Conoce quién hay detrás de PURINA ONE® Logotipo de PURINA®
Mano acariciando la barbilla de un gatito

Gatito aseado: exámenes semanales

Asear a tu gatito

Por instinto propio, los gatos se ocupan ellos mismos de mantener su pelaje en buen estado. Su lengua rugosa actúa como un pequeño cepillo, retirando el pelo muerto y distribuyendo el aceite que segregan por el pelaje. Pero necesitan ayuda, por ejemplo para reducir las bolas de pelo, sobretodo en el caso de los gatos de pelo largo.

Muchas razas de gatos han ido evolucionado tras las diferentes intervenciones de los criadores a lo largo del tiempo. Por ejemplo, el pelaje de la raza Ragdoll es mucho más largo y espeso hoy en día y sin nuestros cuidados, se convertiría rápidamente en un amasijo de nudos. El aseo no tiene como única finalidad cuidar del aspecto de tu gato; también elimina el pelo muerto, conserva el pelaje y la piel en buen estado, te ayuda a crear una mejor relación con tu gato y además te facilitará controlar el estado general de salud de tu mascota.

Exámenes generales semanales

  • Examina las orejas de tu gato. ¿Están limpias y no huelen mal? Las orejas deben estar limpias, no enrojecidas ni con pus y no deben oler mal, en caso contrario contacto con tu veterinario, al igual que si tu gato sacude a menudo la cabeza. La otitis por otodectes (parásito) del gato es un problema que aparece con relativa frecuencia.
  • Pasa tus manos a lo largo del cuerpo de tu gato. Si tiene rasguños, bultos o heridas, contacta con tu veterinario.
  • Examina los ojos y la nariz y acude al veterinario si observas flujo.
  • Examina la zona que se encuentra debajo de la cola de tu gato. Debe tenerla limpia, sin suciedad, irritación ni presencia de lombrices, en caso contrario consulta con tu veterinario.
  • Extiende los dedos a contrapelo para levantar el pelaje de tu gato y examina la raíz del pelo y su piel para localizar posibles signos de parásitos o excrementos de pulgas (pequeñas manchas negras).
Descubre más consejos según la edad de tu gatito