Conoce quién hay detrás de PURINA ONE® Logotipo de PURINA®
gato mirando fijamente

Mi gato me muerde

Como bien sabes, cada gato es único. Su carácter y personalidad determina sus comportamientos y la relación contigo que, aunque esté basada en el cariño y los mimos, puede llevarle en algunos casos a desarrollar conductas no esperadas.

Los gatos, debido a su instinto cazador, están acostumbrados a morderse entre ellos desde que conviven con la camada, y eso los predispone a seguir desarrollando este comportamiento cuando son adultos.

Porque mi gato me muerde

Sorprendentemente, el motivo no siempre está asociado a la agresividad. Existen diferentes razones por las que tu gato puede morderte. Te explicamos los principales:

1. Porque quiere jugar

Si desde que tu gato era cachorro has permitido que mordisquee tus manos con sus dientecitos afilados, él interpretará que puede seguir haciéndolo cuando crezca. Evitar este comportamiento desde su edad temprana, es fundamental para corregirlo. Lo ideal es que incorporéis juguetes en vuestras rutinas de juego, porque de esta manera estimularás su instinto cazador sin ponerte en peligro.

2. Porque no quiere más mimos

Observar a tu gato te puede ayudar a determinar qué tipo de caricias prefiere, en qué momentos y con qué frecuencia. Si lo estás acariciando y detectas que se muestra inquieto o irascible, es mejor que no continúes tocándolo y lo ignores. Seguro que, cuando menos te lo esperes, volverá a buscarte para recibir más caricias.

3. Porque te quiere muchísimo

Aunque parezca increíble, tu gato puede morderte la mano u otra parte del cuerpo como muestra de cariño y exceso de amor. En este caso fija los dientes suavemente sobre tu piel, evitando dañarte. Ahora bien, si por circunstancias, cuando era bebé, no ha podido desarrollar este comportamiento con sus hermanos, es factible que no tenga control sobre la mordida y acabe lastimándote.

4. Porque tiene miedo o se siente intimidado

Los gatos son muy propensos a padecer estrés ante situaciones que no controlan. Los cambios, o la presencia de otros felinos en su territorio, fomenta su inquietud y los condiciona al ataque o a la mordida. Ten muy en cuenta estos aspectos, y si estás expuesto a alguna de estas situaciones coméntalo con el veterinario. Él te facilitará las pautas a seguir para minimizar este comportamiento.

En cualquier caso, sea cual sea el motivo, si tu gato te muerde, evita apartar la mano bruscamente. Intenta distraerlo con un juguete y apartarte poco a poco pero sin rechazarlo.

Descubre más consejos para tu gato