Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Burmilla

  • PeloCorto
  • AseoMenos de una vez a la semana
  • RuidosoAlto
  • ActividadAlto

Descripción

El burmilla es un gato de constitución media, similar al burmés, con un cuerpo robusto y musculoso y con el lomo recto y fuerte. La hembra es mucho más pequeña y delicada que el macho. La cabeza tiene un cráneo ligeramente redondeado, un hocico cuneiforme y orejas bastante separadas. Sus expresivos ojos pueden ser de cualquier tono entre el dorado y el verde. El pelaje es corto y ceñido al cuerpo, con un manto inferior pálido y un tono uniforme más oscuro en la punta del pelo ("tipping") del resto del cuerpo, con una mancha "M" característica en la frente.

Origen

El burmilla es un miembro de pelo corto del grupo de gatos asiáticos. La raza surgió en 1981 tras un apareamiento accidental entre un macho chinchilla y una hembra burmesa lila. Los gatitos tenían el aspecto y comportamiento de un burmés, pero con el impresionante color plateado y las manchas en la punta del pelo propias del chinchilla. De hecho, generaron tal interés que se permitió a la pareja aparearse de nuevo, y a partir de ahí se formó una nueva raza.

País de Origen

Gran Bretaña

Personalidad

El burmilla es menos bullicioso que un burmés, pero menos tranquilo que un Chinchilla. A este gato le encanta que le presten atención y sentirse parte de la familia. Los burmillas pueden ser bastante exigentes y, con frecuencia, siguen a sus amos por toda la casa. Como la mayoría de los asiáticos, los burmillas son muy inteligentes y suelen solucionar problemas como el de abrir las puertas.

Salud

En la literatura veterinaria no se mencionan afecciones específicas de los asiáticos, aunque pueden tener tendencia a desarrollar los trastornos asociados a los burmeses. Algunas líneas de burmeses parecen ser más propensas a la diabetes mellitus que otras razas.

Nutrición

Cada gato es único y tiene sus particulares filias, fobias y necesidades en lo que a alimentación se refiere.  No obstante, los gatos son carnívoros y cada gato debe obtener de su comida 41 nutrientes concretos diferentes. La proporción de estos nutrientes variará dependiendo de la edad, del estilo de vida y de la salud en general, por lo que cabe esperar que un enérgico gatito que todavía está creciendo necesite un equilibrio de nutrientes diferente al de un gato mayor menos activo. Es necesario prestar atención a la cantidad de alimento necesaria para mantener 'un estado físico ideal' de acuerdo con las pautas de alimentación y atendiendo a las preferencias individuales con respecto al tipo de comida (húmeda o seca).

Aseo

El pelaje corto y ceñido al cuerpo de los burmilla no requiere muchos cuidados, aunque ellos aprecian la atención que dichos cuidados implican. Como con todos los gatos, se recomiendan vacunaciones y controles antiparasitarios periódicos.
share.png SHARE