Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Dieta equilibrada para tu gato

Para ayudar a tu gato a tener una vida feliz y saludable, es importante que tu gato siga una dieta equilibrada. En Purina podrás consultar la guía sobre cómo alimentar a tu gato.

Qué contiene una dieta equilibrada para gatos

Los gatos son animales carnívoros, por lo que tienen que incluir la carne en su dieta. A diferencia de los perros, los gatos nunca podrían ser vegetarianos o veganos. Los felinos toman como fuente de energía principal las proteínas y necesitan mayores cantidades de éstas que las que necesitan los perros. La carne no es sólo fuente de proteínas, sino que también aporta tres nutrientes esenciales para los gatos: la taurina (para el corazón y la vista), el ácido araquidónico (para la salud de la piel y el pelaje) y la vitamina A (para el pelaje y la vista).

Para mantener a tu gato en forma, su dieta deberá contener una cantidad equilibrada de nutrientes esenciales. Una alimentación de alta calidad y completa tiene que estar especialmente formulada para aportarles la cantidad equilibrada de nutrientes que necesitan y, al mismo tiempo, tiene que ser deliciosa.

Aunque pueda parecerte una recompensa, añadir comida humana o suplementos a una dieta equilibrada y completa puede ser perjudicial para ellos y causarles problemas digestivos.

Los gatitos tienen estómagos sensibles, por lo que necesitarán una dieta especial rica en proteínas y otros nutrientes para ayudarles a crecer fuertes y sanos. Una fórmula completa para gatitos les aportará todo lo que necesitan. En nuestra guía para alimentar a un gatito podrás encontrar información útil para asegurarte de que tu pequeño amigo está bien alimentado.

A partir de los 12 meses, un gato adulto normal y sano recibirá la alimentación adecuada con una dieta equilibrada propia para gatos adultos. Cuando alcancen una edad avanzada, aproximadamente entre los 7 y los 10 años, tendrán que cambiar a una dieta especial para gatos de edad avanzada adaptada a sus nuevas necesidades. Echa un vistazo a nuestra página dedicada a alimentar a un gato senior en la que encontrarás consejos para mantener a tu gato de edad avanzada feliz y sano.

Gato tumbado boca arriba en la cama

El agua es esencial para todos los seres vivos, también para los gatos. Aunque los gatos fueron originariamente animales del desierto y, debido a eso, puedan aguantar bastante la orina, pueden tener problemas en la vejiga o cistitis si no beben la suficiente agua. Asegúrate de que tu gato dispone día y noche de agua fresca y limpia para beber, en un recipiente o una fuente de agua.

Probablemente habrás observado que a tu gato le encanta beber agua de sitios poco comunes, como grifos que gotean o el plato de la ducha; sin embargo, estos lugares no deben reemplazar nunca a una fuente permanentemente accesible de agua limpia y fresca. El recipiente del agua debe estar colocado a cierta distancia del recipiente de la comida, siempre que sea posible, y lejos del cajón de arena. Si observas que tu gato empieza a beber de forma repentina de un lugar imprevisible, puede ser signo de que algún problema de salud le provoca una sed excesiva, por lo que deberás consultarlo con tu veterinario.

Las proteínas, compuestas de aminoácidos, son la fuente principal de energía de los gatos. Como los gatos no pueden producir estos compuestos por sí mismos, su dieta debe incluir estos aminoácidos esenciales. Estas proteínas que se encuentran en una dieta completa para gatos, de carne o pescado, tienen que contener los aminoácidos esenciales que tu gato necesita para formar y mantener sus músculos, su piel y su pelaje sanos, así como para fortalecer su sistema inmunológico. Si tu gato no ingiere las proteínas necesarias, puede tener problemas de crecimiento, perder masa muscular, influir en la calidad de su pelaje y aumentar el riesgo de infección, debido a un sistema inmunológico débil.

Las grasas, compuestas por pequeñas unidades llamadas ácidos grasos, son el combustible que mantiene a tu gato activo, al mismo tiempo que le sirven de aislante y de protección para sus órganos internos. Los ácidos grasos esenciales, como el omega 3 o el omega 6, son vitales para que la piel y el pelaje de tu gato se mantengan sanos y son una parte importante de su nutrición. Sin ellos, tu gato podría presentar problemas de piel y de pelaje.

Un alimento completo y equilibrado debe contener los ácidos grasos esenciales que tu gato necesita.

Aunque los carbohidratos (almidón y fibra) no son imprescindibles en la dieta de tu gato, también son una fuente de energía. Los alimentos prebióticos (con fibras solubles) también ayudan a mantener un intestino sano favoreciendo la aparición de bacterias beneficiosas para la salud, mientras que las fibras indisolubles favorecen la actividad intestinal y una buena calidad de las heces.

Los minerales, como el calcio y el fósforo, son esenciales para tener unos dientes y unos huesos fuertes y sanos, por lo que deben estar incluidos en la dieta de tu gato en cantidades adecuadas y equilibradas, especialmente si se trata de una gata embarazada o un gatito en crecimiento.

El sodio, el cloruro, el magnesio y el potasio, así como el zinc, el cobre y el hierro son otros minerales importantes en la dieta de un gato. Los alimentos completos y de buena calidad aportarán a tu gato la cantidad equilibrada de minerales. El equilibrio es muy importante: una cantidad excesiva de un mineral puede provocar una deficiencia de otro.

Las vitaminas son necesarias, en pequeñas cantidades, para favorecer el crecimiento de tu gato, una vista normal, una piel y un pelaje sanos. Participan en el metabolismo de las grasas, las proteínas y los carbohidratos. Las vitaminas C y E también funcionan como antioxidantes. Las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) se almacenan en los tejidos grasos de tu gato, mientras que las hidrosolubles (B complex y C) no se almacenan en el cuerpo, sino que se eliminan con la orina.

¿Los gatos necesitan leche?

Contrariamente a lo que creemos, los gatos no necesitan leche una vez que se hayan destetado. De hecho, para muchos gatos resulta difícil de digerir, pues no poseen la enzima que procesa la lactosa (el azúcar que contiene la leche). Por eso, la leche de vaca y otros productos comunes pueden provocarle diarrea y problemas de estómago.

La leche especial para gatos ha sido creada para ofrecerles un alimento cremoso sin lactosa. Al igual que las golosinas, la leche para gatos contiene calorías, que deben tenerse en cuenta a la hora de mantener una dieta equilibrada. Recuerda también que la leche no es un sustitutivo del agua y que seguirán necesitando la misma cantidad de agua para estar hidratados.

Cómo servir la comida húmeda de gato

Los alimentos húmedos vienen presentados en latas, bandejas de aluminio o en bolsitas. Este tipo de alimento debe servirse a temperatura ambiente para que tu gato disfrute de su textura y su olor. Una vez abierto, cubre los restos sobrantes y guárdalos en el frigorífico, como máximo durante 24 horas. Recuerda que el producto deberá estar a temperatura ambiente la próxima vez que lo sirvas, así que sácalo del frigorífico con la suficiente antelación. Los alimentos húmedos no deben permanecer en el recipiente durante más de una hora, ya que dejan de ser apetecibles y favorecen la creación de bacterias, que podrían causar problemas digestivos.

Cómo servir comida seca de gato

Los alimentos secos son una alternativa muy popular a los alimentos húmedos. Sus granos contienen la cantidad equilibrada de nutrientes y tienen una textura crujiente que ayuda a mantener la salud bucal de tu gato. Tienen una mayor concentración de nutrientes que los alimentos húmedos, por lo que tendrás que servirlos en menor cantidad.

Tanto si optas por los alimentos secos como por los húmedos, lee las instrucciones para comprobar que son un alimento completo, y no un complemento; en tal caso, estarás comprando un aperitivo o una golosina en lugar de un alimento equilibrado. A pesar de tener una apariencia similar, los alimentos secos para gatos y los alimentos secos para perros no son lo mismo. Las necesidades dietéticas de perros y gatos son muy diferentes, por lo que no pueden intercambiarse.

Cómo cambiar el alimento de tu gato

Si decides cambiar el alimento de tu gato a un tipo o a una marca diferente, introduce el nuevo alimento gradualmente durante un periodo de entre 7 y 10 días. Para los gatos, lo mejor es poner dos recipientes, uno con el alimento habitual y otro con el nuevo, para que el gato tenga la oportunidad de empezar a probar de forma gradual el nuevo alimento. Un cambio brusco puede causar problemas digestivos, especialmente si tu gato está acostumbrado a comer siempre el mismo producto.

En nuestro artículo sobre alimentación para alimentar a un gato adulto podrás encontrar consejos sobre cómo cambiar el alimento de tu gato cuidadosamente.

¿Son adecuadas las dietas que contienen alimentos preparados en casa?

La idea de preparar la comida para tu gato en casa suena a una acción llena de cariño, pero, por desgracia, no es recomendable. Es difícil preparar una dieta para felinos con alimentos preparados en casa, puesto es complicado conseguir la cantidad adecuada de nutrientes, lo que puede causar un desequilibrio grave. Si ya ofreces a tu gato una alimentación completa, ten cuidado al añadir más cantidad o algún ingrediente extra. Si estás decidido a preparar su comida, consulta con un nutricionista de animales de compañía para diseñar una dieta que proporcione a tu gato la cantidad adecuada y equilibrada de nutrientes.

Los alimentos crudos pueden contener parásitos o bacterias, como la salmonella, que pueden provocarle una enfermedad a tu gato. Si decides alimentarlo con alimentos crudos, tendrás que prestarle mucha atención a la higiene de los alimentos. Ten cuidado con los huesos de los alimentos, pues pueden astillarse o quedarse en los intestinos de tu gato.

¿Necesitan los gatos suplementos alimenticios?

Los gatos sanos que sigan una dieta completa y equilibrada no necesitan suplementos alimenticios. De hecho, estos suplementos pueden desequilibrar su nutrición y causarles problemas.

Para aquellos gatos que presentan necesidades nutricionales especiales (para el crecimiento, debido a problemas de salud o durante el embarazo) existen dietas especiales que se adaptan a ellos. Si tienes alguna duda, consulta con tu veterinario.

Cantidades de alimento

La cantidad de alimento que debes ofrecer a tu gato dependerá de su raza, su nivel de actividad física y su estilo de vida. Un buen punto de partida será seguir las instrucciones de uso del envase, teniendo en cuenta que son unas directrices aproximadas. La cantidad de alimento necesaria variará de un gato a otro, según aspectos como el tamaño o el nivel de actividad. Controla el estado de tu gato con nuestra herramienta de acondicionamiento físico para gatos y úsala como base para calcular la cantidad de comida que debes ofrecer a tu gato.

share.png SHARE