Conoce quién hay detrás de PURINA ONE® Logotipo de PURINA®
Persona cepillando a gato

Cómo cepillar a un gato

Los cuidados que se aplican a las diferentes razas varían en función del tipo de pelaje que tengan. Al principio, el pelaje de un gatito es más suave, como pelusa y más corto que el de un gato adulto. Aunque al inicio de la vida del gatito el aseo no es imprescindible, es recomendable hacerlo para que se acostumbre a esta práctica. Si le enseñas a dejarse manipular e incluso a disfrutar de ese contacto, te será mucho más fácil asearlo posteriormente. Por lo general a los gatos les gusta que les cepillen. La mayoría de ellos se acercarán a ti en cuanto te vean con el cepillo o el peine en la mano ¡y se mostrarán complacidos de tener toda tu atención!

Para un gato de pelo corto, se recomienda realizar un cepillado rápido una vez por semana utilizando un peine o un cepillo suave. Por el contrario, con un gato de pelo largo, como por ejemplo el de raza persa, se necesitan cuidados diarios y un equipo adecuado; pide consejo al criador o peluquero de gatos.

  • Cuando tengas a tu gatito sobre tus rodillas, empieza a cepillarlo delicadamente.
  • Felicítalo por su buen comportamiento con voz tranquila y agradable.
  • A los dos minutos para de cepillarlo y acarícialo de nuevo. Ofrécele una golosina como recompensa.
  • Repite esta secuencia varias veces al día, alargando progresivamente la duración del cepillado.
  • Si tu gatito intenta morder o coger el cepillo, gírate de espaldas sin dejarlo estar. Los gatos detestan que se les ignore y aprenden rápidamente que atacando al cepillo, pierden tu atención.
  • Una vez que tu gato se ha acostumbrado al aseo (lo que ocurrirá al cabo de unos cinco días) empieza a cepillarle el vientre, la cola, las orejas y otras partes más sensibles. Debes ser muy delicado y tratar que los primeros aseos sean breves. Si detectas en tu gato signos de enfado o de agitación, vuelve a cepillarle nuevamente el dorso.
  • Mientras el gato está tranquilo, aprovecha para tocarle las patas y examinarle las uñas y dedos. Empieza por una uña, después le felicitas y recompensas. En la siguiente sesión intenta tocarle ya dos dedos y así vas aumentando progresivamente el tiempo en que le manipulas las patas.
  • Mira el interior de sus orejas y ábrele delicadamente la boca para ver los dientes y las encías.

Para las razas de pelo largo que necesitan cepillados intensos, es conveniente acostumbrar al gato a realizar el aseo encima de una mesa que tenga la superficie no resbaladiza. Cuando los gatitos se hayan acostumbrado a la rutina del aseo, debemos ponerles sobre la misma mesa que utilizaremos cuando sean adultos, de esta manera asociarán rápidamente este lugar con el aseo.

CÓMO CEPILLAR A TU GATO

  1. Acarícialo primero antes de comenzar a cepillarlo
  2. Transmítele tranquilidad mientras lo cepillas
  3. Tras dos minutos deja de cepillarlo y acarícialo de nuevo.
Descubre más consejos según la edad de tu gatito