Conoce quién hay detrás de PURINA ONE® Logotipo de PURINA®
Visita veterinaria postoperatio de un gato

Convalecencia postoperatoria

Tu veterinario te aconsejará sobre el periodo que transcurre tras la operación de tu gato, sobre su estado, lo que habrá que controlar, así como sobre los medicamentos a administrarle. Por regla general, los gatos vuelven a su estado normal a las 24-48 horas después de la anestesia, periodo en el que la mayor parte del tiempo estarán durmiendo. Para esta fase, se recomienda que le prepares a tu gato una cama en un lugar caldeado, no expuesto a las corrientes de aire, y donde nadie le moleste. Estas indicaciones son especialmente importantes si en la casa hay niños u otros animales.

Alimentación

Al igual que en los seres humanos, los gatos pueden sufrir nauseas al despertarse después de la anestesia. Tras una operación dale a tu gato una comida ligera, por ejemplo jamón cocido o pescado. Si ello no fuera posible, dale simplemente una cuarta parte de su alimentación habitual.

Movimiento

Intenta retener a tu gato el mayor tiempo posible en el interior de casa hasta que los puntos se le hayan secado. Debes evitar que el gato suba escaleras, salte a los muebles o realice cualquier esfuerzo físico.

Sutura

Examina diariamente la sutura de la herida e informa a tu veterinario de cualquier hinchazón, flujo o pérdida de sangre persistente. Los puntos se suelen retirar al cabo de 10 días, aunque este plazo de tiempo depende del tipo de operación y de la zona del cuerpo del animal donde se encuentre la sutura. Algunas suturas se practican debajo de la piel y se realizan con puntos de un material reabsorbible.

Apósitos

Es muy importante conservar los apósitos secos para que no se deteriore el estado de la herida. Si tu gato tiene que salir, colócale una bolsa de plástico alrededor del apósito, si en posible. Tu veterinario te puede facilitar bolsas adaptadas particularmente para gatos, fabricadas en un material resistente. No dejes demasiado tiempo el apósito tapada con plásticos porque se acumularía humedad en su interior y podría provocar la muerte de ciertas partes de la piel de tu gato. Retira el apósito en cuanto que regreses a casa. Presta mucha atención a los olores desagradables, a los cambios de color y a las hinchazones que pueden producirse encima o debajo de los apósitos o en la zona donde están fijados. Asegúrate también de que el animal no sufre dolores. Es muy importante que acudas a la cita con el veterinario para la revisión de control y que vayas de forma urgente si hay algo que te inquiete durante este proceso.

Collar isabelino

Se trata de un collar o campana de plástico en forma de embudo para evitar que tu gato se lama, rasque o muerda las heridas. Lo tiene que llevar de forma permanente, sobre todo durante la noche o cuando está sólo. Los gatos son valientes y se adaptan rápidamente a este nuevo “accesorio”. Vigila que el collar no le impida comer y beber, en caso contrario se lo debes quitar para que coma y volvérselo a poner inmediatamente en cuanto termine.

Descubre más consejos para tu gato