Conoce quién hay detrás de PURINA ONE® Logotipo de PURINA®
Gato descansando

La castración en los gatos

La castración en gatos consiste en una operación quirúrgica en la que se realiza una extirpación de las glándulas genitales de nuestros felinos: en caso de ser macho los genitales y si es hembra los ovarios. Esta operación se lleva a cabo para que el periodo de celo y su conducta sexual desaparezcan, al dejar de producir hormonas sexuales responsables de estas.

A pesar de lo que se pueda creer, la castración es una operación sencilla y poco dolorosa, por lo que en menos de 24h nuestro gato podrá estar de nuevo en casa. Hay que tener en cuenta que, durante las 48h posteriores a la operación, el gato no podrá salir de nuestra casa y tendrá que estar en circunstancias cómodas sin alteraciones, tranquilo y sin pasar ni frío ni calor.

También hay que tener en cuenta que, tras la castración en gatos, deberemos vigilar el peso de nuestra mascota y su alimentación, ya que su aporte calórico necesario pasará a ser inferior. Los gatos castrados, suelen volverse más tranquilos, cariñosos y dóciles.

Además de la castración, tenemos otras opciones como la esterilización, en la que no hay extirpación. No dudes en consultar con tu veterinario cuál es la opción más adecuada a tu mascota.

Y tú, ¿has castrado o esterilizado a tu gato? ¡Cuéntanoslo!

Descubre más consejos para tu gato