Conoce quién hay detrás de PURINA ONE® Logotipo de PURINA®
Gato con un recipiente lleno de peras

Alergías alimentarias

Las alergias alimentarias pueden aparecer en cualquier momento de la vida del gato provocándole diarreas y vómitos. Mediante un análisis de sangre se pueden detectar de forma rápida algunas intolerancias directas, pero normalmente el tratamiento se inicia cuando ya han aparecido los síntomas. Habitualmente los alérgenos se encuentran, de mayor a menor frecuencia, en el pescado, los lácteos, la carne de buey y de pollo.

Algunos síntomas de las alegrías alimentarias

Los síntomas habituales de una alergia alimentaria son:

  • Picor, prurito de la piel.
  • Infecciones recurrentes en las orejas.
  • Vemos que el gato se rasca.
  • Caída del pelo.
  • Puntos calientes.
  • Abrasiones cutáneas.
  • Vómitos.
  • Diarrea.

El test de las alergias alimentarias

El método más eficaz para verificar la existencia de una alergia es hacer un ensayo durante doce semanas, en el transcurso de las cuales retiramos ciertos alimentos del régimen alimenticio del gato, para posteriormente introducirlos de nuevo con el objetivo de comprobar cuales son los efectos y los síntomas que aparecen. Considerando que la mayor parte de los alimentos para animales de compañía se preparan a base de pescado, buey, pollo, lácteos, maíz y trigo, puede ser útil darle a tu gato un producto que aún no haya comido, como carne de cordero o de conejo, con arroz o patatas. Esta nueva nutrición debe ser el único alimento que tu gato coma durante todo el periodo de ensayo, que deberá realizarse siempre bajo la supervisión de tu veterinario.

Tras el periodo de ensayo

Una vez terminado el periodo de doce semanas de ensayo, introduce, cada semana, uno de los alimentos del antiguo régimen alimenticio de tu gato para poder ver cómo reacciona con cada uno de ellos. Si los síntomas vuelven a aparecer con la introducción de uno de esos alimentos, quizás habrás encontrado el alimento que causa alergia. Cuando se haya identificado al o los alimentos sospechosos, tu veterinario te aconsejará retirarlo para reintroducirlo de nuevo más adelante, ya que los gatos a menudo pueden presentar una reacción a un nuevo alimento, independientemente de su intolerancia. Las reacciones alérgicas no se limitan sólo a los alimentos; frente a reacciones múltiples se deben hacer ensayos completos.

Descubre más consejos para tu gato