Conoce quién hay detrás de PURINA ONE® Logotipo de PURINA®
Gato de edad avanzada

Cuidar de un gato de edad avanzada

Normalmente, los gatos viven más tiempo que los perros. Con un buen cuidado médico, una vida activa, con genes que colaboren y un poco de suerte, un gato puede vivir más de veinte años.

Sin embargo, no podemos ignorar que el cuerpo de tu gato irá cambiando con los años. Las funciones importantes de su cuerpo pueden empezar a ralentizarse o funcionar mal. Al igual que ocurre en los humanos, los sentidos acaban deteriorándose, sobre todo la vista, el oído, el gusto y el olfato. También puede disminuir el apetito y los gatos más viejos llegan incluso a adelgazar, sobresaliendo entonces los hombros y la columna vertebral. Si esto te preocupa, coméntalo con el veterinario.

Por otra parte, los gatos de edad avanzada son inevitablemente más sensibles a tener enfermedades. Son frecuentes las enfermedades renales, que a menudo se detectan al observar un aumento de la sed, así como el hipertiroidismo, una hipersecreción de la hormona tiroidea.

Es posible que notes una ligera modificación del comportamiento de tu gato. Otros síntomas de la edad son la pérdida de memoria, desorientación y el hacerse sus necesidades fuera de la bandeja sanitaria. También puedes notar que el animal rechaza estar en tu regazo y no busca que le hagas caricias o incluso puede empezar a deambular por la casa maullando intensamente sin razón aparente. Esfuérzate en tranquilizarlo. Si esto te preocupa, coméntalo con el veterinario.

Sin embargo, con una buena dosis de amor y atención, podrás ayudar a tu compañero a envejecer serenamente y con dignidad.

Cuidados de un gato en edad avanzada

Los cuidados médicos apropiados: Los gatos de edad avanzada requieren visitas periódicas de control veterinario. Además de los exámenes y vacunaciones anuales, habla con tu veterinario de las pruebas de detección en geriatría: valores sanguíneos (para evaluar las funciones renales y tiroidea), análisis de orina y exploración cardiaca, así como control del peso y de su estado físico en general. No olvides las vacunaciones, ya que el sistema inmunitario de tu gato será menos resistente. Procura anotar los signos de alerta que veas y coméntalo con tu veterinario.

Permanecer activo: La obesidad y la artrosis son dos de los problemas más corrientes en los gatos de edad avanzada, por eso es importante que le hagas hacer ejercicio de forma regular.

Una rutina diaria: Seguir la misma rutina es fundamental para la salud física, mental y emocional del gato, ya que ello asegura su confort y le procura un entorno tranquilizador.

Piel y pelaje sanos: Dentro del contexto de esta rutina, puedes procurarle una sesión de cuidados especiales cada semana. Tu gato puede ser menos ágil con el paso del tiempo y estos cuidados le estimularán y ayudarán a masajear sus articulaciones rígidas.

Dientes y encías sanas:Es importante que el veterinario preste cuidados dentales a tu gato de forma regular, ya que los gatos de edad avanzada son más vulnerables a las enfermedades de las encías y a la acumulación de sarro. Igualmente en casa debes hacerle un examen periódico de sus dientes y encías.

Una alimentación adecuada: Además de los cuidados veterinarios periódicos, una de las cosas más importantes es comprender los cambios en las necesidades nutricionales de tu gato. En general, los gatos de más de siete años de edad empiezan a despreocuparse y como consecuencia, sus necesidades nutricionales ya no son las mismas. Los gatos de edad avanzada son menos activos y tienen un metabolismo más lento, por lo que necesitan un menor aporte calórico. Sin embargo a esta edad es más importante que nunca dar a tu animal proteínas de buena calidad y de fácil digestión, para que le permitan mantener un buen estado general de salud.

Una buena dieta para un gato de edad avanzada debe incluir proteínas concentradas de buena calidad y ser baja en materia grasa, además de incluir hidratos de carbono de fácil digestión para procurarle la energía necesaria. Los minerales esenciales permiten conservar las articulaciones en mejor estado y las vitaminas, así como las proteínas, ayudan a combatir las infecciones a las que su cuerpo podrá ser más vulnerable a medida que su sistema inmunitario se debilita.

Los alimentos preparados para gatos de edad avanzada están formulados de acuerdo con los cambios que aparecen en sus necesidades y hábitos nutricionales. De esta forma, tu gato continuará apreciando plenamente sus comidas, sin comprometer una falta de los elementos esenciales.

No olvides poner siempre a disposición de tu gato mucha agua fresca ya que los gatos de edad avanzada necesitan beber más.

Las necesidades fisiológicas: Al ir envejeciendo, los gatos tienen a veces la tendencia a hacer sus necesidades fuera de la bandeja sanitaria. Si esto ocurre, como simple medida de precaución averigua junto a tu veterinario si la causa no se debe a un problema de salud. Cambia la arena de su caja con mayor frecuencia y utiliza una caja de mayor tamaño pero de menor profundidad para facilitarle el acceso. Cambia de lugar la bandeja higiénica y también el fondo o la cubierta de la caja. Si el gato tiene la costumbre de hacer sus necesidades en el exterior, pero ha perdido algo su control, piensa en utilizar una bandeja sanitaria.

El confort de la casa: Procura disponer de un sistema de calefacción suplementario, como por ejemplo una botella de agua caliente dentro de una bolsa suave o una esterilla eléctrica calefactora que se active por presión. Si es un gato con los miembros rígidos, instala un cesto cálido de fácil acceso o una rampa que le ayude a entrar en su cesto actual. Evita los cambios o los entretenimientos ruidosos dejando que tu gato pueda estar en una habitación para él sólo cuando, por ejemplo, organices una fiesta en tu casa. ¿Por qué no utilizar quemadores de aceites esenciales aromáticos para mejorar el bienestar de tu gato? El basilisco puede ayudar a relajarse a un gato deprimido o nervioso. Los aromas de lavanda y manzanilla son tranquilizantes y la menta y la canela estimulan a los gatos aletargados.

En conjunto, más que debilitarse de golpe, la mayoría de gatos pasan elegantemente de la edad adulta a la vejez y solo frenan su ritmo de vida. Por otra parte, en la medida que tu gato disminuye el tiempo de juego o de caza, pasa a ser más “chismoso“y se interesará más por tus actividades. Aceptando pues, que tienes un gato maduro además de “chismoso”, disfruta la ocasión de estar con tu compañero.

Descubre más consejos para tu gato