Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Cómo adoptar un gato

Si te estás planteando adoptar un gato, lo primero que debes valorar es si realmente reúnes las condiciones necesarias para convivir con una mascota. Pese a que los gatos son mascotas más independientes que los perros, también necesitan atención, cariño y tiempo, factores que pueden condicionar tu ritmo o estilo de vida habitual durante más de 15 años.

Afortunadamente, cada vez existen más opciones para que puedas desplazarte y pasar los periodos vacacionales junto a tu compañero felino, pero todas ellas implican ciertas concesiones por tu parte. Si además estás pensando en adoptar un gato cachorro, el nivel de cuidados, dedicación y costes será mayor durante su primer año de vida, ya que los gatitos precisan de ciertas pautas de educación y requerimientos veterinarios, como las vacunas, la desparasitación, el microchip y la esterilización.

Si ya has valorado todos estos aspectos, y decides seguir adelante con la adopción, puedes optar por dos vías para llevar a cabo el proceso:

1. Adoptar un gato a través de particulares

Amigos, conocidos, anuncios en tiendas especializadas, recomendación de veterinarios, búsquedas a través de la red (“gatitos en adopción” o “gatos en adopción), o post compartidos en redes sociales. En este caso, lo más conveniente es establecer contacto directo con el ofertante para que te informe con detalle de la edad, raza, características y carácter del gatito o gato adulto en adopción. La adopción puede producirse de forma gratuita, si es un cachorro y debes asumir tú la mayoría de gastos veterinarios iniciales, o bien si es un gato adulto saludable.

2. Adoptar un gato a través de entidades sin ánimo de lucro

Protectoras, refugios, albergues, y otras asociaciones de carácter local . Puesto que la mayoría de ellas disponen de una web que te permite conocer los distintos perfiles de gatos en adopción (edad, tamaño, historia, carácter), e incluso algunas de ellas ofrecen la opción de que puedas filtrar la búsqueda según los parámetros que hayas preestablecido, lo ideal es que contactes directamente con la seleccionada, y te informes acerca del felino que has decidido adoptar.

Si la entidad seleccionada está cerca de tu localidad, te recomendamos que realices una visita para conocer al gato, y recibir un asesoramiento más personalizado. Piensa que muchas protectoras, suelen ofrecer la posibilidad de que lo acojas de forma temporal antes de formalizar la adopción, con el fin de que puedas valorar vuestro nivel de afinidad y bienestar conjunto.

Cuánto cuesta adoptar un gato

En paralelo, la entidad te informará del coste de adopción, que vendrá condicionado por la edad del gato que vas a adoptar. El coste medio aproximado de adopción varía entre los 100€ y los 50€, dependiendo principalmente de la edad del gato (cachorro o adulto). Este coste suele incluir la revisión veterinaria, el precio de las primeras vacunas, la desparasitación interna y externa, y la implantación del microchip. Una vez lo hayas abonado, después de superar el protocolo de adopción, se te entregará al animal junto a su cartilla veterinaria actualizada.

Estos costes son derivados de la atención veterinaria recibida hasta la fecha de adopción, para garantizar que todos los gatos son entregados con su cartilla de vacunas al día, esterilizados si son adultos, desparasitados interna y externamente, y con el microchip. En el caso de que adoptes un gatito, seguramente la entidad te ofrecerá la posibilidad de que lo esterilicen sus propios veterinarios cuando llegue el momento de su madurez sexual, por un precio inferior al de la media del mercado.

Proceso para acoger un gato

A partir de aquí, la entidad pondrá en marcha un protocolo de actuación, que suele englobar las siguientes fases:

  1. Cuestionario para validar tus actitudes y predisposición a la adopción.
  2. Visita a tu casa, con el fin de establecer un contacto personal y confirmar que el entorno en el que vivirá el gato adoptado será favorable para su bienestar.
  3. Firma del contrato previo a la entrega, en el que se ponen de manifiesto los compromisos, y responsabilidades que asumen ambas partes, con el fin de descartar futuros abandonos, episodios de maltratos, y otros aspectos que puedan perjudicar la salud física o psíquica del animal.
  4. Pago y entrega del gato adoptado. Para trasladar al animal a tu casa, deberás adquirir un transportín que se adapte a sus dimensiones.

En la mayoría de los casos, la entidad realizará un seguimiento durante los primeros días de convivencia, con el fin de asegurar que el proceso de adoptación del felino es óptimo, y ofrecerte asesoramiento en el que caso de que lo necesites.

Es habitual que las personas que han adoptado envíen a los ofertantes (ya sean particulares o entidades sin ánimo de lucro), comentarios, fotos, y vídeos junto al nuevo miembro de la familia, mostrando su nivel de gratitud, y felicidad por el resultado del proceso.

share.png SHARE