Conoce quién hay detrás de PURINA ONE® Logotipo de PURINA®
gato estirado

Mi gato no come

De todos es sabido que los gatos son mucho más sibaritas que los perros. Cualquier alteración en su rutina puede convertirse en un motivo para dejar de comer. Cambiar su alimentación seca habitual, es una de las razones más comunes. Otras se deben a factores psicológicos como el estrés, o pueden producirse por factores fisiológicos.

Si has decidido cambiar su alimentación seca habitual por otra que responda mejor a sus necesidades (edad o nuevos condicionantes), te recomendamos que la combines con dosis semanales de alimentación húmeda. Este tipo de alimentación, además de proporcionarles mayores niveles de hidratación, contiene ingredientes y texturas que fomentan sus niveles de apetencia. Tanto Purina Félix como Purina Gourmet disponen de una amplia gama de recetas formuladas para satisfacer todo tipo de paladares, incluidos los más exigentes.

Los cambios de ubicación (traslados o viajes) suelen ser otra de las causas más habituales de inapetencia en gatos. Los felinos son animales muy susceptibles a cualquier alteración, y necesitan entornos tranquilos, relajados y seguros para sentirse bien. La presencia de otra mascota también puede generarles malestar, y fomentar su instinto de competencia a la hora de comer.

Mi gato no come pienso, ¿qué hacer?

Ante los primeros signos de inapetencia, te recomendamos que sigas las siguientes pautas, por si fueran consecuencia de los aspectos comentados:

  • Raciona su alimentación en pequeñas dosis a lo largo del día, y ubícalas a cierta altura. De esta manera, fomentarás su instinto cazador y conseguirás que él perciba que su alimento es fresco (recién suministrado), y que no puede disponer de él cuando le apetezca.
  • Permanece junto a él mientras come. Si la causa de su inapetencia es de origen psicológico (estrés), tu presencia le transmitirá relax y seguridad. Coloca el bol en un lugar tranquilo y exento de ruidos, y acarícialo cuando se lo ofrezcas.

Si ninguna de estas pautas causa efecto, y además de falta de apetito detectas que tu gato presenta otros síntomas como mucosidad, lagrimeo, vómitos, diarrea, infecciones bucales u otros, acude inmediatamente a tu veterinario para que le realice una exploración y determine el diagnóstico.

En cualquier caso y ante la ausencia de síntomas visibles, si tu gato deja de comer durante un período superior a 24 horas, es importante que reacciones a tiempo, porque su inapetencia puede llevarlo a desarrollar una patología en el hígado denominada lipidosis hepática. Esta enfermedad se produce por la acumulación de lípidos en el hígado de los gatos que no comen o rechazan la alimentación, y en ocasiones extremas puede ser de carácter mortal.

Descubre más consejos para tu gato