Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Somalí

  • PeloMedio
  • AseoUna vez a la semana
  • RuidosoMedio
  • ActividadAlto

Descripción

El somalí es de constitución media: firme, ágil y con buena musculatura. La cabeza tiene forma de media cuña con contornos suaves. Las orejas están bastante separadas y tienen mechones. Los ojos son almendrados y están separados. Los ojos están rodeados por un contorno más claro que destaca sobre un fondo oscuro. Pueden ser de color ámbar, avellana o verde; cuanto más intenso sea su matiz, mejor. Las patas son largas y tienen zarpas ovaladas con mechones. El pelaje es de longitud media. El pelo, fino y suave, es denso, pero cae lacio sobre el cuerpo. Los adultos maduros tienen gorguera y calzón, pero estos rasgos no se manifiestan en los gatitos. Como en el abisinio, el "ticking" es su rasgo más importante. Consiste en la presencia en cada pelo de, al menos, tres bandas de oscurecimiento que dan lugar a seis secciones de contraste de color desde la raíz a la punta. El somalí puede presentar 28 colores. El más habitual es un rico marrón dorado con pelaje de base albaricoque alternado con negro en cada pelo.

Origen

El somalí es la versión en pelo largo del abisinio. El gen del pelo largo se introdujo en la raza abisinia a principios de la década de 1900, pero la variedad de pelo largo no se convirtió en una raza aparte hasta la década de 1960. La introducción original del gen de pelo largo tuvo lugar en Gran Bretaña y los abisinios portadores del gen recesivo se exportaron a Europa y a América. La reproducción sistemática del somalí comenzó en América. Muy pronto, los somalíes se hicieron populares en otros lugares, especialmente en Australia, donde se criaron hasta casi excluir al abisinio.

País de Origen

América

Personalidad

El somalí es un gato muy inteligente. Tiene buen carácter, es juguetón y disfruta con los juegos y los juguetes. Los somalíes pueden ser más tímidos e independientes que sus primos abisinios, pero disfrutan de la compañía humana. Son activos y les gusta hacer ejercicio al aire libre.

Salud

Aunque la mayoría de los somalíes son gatos sanos, existen algunas enfermedades hereditarias conocidas en sus parientes cercanos, los abisinios, que podrían estar vinculadas a esta raza también. Los gatos abisinios pueden sufrir una enfermedad hereditaria denominada deficiencia de piruvato quinasa, que produce anemia. Existe una prueba fiable para esta enfermedad, por lo que antes de elegir a uno de estos gatos se debe preguntar al criador si sus gatos se han sometido a dicha prueba y están libres de la enfermedad. En algunos países se ha documentado un problema ocular, denominado atrofia progresiva de retina, que causa ceguera progresiva; por eso, no estaría de más preguntar también al criador sobre esta posibilidad.

Nutrición

Cada gato es único y tiene sus particulares filias, fobias y necesidades en lo que a alimentación se refiere.  No obstante, los gatos son carnívoros y cada gato debe obtener de su comida 41 nutrientes concretos diferentes. La proporción de estos nutrientes variará dependiendo de la edad, del estilo de vida y de la salud en general, por lo que cabe esperar que un enérgico gatito que todavía está creciendo necesite un equilibrio de nutrientes diferente al de un gato mayor menos activo. Es necesario prestar atención a la cantidad de alimento necesaria para mantener 'un estado físico ideal' de acuerdo con las pautas de alimentación y atendiendo a las preferencias individuales con respecto al tipo de comida (húmeda o seca).

Aseo

El somalí necesita un cuidado regular para mantener su pelaje libre de enredos. No obstante, dado que su pelo no es tan largo como el del persa, es más fácil de mantener en buen estado. La mayoría de los gatos disfrutan del cepillado si se les acostumbra desde gatitos y, verdaderamente, la tarea es mucho más sencilla si se realiza con regularidad. Como ocurre con todos los gatos, esta raza necesita vacunaciones periódicas, control antiparasitario y chequeos veterinarios anuales.
share.png SHARE