de estos modelos contiene especies compatibles y las condiciones adecuadas para su mantenimiento.

Acuario Amazónico:
Especies de plantas: Echinodorus (hoja con forma de filo), la Heteranthera zoosterifolia, la Cabomba o la Hydrocotyle leucopetala.
Agua: pH igual o menor a 6.8.
Temperatura: Entre los 24 y los 26 ºC.
Peces: corydoras, lápices, tetras, come algas.
Comentario: se suele decorar con troncos, que desprenden tarinos, pigmentando ligeramente el agua.
 

Acuario América Central y Norte:
Especies de plantas: Bacopas, Sagitarias, Cabombas, Lobelia, Ludwigias, Didiplis, etc.
Agua: pH entre 7,2 y 7,5.
Temperatura: Entre 24 y 28 ºC.
Peces: guppys, platis, espadas y mollys

Acuario asiático:
Especies de plantas: helecho de Java (Microsorium pteropus), Helechos de Sumatra e India (Ceratopteris), musgo de Java (Vesicularia dubyana), las Cryptocorynes, las Hygrophilas, Aponogeton y Ninphaeas (ninfeas).
Agua: pH entre 5,8 y 6,5.
Temperatura: Entorno a los 24 ºC.
Peces: barbos, rasboras, trichos, bettas, kuhli, etc...
Comentario: en general el hábitat es de agua estancada o remansa con abundante vegetación y gran variedad de peces.

Acuario Africano:
Especies de plantas: sobre todo se recrea un área rocosa donde habitan los cíclidos. Anubias, crinum, Nymphea lotus.
Agua: pH entre 7,5 y 8,7.
Temperatura: Entre los 22 y los 27 ºC.
Peces: cíclidos, julidochromis, Neolamprologus, tetra del Congo (Phenacogrammus interruptus), kribensis (Pelvicachromis pulcher).
Comentario: se suele imitar el hábitat del Lago Malawi (rocas y cuevas, sin plantas) o del Tanganica (grandes piedras y densa vegetación).

Aquascaping

Bien, una vez sabemos lo básico y hemos experimentado y aprendido de nuestros errores, estaremos con un pie en el fabuloso mundo de la creación de belleza. Quienes han dado ya sus primeros pasos en el acuarismo pueden ir más lejos y crear hermosos paisajes a su gusto. Es lo que se conoce como paisajismo acuático o aquascaping. Con experiencia acumulada ya se pueden utilizar las rocas, plantas, la grava, etc... con cierta soltura y voluntad.

A este nivel la complejidad y las condiciones aumentan, pero para cuando afrontemos el reto de crear nuestro propio jardín acuático ya habremos avanzado mucho. Una vez conocido lo básico para plantar, queda el 90% restante. Se trata de la imaginación, las técnicas estéticas, los conceptos de terraplenar, primer y segundo plano, perspectiva de profundidad, terrazas y paredes... Simplemente, es otro nivel.

Existen en el mundo verdaderas exhibiciones de paisajismo acuático. En Internet pueden encontrarse galerías llenas de imágenes bellísimas. Se trata de concursos abiertos, donde los aficionados envían sus fotografías y se someten a la votación del público.

En resumen, lo primero es aprender a “leer y escribir”. Luego se practica y se conocen las técnicas y, finalmente, con todo eso integrado, se olvida uno de todo y deja salir al artista que todos llevamos dentro.

Para entender el paisajismo acuático o aquascaping debemos entender el origen de la acuariofilia.

Durante la época del Imperio Romano se comenzaron a crear piscifactorías para producir pescado lejos de ríos y mares con fines alimentarios. El cultivo de peces también se producía en China o Japón y, a partir de la dinastía Song (970-1278) ya tenemos conocimiento de que se comenzaban a producir peces de colores. Durante la dinastía Hong-wu (s. XIV) ya se fabricaban industrialmente peceras de porcelana. Posteriormente se fue popularizando la acuariofilia en Europa y a partir del siglo XVIII conoció un gran desarrollo. A partir de la Segunda Guerra Mundial la acuariofilia se desarrolló en todos sus aspectos hasta lo que hoy conocemos.

Conceptos básicos de paisajismo acuático

Las técnicas de paisajismo acuático se basan en la disposición armónica de plantas, troncos y piedras dentro del tanque de agua. Además de cuidar la salud de todos los elementos, consiste en disponerlos de una forma bella y sugerente. No hay un modelo, naturalmente, sino tantos como personas quieran expresarse.

En cualquier caso, existen unos principios estéticos comúnmente aceptados que vamos a comentar.

Formas básicas
Podemos colocar los elementos en un acuario de forma triangular, convexa y cóncava. Trazaríamos una línea imaginaria sobre la superficie del acuario para visualizar una de estas líneas. La altura, disposición y orden de las plantas conduciría la vista de una de estas maneras.

Contraste y color
Cada planta y elemento tiene su forma, color y tonalidad. Dar con el equilibrio es importante, así como procurar coherencia y contraste. Las hojas finas de la Ambulia contrastan poderosamente con el rojo de una Ludgwigia.

Punto focal
Se trata de un punto de la pecera donde nuestra mirada se dirigirá de forma natural. Los diferentes elementos y plantas nos conducen hacia ese punto. Se tratará de un lugar de fuerte impacto visual.
La forma de definir este punto local procede de las artes plásticas y consiste en dividir el largo del acuario entre 2.618.
El resultado nos sirve como medida de distancia respecto a una de las orillas del acuario. Este será el lugar de máximo impacto.

Profundidad
El tamaño de las plantas, debidamente administrado, nos dará sensación de profundidad. Las grandes se colocan atrás para dar más énfasis a la profundidad y las pequeñas irán delante.