¡Compártelo con tus amigos!

Acoger un perro adulto

VOLVER

 

La llegada de un nuevo perro adulto

Acoger a un nuevo perro en tu hogar, es un momento lleno de felicidad y de exaltación. Sin embargo, el entusiasmo no debe hacer olvidar la responsabilidad que representa, y como has escogido un perro adulto y no un cachorro, deberás tener en cuenta toda una serie de recomendaciones. Debes estar muy atento a los consejos que te darán los responsables del centro de acogida sobre la manera de educarlo y cuidarlo. Ellos son profesionales dispuestos a ofrecerte su experiencia, ya que se trata de realizar la mejor elección, y también te darán valiosos consejos para que la integración del perro en tu hogar sea todo éxito.

Condiciones para la adopción

Son muchos los futuros propietarios que eligen adoptar a un perro abandonado en un refugio para animales. En los centros acostumbran a solicitar a los adoptantes una donación para los gastos y cuidados que aportan a los animales acogidos en el albergue. Al ser primordial el bienestar del animal, la mayoría de los centros de acogida prefieren encargarse de esterilizar a los perros, de vacunarlos, y de ponerles el microchip de identificación, antes de entregarlos en adopción. Si este no fuera el caso, el centro exigiría que lo hicieras tu mismo, como condición para la adopción. Asegúrate de poder comprometerte a respetar lo que se espera de ti, antes de tomar la decisión definitiva.

Necesidades emocionales y de conducta

A menos que se trate de perros vagabundos, los centros de acogida acostumbran a estar bien informados sobre el carácter de los perros que acogen, gracias a los datos aportados por los antiguos propietarios y/o por su propio programa de evaluación interna. Los perros son animales que viven en grupo, y puede que sea necesario un periodo de adaptación (quizás algunos meses), para que se adapten a su nuevo entorno social y puedan desvelar su verdadero carácter.

Una casa desconocida

Cambiar de vivienda puede resultar una experiencia traumática para los perros adultos. De hecho, han perdido a su dueño y el entorno que les era familiar. Por eso es importante no olvidar preparar a tu nuevo compañero, un lugar con una manta o una almohada así como un bebedero y alimento, en el que pueda dormir y sentirse seguro. Este lugar será un pequeño remanso de paz donde el podrá descansar.

Las presentaciones

Si pones en contacto un perro adoptado con otro perro adulto, no esperes a que se entiendan en el acto. Deja que se conozcan poco a poco, poniendo tu atención sobretodo en el perro de la casa, de forma que no perciba al recién llegado como una amenaza para él. Y recuerda que un perro no castrado o esterilizado, tendrá más tendencia a pelearse. Para entrar en contacto con el gato que haya en casa, el recién llegado tardará un poco más de tiempo, pero, en la mayoría de los casos, se establecerá rápidamente una relación armoniosa.

Educación

Puede que el perro adulto haya recibido una muy buena educación, o puede que no haya recibido ninguna. Una vez más, confía en el personal de la protectora que te aconsejará sobre la forma de proceder. Sin embargo, es normal tener que dedicarle un poco más de tiempo a un perro adulto para enseñarle nuevos trucos.

Alimentación

Para facilitar el periodo de transición en su nueva residencia, es mejor mantenerle la misma dieta que el perro tomaba antes de su llegada a tu casa. ¡Así le evitarás el shock de una novedad adicional!

Por el contrario, si decides cambiar sus costumbres, procura que la transición se haga de la forma más suave posible, ya que los perros pueden ser muy sensibles a los cambios de dieta alimentaria. Empieza por mezclar el nuevo alimento con el que toma el perro. A continuación, aumenta la proporción del nuevo alimento, durante unos siete a diez días, hasta que el perro solo esté tomando su nuevo menú. No te extrañe si tu perro tiene el estómago un poco alterado los primeros días. Es algo normal.

NESTLE PURINA PETCARE ESPAÑA S.A.
AV Can Campanya – S/N
Pol. Ind.Conde de Sert
08755 Castellbisbal
Barcelona
Contacto online