Conoce quién hay detrás de PURINA ONE® Logotipo de PURINA®
Gato saltando enérgicamente en el jardín

Mantener a tu gato sano y en forma (1)

Es muy importante jugar con tu gato, sea cual sea su edad. Para un gato el juego es muy beneficioso para su salud, ya que lo anima a estar activo, a permanecer ágil y a mantener una condición física adecuada. Pero sobre todo, el juego puede incitar a los gatos a expresar sus instintos naturales de cazador.

¿Por qué juegan los gatos?

El comportamiento juguetón de tu gato puede ser adorable y enternecedor, aunque también pueda ser un poco molesto en algunos momentos. Los gatos empiezan a jugar cuando tienen cuatro semanas de edad, golpeándose la mayor parte del tiempo con los otros gatitos y estableciendo así un orden jerárquico. Hacia las siete u ocho semanas de edad, pasarán de practicar juegos sociales con sus hermanos y hermanas, a los juegos de predador con objetos inanimados.

Ventajas del ejercicio

Si juegas con tu gato 20 minutos al día le estarás aportando un estímulo físico y mental, además de reforzar el vínculo entre tú y él. En el caso de los gatos de interior, es especialmente importante que utilicen la misma energía que gastarían si, por ejemplo, estuvieran patrullando por su territorio y cazando una presa.

Los gatitos y los gatos están más activos a primera hora de la mañana o hacia el atardecer. Juega con tu gatito antes de irte a la cama; así él estará listo para ir a dormir al mismo tiempo que tú.

A menudo los gatitos juegan solos, y a veces parecen divertirse dando sustos para seguidamente salir huyendo, como si les persiguiera un atacante invisible.

Los juguetes les distraen, pero un juego interactivo también será muy divertido; es la mejor manera de mantener a tu gatito en buena salud y de que se mantenga receptivo a tus peticiones. Procura que disponga siempre de juguetes, pero reserva algunos solo para las sesiones de juego contigo. De esta forma tendrán un valor especial.

Puede pasar que los gatitos solitarios sean un poco bruscos cuando juegan con su dueño. Piensa que tú eres su único compañero de juegos y necesita aprender a controlar sus gestos.

Organiza al menos dos buenas sesiones de juego al día. Para los gatos jóvenes de interior, es necesario estimular su comportamiento predador hasta 30 veces al día para que sacien su instinto cazador. Esta frecuencia puede ser menor si conviven varios gatos y les gusta perseguirse y jugar juntos o si tu gato empieza a tener una edad más avanzada y es menos activo.

Puedes conseguir llamar la atención de tu gato si examinas de cerca como son sus presas. Un gato estará mucho más interesado por un juguete si éste se mueve por debajo del sofá o de un armario, si se esconde bajo una alfombra o realiza movimientos precipitados. ¡Haz que el juguete se comporte como un ratón!

Jugar con tu gato

Los mejores juegos son aquellos en los que se utiliza algún juguete como plumas, un trozo de tela colgada de un palo, ratones rellenos de hierba gatera o incluso juguetes mecánicos. Piensa también en poner en casa un árbol para gatos o un rascador.

Un cubo lleno de papel arrugado o pelotas de ping-pong también es un pasatiempo que les gusta. Cuando tu gatito intenta perseguirte, lánzale una pelota para que vaya a buscarla.

Puedes dejar una bolsa de papel grande en el suelo para que pueda deslizarse en su interior. Sobre todo no uses bolsas de plástico y corta las asas de las de papel porque podría enrollárselas alrededor del cuello.

Junta varias cajas y pégalas, conectándolas a través de pequeñas aberturas por donde el gatito pueda pasar y jugar al escondite.

Fabrica una bolsita de tela rellena de hierba gatera, una hierba que a algunos gatos les entusiasma enormemente.

También puedes agitar una “caña de pescar” con un juguete en el extremo del hilo, por ejemplo, plumas.

Algunos gatos disfrutan persiguiendo e intentando atrapar el haz luminoso de una linterna.

Al terminar cada sesión de juego, guarda el juguete fuera de su vista, para que su reaparición le provoque entusiasmo. Podrás constatar que los juegos preferidos de tu gato son aquellos que representan una alegre variación de sus instintos naturales de cazador: saltar sobre un ratón, atrapar un pez y pelearse.

Canalizar el juego agresivo

Si tu gatito disfruta atacando tus tobillos, distráele dándole algo de comer.

Y si solo tienes un gatito, ¿quizás un compañero de juego podría resolver un problema de agresividad? Es posible, pero no se puede garantizar. Lo más probable es que al tratarse de dos gatitos, jueguen juntos pero, también puede pasar que te encuentres con dos predadores en lugar de uno solo.

El paraíso de la hierba gatera

La hierba gatera o catnip puede ser un buen “condimento” de vuestras sesiones de juego. Se trata de una hierba natural que no tiene peligro. La mayoría de gatos adoran esta hierba aunque a algunos les será completamente indiferente. Puedes adquirirla en establecimientos para animales de compañía y ponerla en algún juguete en particular o encontrar algunos juguetes ya rellenos de esta hierba. La mayoría de gatitos empezarán a sentirse atraídos por la hierba gatera hacia los cuatro meses de edad.

Descubre más consejos para tu gato