Conoce quién hay detrás de PURINA ONE® Logotipo de PURINA®
Gato tranquilo sentado

Gatos con buenas maneras

Enseñar a tu gato a realizar algunas acciones útiles solamente depende de ti. Los gatos pueden aprender a reconocer su nombre y acudir cuando les llamas. Cuanto antes empieces, mayores serán las posibilidades de éxito.

Sociabilidad.

Es muy importante que los gatitos conozcan nuevas personas u otros gatos y perros mientras aún son muy jóvenes para estimular su socialización. Cuando son lo suficientemente mayores para desplazarse de forma autónoma, los gatitos se acercan sin miedo a todo lo que representa una novedad. El primer gran periodo de aprendizaje empieza en torno a las tres semanas que es cuando los gatitos abren sus ojos y oídos por primera vez para explorar el mundo que les rodea.

A las siete semanas de edad los gatitos ya son más prudentes, aunque es crucial que sigan viviendo nuevas experiencias también después de esta edad. Puesto que es poco probable que puedas adoptar un gatito de menos de siete semanas, es muy importante que conozcas el tipo de criador o de centro de adopción.

Normalmente, los criadores no entregan a los gatitos de raza hasta que tienen 12 ó 13 semanas de edad, a pesar de que así pierden algunas etapas de su desarrollo emocional. Cuando traigas al gatito a tu casa deberás recuperar el tiempo perdido y acostumbrarlo lo mejor que puedas a un buen número de cosas.

Ten en cuenta también que el desarrollo emocional del gatito no acaba cuando cumple los 12 meses de edad. Los gatos tienen una gran capacidad de adaptación y te corresponde a ti enseñarle a desenvolverse y a disfrutar de la vida incluso si de adulto ya es un poco más desconfiado que cuando llegó a tu casa.

El calendario de la vida en sociedad

Invita amigos a tu casa para que tu gatito se acostumbre a ver personas de diferente sexo, tamaño, constitución, raza y edad.

Si no tienes niños, invita algunos amigos que los tengan, y explícales antes cómo deben comportarse con tu gatito.

Invita amigos que tengan perro y que sepas que se entiende bien con los gatos. Los perros deben estar educados y obedecer a las órdenes, en cualquier circunstancia.

Llévate al gatito a realizar pequeños trayectos en coche para que se acostumbre a este tipo de desplazamientos desde su más tierna edad.

Acciones y reacciones.

Cuando tu gatito se enfrenta a algo nuevo, haz como si no pasara nada. Si lo proteges o lo tranquilizas en exceso, estarás reforzando su miedo. Además, pueden deducir que si muestran una actitud de miedo, recibirán a cambio una demostración de afecto. Es mucho más eficaz actuar con un comportamiento tranquilo y realista.

Primeros pasos hacia un buen comportamiento.

Tu gatito tiene mucho por aprender. Debes ser paciente, recompensando los buenos comportamientos e ignorando los que son menos deseables, que acabarán por desaparecer. No azotes nunca a tu gatito. Los comportamientos erróneos deben interrumpirse con un “NO” firme y seguidamente orientar al gatito hacia una actividad más apropiada.

Reconocer su nombre.

Repite el nombre de tu gatito durante los momentos agradables, como por ejemplo, durante sus comidas o cuando le estás acariciando. No grites nunca su nombre cuando estás enfadado ya que debe asociar su nombre a cosas agradables. Esto es especialmente importante en los gatos de exterior. La finalidad de llamarle por su nombre es que tu gato responda corriendo hacia ti. .

El rascador

Es importante enseñar a los gatos a utilizar los rascadores ¡y así desviar su atención del sofá!

Coloca un juguete colgando del rascador y muéstraselo a tu gato para animarlo a jugar. Ya verás como en el momento en que toque el rascador empezará a arañarlo. También puedes enseñarle a rascarlo levantándole con delicadeza las patas delanteras y acercándolo a tocar el rascador. Tu gato aprenderá en seguida a hacerlo él solo. Puedes poner un poco de hierba gatera encima del rascador para incitarlo a subir y arañar.

Cuanto más rasque sobre el rascador más lo repetirá, porque sentirá el olor de sus propias patas.

Gracioso y curioso.

La mayoría de los gatos están demasiado ocupados en jugar o explorar, para permanecer sin hacer nada. No todos los gatos buscan automáticamente ir a acurrucarse en el regazo de su dueño, y debes dejar que el tuyo se acerque a ti para acariciarlo y darle mimos. Hay que dar un margen al gatito para que se haga mayor y al cabo del tiempo irá pasando más ratos contigo. Después de todo, aprender a vivir con un recién llegado, sobre todo si es un gatito, requiere paciencia, comprensión, un poco de compromiso y ¡un gran sentido del humor!

Descubre más consejos para tu gato