Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Consejos para conocer aún más a tu gato ¿Cómo sé si mi gata está en celo? Problemas de salud,¿cómo prevenirlos?

Enfermedades comunes que pueden afectar a tu gato

Enfermedades comunes que pueden afectar a tu gato

​Hay una serie de dolencias comunes que pueden afectar a cualquier gato. Cuando están enfermos por cualquier motivo, los gatos se vuelven letárgicos e introvertidos. Acude al veterinario si tienes dudas.


ALTERACIONES EN LA INGESTA DE COMIDA

Los cambios repentinos en el comportamiento de tu gato pueden ser un síntoma de enfermedad, y los cambios en los hábitos alimentarios son algunos de los signos más evidentes de que existe un problema. Aunque puede haber otros motivos que expliquen la inapetencia de tu gato (como la caza o un calor excesivo), la pérdida de apetito también puede revelar una enfermedad subyacente. Si estos síntomas van acompañados de una pérdida de peso notable, es mejor que acudas al veterinario.

No obstante, también tienes que estar atento a señales de aumento excesivo de peso u obesidad. Al tocar un gato sano, tienes que notar las costillas. Si no es así, es probable que tu gato tenga sobrepeso y debes consultar al veterinario. No pongas a tu gato a régimen sin pedir consejo al veterinario porque este tipo de restricciones en la ingesta de comida pueden conllevar problemas graves en el hígado.


ALTERACIONES EN LA INGESTA DE LÍQUIDO

Un aumento de orina o del consumo de bebida pueden ser indicios de enfermedades como la diabetes o problemas renales. Si detectas un cambio en el consumo de agua, o si la bandeja sanitaria está empapada más a menudo que de costumbre, pide cita para una revisión con el veterinario. Seguramente el veterinario te pedirá la cantidad exacta de agua que bebe tu gato diariamente. Intenta calcular su ingesta de agua durante un periodo de 24 horas antes de la cita.


VÓMITOS

Los vómitosocasionales de bolas de pelo o hierba pueden ser normales en algunos gatos. Sin embargo, si la frecuencia va a más o si el gato vomita comida o sangre, entonces debes preocuparte. Los vómitos acompañados de letargo, depresión, diarrea o pérdida de apetito indican un problema subyacente y debes llevarlo al veterinario para que lo examine.


PROBLEMAS PARA ORINAR O DEFECAR

Si tu gato utiliza la bandeja sanitaria con mayor frecuencia de lo que es habitual o si las heces presentan un aspecto duro, blando o líquido poco usual, quizá esté enfermo. Por ejemplo, si las heces son duras o contienen muchos pelos, si ves que tu gato hace fuerza para defecar, o si no evacua durante muchos días, es mejor que acudas al veterinario para que determine si sufre estreñimiento. Seguramente tenga una explicación sencilla, como un cambio en la dieta; pero ante la duda, pide siempre la ayuda de un profesional. Además, si tu gato tiene diarrea, deposiciones más blandas que de costumbre o con presencia de sangre o sustancias mucosas, consúltalo con tu veterinario.

Las enfermedades que afectan al tracto urinario inferior de los felinos (vejiga y uretra) pueden provocar un mayor uso de la bandeja sanitaria o que el gato tenga que ponerse en cuclillas para orinar y permanecer en esta posición sin evacuar orina (o solo muy poca cantidad). Otros síntomas que debes observar: si emite maullidos agudos en la bandeja sanitaria o si la orina contiene sangre. Es importantísimo que acudas al veterinario de inmediato si detectas estos síntomas y tu gato es macho, ya que la incapacidad de orinar puede poner en peligro su vida.


PROBLEMAS DE MOVIMIENTO

Si tu gato cojea, va más lento o se pone rígido al levantarse o al recostarse, puede que tenga un problema en los huesos o las articulaciones, y debes comentárselo al veterinario. Si tu gato se vuelve hiperactivo, atolondrado o le molesta que lo toquen, incluso hasta el punto de agredir, es recomendable que lo examine el veterinario, ya que este tipo de cambios pueden indicar un problema de salud subyacente.


PROBLEMAS EN LA PIEL

Las enfermedades de piel y pelaje son un buen indicador de la salud de tu gato. La piel debe ser suave y tener un color rosado o negro, y el pelaje debe ser suave y brillante. Rascarse, acicalarse con exceso, costras en la piel y arrancarse pelo pueden revelar enfermedades de la piel. Si el gato se rasca mucho y el pelaje presenta puntitos negros, especialmente en el lomo y en el nacimiento de la cola, podría tener pulgas. Las secreciones de color marrón o las rojeces en las orejas deben ser examinadas por el veterinario.


COMPORTAMIENTO EXTRAÑO

Uno de los síntomas más comunes de que el gato no se encuentra bien es un cambio de actitud repentino. Si tu gato su vuelve introvertido, le molesta que lo cojan o muestra cualquier otro comportamiento raro, consúltalo con el veterinario.

Si tu gato presenta cualquiera de los síntomas mencionados o si estás preocupado por su salud, es mejor que primero vayas al veterinario. Los gatos ancianos deben pasar la revisión del veterinario cada tres o seis meses y los gatos adultos deben ir al veterinario como mínimo una vez al año para recibir la vacuna de refuerzo. Si bien es cierto que los libros y los sitios web proporcionan información valiosa, no confíes en ellos a la hora de diagnosticar una enfermedad.

Para obtener más información acerca de alergias alimentarias en gatos, echa un vistazo a nuestros consejos. Las alergias alimentarias en gatos son poco frecuentes y normalmente aparecen como reacción a la proteína de un determinado alimento.
 
 
Para obtener más información acerca de pérdida de pelo en gatos, echa un vistazo a nuestros consejos. La pérdida de pelo puede estar causada por infecciones, dolor en las articulaciones, acicalamiento excesivo y problemas hormonales.
 
 
Para obtener más información acerca de ceguera en gatos, echa un vistazo a nuestros consejos. A pesar de que los gatos son conocidos por tener una vista excelente, desafortunadamente no son inmunes a los problemas de visión, incluida la ceguera…
 
 
Para obtener más información acerca de amputaciones en gatos, echa un vistazo a nuestros consejos. Lamentablemente, debido a enfermedades y complicaciones tras un accidente a veces es necesario amputar la cola o alguna extremidad de un gato.
 
 
Para obtener más información acerca de convalecencia postoperatoria para gatos, echa un vistazo a nuestros consejos. Si tu gato acaba de someterse a una intervención quirúrgica, es probable que esté un poco cansado por la experiencia vivida y los efectos de la anestesia.
 
 
Para obtener más información acerca de cómo detectar la gripe felina, echa un vistazo a nuestros consejos. La gripe felina es como un resfriado humano; provoca moqueo, dolor de garganta y lagrimeo…
 
 
Para obtener más información acerca de molestias que pueden afectar gatos, echa un vistazo a nuestros consejos. Hay una serie de dolencias comunes que pueden afectar a cualquier gato. Cuando están enfermos por cualquier motivo, los gatos se vuelven letárgicos e introvertidos.
 
 
Para obtener más información acerca de problemas de piel en gatos, echa un vistazo a nuestros consejos. Los trastornos cutáneos son muy habituales en los gatos, y pueden deberse a parásitos, alergias, infecciones bacterianas o por hongos, tumores o enfermedades sistémicas.
 
 
Para obtener más información acerca de gripe felina, echa un vistazo a nuestros consejos. Los gatos son propensos a las infecciones en el tracto respiratorio superior y "gripe felina" es el nombre genérico…
 
 
Para obtener más información acerca de sordera felina, echa un vistazo a nuestros consejos. Los problemas de oído en los gatos tienen un profundo impacto en la relación con tu mascota con lo que le rodea…
 
 
Para obtener más información acerca de problemas de riñón en gatos, echa un vistazo a nuestros consejos. La deficiencia renal es muy común en gatos de mayor edad…
 
 
Para obtener más información acerca de la salud urinaria de tu gato, echa un vistazo a nuestros consejos. La obstrucción de la orina puede ser enormemente dolorosa y potencialmente mortal para los gatos.
 
 
Para obtener más información acerca de síntomas de diabetes en gatos, echa un vistazo a nuestros consejos. Los gatos pueden sufrir diabetes mellitus de tipo 1 y 2, pero la más común en gatos es la de tipo 2.