Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Oriental de pelo largo

  • PeloLargo
  • AseoMás de una vez a la semana
  • RuidosoAlto
  • ActividadAlto

Descripción

Los gatos orientales de pelo largo se caracterizan por un cuerpo similar al siamés, largo, ágil y elegante, con cabeza y orejas cuneiformes triangulares. El pelaje es largo y sedoso pero, a diferencia del persa, no tiene un manto inferior lanoso y el pelo cuelga lacio sobre el cuerpo, por lo que se clasifica oficialmente como pelo semilargo. La cola forma un magnífico penacho. La gama de posibles colores de pelajes incluye cualquiera desde los colores lisos hasta los ahumados, o los tipos "tipped" (puntas del pelo coloreadas) o "tabby" (rayas, vetas o manchas oscuras sobre fondo claro). Todos los orientales de pelo largo tienen ojos verdes almendrados, excepto los blancos, que pueden tener ojos verdes o azules (e incluso uno de cada color).

Origen

El gato oriental de pelo largo se importó originalmente de Ankara (Turquía) en el siglo XIX y fue el primer gato de pelo largo en llegar a Europa occidental. La raza desapareció con la llegada del persa, de pelaje más abundante, a principios de la década de 1900. El oriental de pelo largo moderno ha sido recuperado genéticamente por criadores del Reino Unido mediante cruces con abisinios (para el gen de pelo largo) y siameses (para la tipología corporal). Unos cuantos ejemplares del gato original fueron llevados a EE. UU., donde se reprodujeron dando lugar a lo que ahora se clasifica como angora turco. El gato oriental de pelo largo era conocido anteriormente como angora británico, pero en 2002 las asociaciones británicas de amigos de los gatos le cambiaron el nombre para evitar confusiones con el angora turco. En Europa, el oriental de pelo largo de color liso se conoce como javanés.

País de Origen

Inglaterra

Otros nombres

Angora británico

Personalidad

Como todos los gatos de tipo oriental, los gatos de esta raza son alegres y sociables. Esta raza "está en todo" y siempre quiere saber qué está pasando. Los orientales de pelo largo son gatos muy comunicativos, que pueden aburrirse fácilmente y necesitan mucha atención y juegos para divertirse. Estos gatos ansían la compañía y esto es algo que hay que tener muy en cuenta si se pasa la mayor parte del día fuera de casa (pueden sentirse más acompañados si dos compañeros de camada conviven en la misma casa).

Salud

Aunque la vida de la mayoría de los orientales de pelo largo es larga y saludable, existen varios trastornos que parecen estar asociados a la familia oriental: se trata de trastornos similares a los de los siameses, con los que están estrechamente emparentados.

Nutrición

Cada gato es único y tiene sus particulares filias, fobias y necesidades en lo que a alimentación se refiere.  No obstante, los gatos son carnívoros y cada gato debe obtener de su comida 41 nutrientes concretos diferentes. La proporción de estos nutrientes variará dependiendo de la edad, del estilo de vida y de la salud en general, por lo que cabe esperar que un enérgico gatito que todavía está creciendo necesite un equilibrio de nutrientes diferente al de un gato mayor menos activo. Es necesario prestar atención a la cantidad de alimento necesaria para mantener 'un estado físico ideal' de acuerdo con las pautas de alimentación y atendiendo a las preferencias individuales con respecto al tipo de comida (húmeda o seca).

Aseo

A pesar de su pelaje largo y sedoso, el oriental de pelo largo carece de manto inferior lanoso, por lo que necesita menos cuidados que un persa de pelo largo. No obstante, se le debe cepillar con regularidad para eliminar el pelo muerto y mantener el pelaje en óptimas condiciones. Como todos los gatos, los orientales de pelo largo necesitan vacunaciones periódicas, control antiparasitario y un chequeo veterinario anual.
share.png SHARE