Conoce quién hay detrás de PURINA ONE® Logotipo de PURINA®
Mirada fija de un gato

El sarro y el mal aliento en los gatos

El mal aliento entre los gatos es un fenómeno mucho más común de lo que podríamos creer, y las causas pueden ser varias. Las más comunes, sin embargo, son los problemas dentales. A continuación veremos algunos consejos que nos pueden ayudar a prevenir el mal aliento de nuestros gatos.

La comida, las enfermedades o las infecciones bucales/dentales son los principales motivos por los que nuestro gato puede tener mal aliento. El sarro es un muy buen indicador, ya que puede indicarnos que nuestro gato tiene algún problema de salud. El sarro se forma en la placa dental de nuestros gatos del mismo modo que en los humanos y está compuesto por restos de comida que se acumulan entre los dientes. Con el tiempo se forman gérmenes que provocan una transformación en la placa dental de nuestro pequeño felino.

Remedios contra el mal aliento en los gatos

Es muy importante que nuestro gato tenga una placa dental correcta y sana. Para ello, uno de los remedios es proceder a un cepillado dental periódicamente, acostumbrándolo desde pequeño. La importancia del cepillado es capital, ya que el sarro se puede introducir en las encías provocando que los dientes se rompan o incluso se lleguen a caer con el tiempo.

Un buen cepillado es un método que lleva su tiempo. Primero debemos cepillar a nuestro gato simplemente con una gasa, y cuando se acostumbre, introduciremos el uso de pasta de dientes, que nunca será pasta de dientes para humanos, ya que esta es altamente tóxica para ellos. También los cepillos de dientes infantiles nos serán muy útiles para cepillar a nuestro gato. A la hora de elegir la pasta dental específica para tu gato, lo más adecuado es consultar con el veterinario, que también te aconsejará sobre otros remedios preventivos.

En los casos en los que el cepillado para nuestro gato ya no sea eficaz, deberemos acudir al veterinario para que nos ofrezca soluciones específicas para el sarro que no podemos eliminar. En la mayoría de casos el veterinario podrá eliminar el sarro con ultrasonidos, dejando la superficie dental limpia. Cuando la salud dental del felino se encuentre en peor situación, se podría llegar a la extracción de los dientes. Además del sarro, otras causas del mal aliento pueden ser enfermedades como la faringitis, la gastritis o las insuficiencias renales agudas o crónicas.

La prevención es realmente muy importante para no llegar nunca a este extremo. En caso de intervención, deberemos empezar con el cepillado dental justo después del tratamiento que nos ofrezca el veterinario, para que nuestro gato esté en las mejores condiciones de salud, y no vuelva a pasar por ello. 

Descubre más consejos para tu gato