Conoce quién hay detrás de PURINA ONE® Logotipo de PURINA®
dientes de un gato

A los gatos se les caen los dientes

Los gatitos nacen sin dientes, pero en cuanto dejan de mamar (hacia las 3 semanas de vida) comienzan a desarrollar un conjunto de dientes denominados “dientes primarios o dientes de leche”. Al igual que ocurre en otras especies, aunque estos dientes son pequeños, su mordida puede ser muy molesta debido a su carácter afilado e incisivo.

Los “dientes primarios o de leche” son totalmente visibles a partir de las 6 semanas, y constan de 26 piezas. Cuando alcanzan los 4 meses de edad, los “dientes de leche” suelen caerse y son sustituidos por los “dientes permanentes”. En ese momento, tu gatito pasará a tener 30 dientes, incluyendo 4 molares. Durante este tránsito, sentirá molestias asociadas a la irritación de las encías y notarás que desarrolla alguno de los siguientes comportamientos:

  • Necesidad de mordisquear objetos o juguetes.
  • Babeo.
  • Cierta inapetencia debido al dolor que le producen las encías.


Es importante que revises la boca de tu gatito para comprobar que, durante el paso de los “dientes de leche” a los “permanentes”, ninguno de los “dientes primarios” ha quedado retenido, desplazando así a alguno de los dientes “permanentes”. Cuando esto ocurre, el resto de dientes definitivos puede verse afectado por dicho desplazamiento, lo que puede ocasionarle dolor en las encías y en el paladar. Si detectas que este es el caso de tu gatito, lo más recomendable es que acudas al veterinario para que evalúe la gravedad y establezca las pautas a seguir, contemplando incluso la necesidad de eliminar el diente retenido.

¿Cuántos dientes tiene un gato adulto?

Los 30 dientes definitivos (“permanentes”), se distribuyen en las mandíbulas mediante la siguiente estructura:

Mandíbula superior: 6 incisivos, 1 canino a cada lado, 3 premolares a la derecha y 3 a la izquierda, y un molar a cada extremo.


Mandíbula inferior: 6 incisivos, 1 canino a cada lado, 2 premolares a la derecha y 2 a la izquierda, y un molar a cada extremo.

La dentadura de los gatos se caracteriza por el amplio desarrollo de los colmillos, a diferencia de los incisivos (que son de pequeño tamaño), y la capacidad de los molares, que actúa como una tijera para cortar el alimento, sin llegar a masticarlo.

Asegurar que tu gato tiene unos dientes saludables es necesario para evitar que padezca problemas, como el exceso de sarro, la gingivitis, u otros de carácter más grave. Por un lado, te recomendamos que, además de observar asiduamente la dentadura de tu gato cuando ya haya desarrollado los “dientes permanentes”, acudas al veterinario para que le practique exploraciones periódicas, y determine si es necesario realizarle una limpieza bucal. Por otro lado, es importante que disponga de juguetes que lo ayuden a que se implemente correctamente su dentadura, y además tu gato pueda eliminar restos de alimento acumulados en los dientes u encías.

Por último, es imprescindible que le suministres una alimentación seca que prevenga su cuidado dental desde la edad temprana. Purina ONE cuenta con la variedad de alimentación seca Adulto, que además de utilizar ingredientes de alta calidad que permiten la óptima absorción de nutrientes, incluye un ingrediente activo que se ha demostrado que recude la acumulación de sarro hasta en un 40%.

Descubre más consejos para tu gato