Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Alimentar a una gata durante el embarazo

Las gatas embarazadas necesitan un impulso extra en la nutrición y en el cuidado para ayudarla durante su embarazo. En Purina encontrarás más información sobre el cuidado durante este tiempo especial.

La alimentación para tu gata embarazada

Comida para gato

La gestación va a ser una etapa maravillosamente agotadora tanto para tu mascota como para ti. Algo importante que puedes hacer para ayudar a la futura mamá es proporcionarle el apoyo nutricional que necesita. Elegir el plan de alimentación adecuado durante la gestación garantiza el correcto desarrollo de los gatitos y proporcionará a la madre la energía necesaria para hacer frente al nacimiento y lactancia de sus bebés.

La comida para adultos es perfecta para la dieta habitual de tu gata, pero no le proporcionará la energía adicional que va a necesitar durante la gestación. Para tener una mamá feliz y unos gatitos sanos, elige una fórmula que satisfaga sus nuevas necesidades.

Una comida de buena calidad especial para gatitos va a proporcionar a tu gata todos los nutrientes que necesita durante la gestación. Comienza a introducirla en su dieta desde el apareamiento y no la retires hasta unas semanas después del parto; de este modo, tu gata se mantendrá fuerte y con toda la energía que necesita para criar a sus gatitos.

¿Por qué debo alimentar a mi gata con comida para gatitos durante la gestación?

Las gatas gestantes necesitan mayor cantidad de calorías y de proteínas, presentes ambas en una comida de buena calidad para gatitos. Alimentar a la madre con comida para gatitos favorece también a la camada: en cuanto puedan, intentarán imitar a su madre y empezarán a comer su comida sólida a medida que se van destetando.

Si tu gata tiene un estómago sensible, elige una fórmula para gatitos delicados. Si sigue una dieta especial por motivos de salud, consulta a tu veterinario antes de realizar ningún cambio.

Cuando elijas una fórmula de gatitos para tu gata gestante, ten en cuenta sus preferencias.

Por porción, la comida seca contiene mayor número de calorías que la comida húmeda. Por tanto, si tu gata prefiere la comida húmeda, tendrás que darle de comer más veces (o porciones más grandes) para asegurarte de que obtenga la energía adicional que necesita. También puedes probar a mezclar su comida húmeda con un poco de comida seca para darle lo mejor de ambas.

¿Qué cantidad de comida debo dar a una gata embarazada?

La ingesta de alimentos de tu gata gestante aumentará gradualmente desde el apareamiento hasta el final de la gestación. En ese momento, comerá aproximadamente un 50% más de lo habitual (aunque no es raro que llegue a necesitar hasta el doble de su ración normal). Afortunadamente, alimentar a las gatas gestantes es relativamente fácil. Mientras les proporciones comida suficiente, suelen comportarse con sensatez, comiendo lo que necesitan y parando cuando tienen bastante.

Como los gatitos van a necesitar una nutrición extra durante su desarrollo inicial, empieza a alimentar a tu gata gestante con la fórmula para gatitos desde la cuarta semana de gestación.

Ten en cuenta los gustos de tu gata al elegir la comida que le vas a dar (si normalmente prefiere comida húmeda, tienes que tener en cuenta que tiene menos calorías que la comida seca). Intenta mezclar ambas para proporcionarle la energía extra que va a necesitar. Asegúrate de que tenga siempre a su alcance abundante agua fresca para mantenerse hidratada (sobre todo, si prefiere una dieta de comida seca).

Para favorecer la adaptación del sistema digestivo de tu gata a la nueva dieta,introdúcela lentamente. Ve sustituyendo progresivamente su comida habitual por la nueva fórmula durante un periodo de 7 a 10 días. Al utilizar este método para alimentar a gatas embarazadas, el cambio debe realizarse lo más gradualmente posible.

Para mantener los niveles de energía de la futura mamá, dale pequeñas cantidades de comida muchas veces a lo largo del día. Si es posible, deja comida seca a su disposición en todo momento, además de abundante agua fresca. Los gatitos empezarán a desarrollarse realmente a partir de la novena semana de gestación, por lo que su ingesta de alimentos debería aumentar desde entonces y continuar hasta que haya terminado de amamantar a su camada.

Percibirás su aumento de peso a medida que empiece a comer más. En parte, será grasa que acumula para ayudar a alimentar a sus gatitos durante la lactancia. Este aumento de peso es completamente normal y debería perderlo durante el periodo de lactancia (3-4 semanas).

No te preocupes si la futura mamá empieza a perder el apetito hacia el final de la gestación. Ésta es la señal habitual que te indica que no falta mucho para el parto. Aunque se muestre un poco reticente a comer, asegúrate de mantener la comida y el agua a su alcance por si quiere un pequeño refrigerio durante ese periodo.

La nutrición de las gatas gestantes es importante en todas las etapas de su embarazo. Por eso, si notas que su apetito disminuye o que empieza a perder peso, pide consejo a tu veterinario.

¿Qué cantidad de comida debo dar a una gata durante el periodo de lactancia?

Teniendo en cuenta que mamá será la única fuente de alimentación de los gatitos durante las ocho primeras semanas, es tan importante mantener una dieta de alta calidad durante la lactancia como lo fue la nutrición de la gata durante la gestación. ¡Para mantenerse fuerte durante este período, tu gata puede llegar a comer hasta cuatro veces su cantidad habitual!

Con el fin de ayudarla a criar gatitos sanos y felices, sigue alimentando a la mamá con la fórmula para gatitos hasta que la camada esté destetada. ¡El mayor contenido calórico y los nutrientes añadidos le proporcionarán toda la energía que va a necesitar para cuidar de una camada traviesa!

Durante la lactancia, aumenta el número de comidas, pero no el tamaño de cada ración. Puedes incrementar su ingesta de líquidos añadiendo un poco de agua a su comida (húmeda o seca), lo que también favorecerá el interés de los gatitos por los alimentos sólidos, que son más fáciles de ingerir si están humedecidos.

La producción de leche de la mamá se reducirá gradualmente hasta desaparecer por completo a las 6 u 8 semanas del parto. En ese momento, puedes empezar a reducir su ingesta de alimentos hasta recuperar las porciones previas a la gestación. Igual que al principio de la gestación, reintroduce lentamente la comida para adultos durante un período de 7 a 10 días.

Si te preocupa la pérdida o aumento de peso de tu gata, usa nuestra herramienta de acondicionamiento físico para obtener más información. Tu veterinario también podrá asesorarte sobre la nutrición post parto de tu gata.

Marcas de Purina para gatas gestantes y en período de lactancia

Varias marcas de Purina ofrecen dietas hiperenergéticas para gatitos apropiadas para la alimentación durante la gestación y la lactancia. Más información sobre alimentos PURINA® para gatos en Alimento adecuado para tu gato

share.png SHARE