Conoce quién hay detrás de PURINA ONE® Logotipo de PURINA®
Gato con una pata amputada subiendo las escaleras

Gatos con amputación

Como consecuencia de un accidente o de una enfermedad grave, actualmente es mucho más preferible la amputación de un miembro que proceder a la eutanasia del animal. Aunque implique una intervención quirúrgica y una larga convalecencia, una amputación puede mejorar considerablemente la calidad de vida del gato, ya que puede eliminar el origen de sus dolores y sufrimientos. En la mayoría de los casos una amputación permite salvar la vida del animal

A menudo la amputación es la única manera de salvar la vida de animales heridos en accidentes de tráfico o de enfermos de cáncer óseo o de otra enfermedad grave. Es cierto que será difícil aprender a moverse en su nuevo estado, pero la mayoría de los gatos se adaptan modificando el reparto de su peso corporal y aprenden a caminar de nuevo, llegando incluso a correr.

Los gatos tienen una cola larga y de gran movilidad que por desgracia está expuesta a sufrir fracturas, torceduras, mordeduras y supuraciones, así como a heridas como consecuencia de haber sufrido un accidente. Puede darse el caso de tener que amputar una cola excesivamente dañada.

La amputación en gatos no significa forzosamente el fin del mundo para un gato. Debemos verla en positivo como el inicio de una nueva etapa y la posibilidad de prolongar la vida del gato.

Cómo ayudar a que tu gato se adapte

  • Tras la operación ten en casa a tu gato.
  • Asegúrate que pueda acceder fácilmente a su comida y al agua.
  • Vigila el peso de tu gato, ya que un sobrepeso conlleva una sobrecarga para sus patas y le complica el aprendizaje. Este punto es particularmente importante porque los gatos que reducen su actividad física tiene tendencia a engordar.
  • Al principio, tu gato no podrá evitar los peligros con la rapidez de antes, por lo que debemos protegerlo ante situaciones conflictivas con otros animales hasta que él, de nuevo, sea capaz de defenderse por sí solo.
  • Tu gato necesitara cierto tiempo hasta encontrar el equilibrio sobre sus tres patas, en lugar de las cuatro. Además las patas necesitan tiempo para fortalecerse y soportar todo el peso del cuerpo del animal. Por lo tanto, limita el acceso de tu gato a sitios altos y no le incites a saltar.
  • Si tu gato debe pasar por escaleras para salir al jardín, por ejemplo, procura instalar una rampa de acceso.
  • El cambio sufrido por su compañero podría provocar cierto nerviosismo entre los demás animales domésticos que tengas en casa. Permite que el paciente establezca lentamente de nuevo su relación con los demás animales y observa la evolución de la situación.

Hay que prever tiempo suficiente para la fase de curación y adaptación.

Descubre más consejos para tu gato