Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Adoptar un gato

Adoptar un gato es una decisión emocionante, pero no te la tomes a la ligera. En Purina encontrarás más información sobre lo que conlleva adoptar un gato de nuestros profesionales PetCare.

Adoptar un gato es una decisión emocionante, pero no te la tomes a la ligera. En Purina encontrarás más información sobre lo que conlleva adoptar un gato de nuestros profesionales PetCare.

Gato sentado enfrente de ventana
  • Si adoptas un gato adulto, debería de conocer ya las normas básicas del hogar, como usar la caja de arena, y tener también una personalidad y rutina ya establecidas. También podría ser más tranquilo y relajado, aunque esto puede depender de su raza.
  • Un refugio de animales responsable se asegurará de que el gato que vas a adoptar haya pasado un riguroso examen veterinario y de que esté esterilizado, vacunado, desparasitado, tratado contra las pulgas y disponga de microchip antes de llevártelo a casa.
  • En algunos casos, el centro conocerá la historia del gato, así que puede ayudarte a elegir la mascota que se adapte mejor a tu hogar y estilo de vida. Por ejemplo, podrían decirte si tu gato se porta bien con los niños y otras mascotas, o si necesita un cuidado especial.
  • Las buenas organizaciones benéficas te ofrecerán un valioso apoyo y asesoramiento durante toda la vida de tu gato, llegando incluso a aceptar de nuevo al gato si la relación no funciona, o si tus circunstancias cambian.
  • Con tantos gatos esperando para ser adoptados, seguro que encontrarás una mascota adecuada para ti, desde pura raza a gatos comunes.
  • Al adoptar un gato, le das la oportunidad de vivir una vida larga y acogedora contigo, una oportunidad que todo animal debería tener.

Cuando pensamos en tener una mascota, hay factores importantes que tener en cuenta antes de traer a casa a tu peludo amigo: esto es aún más importante cuando adoptamos un gato, ya que pueden tener sus propios hábitos o haber sufrido malas experiencias.

  • ¿En qué tipo de entorno vive? Si no tienes espacio al aire libre para que el gato explore, busca un gato de interior. Un gato de exterior se resistirá a adaptarse a un espacio interior si no está acostumbrado a ello. Si tu casa es especialmente pequeña, recuerda que a los gatos no les gusta estar encerrados en espacios reducidos.
  • Si no tienes mucho tiempo libre, deberías considerar la adopción de un gato mayor, ya que están acostumbrados a vivir con las personas y se sienten cómodos con ellas, así que no necesitan tanta atención como un gatito.
  • Desgraciadamente, algunos de los gatos que puedes encontrar en el centro de adopción habrán tenido una vida difícil. En estos casos, pueden traer consigo cierto bagaje, como problemas de salud o de comportamiento. Pregunta siempre la historia del gato al asesor del centro.
  • Si el gato ha permanecido en el centro de adopción mucho tiempo o muestra pautas de comportamiento muy arraigadas, puede que le lleve más tiempo adaptarse a su nueva vida contigo. Un poco de paciencia y quizás algo de adiestramiento le ayudarán a adaptarse.
  • Si ya tienes una mascota en casa, deberías presentarle al nuevo gato con cuidado. En nuestra guía encontrarás consejos sobre el mejor modo de presentar el gato a las demás mascotas Gatos y Otras Mascotas.
  • El cuidado de un gato generará una serie de gastos que hay que tener en cuenta, como el seguro para mascotas, las facturas del veterinario, la comida, etc. Atender las necesidades económicas de tus mascotas es una prueba importante de que son queridas y están bien cuidadas.
  • Asegúrate de que tienes tiempo para tu nueva mascota, especialmente durante sus primeros días en casa. Eso os ayudará a crear un vínculo especial y favorecerá la integración de tu gato en tu rutina diaria.
  • Tener un gato es un compromiso de por vida, así que asegúrate de estar dispuesto a asumirlo antes de adoptar un gato.

Elegir el gato adecuado consiste en encontrar lo mejor tanto para él como para ti. Encontrarás más información sobre cómo conseguir el equilibrio adecuado en nuestra guía de selección de gatos Tener un gato.

Cuando sepas qué tipo de gato es el adecuado para ti, lo único que queda por hacer es encontrar al "elegido".

Gato caminando por la calle

Hay cientos de organizaciones de adopción en el país, desde organizaciones benéficas de ámbito nacional a refugios locales o criaderos de gatos. Encontrarás infinidad de opciones en Internet; además, tu veterinario local puede tener también una lista de gatos en adopción que necesiten un nuevo hogar.

Cuando ya sepas dónde adoptar a tu gato, el siguiente paso es visitar el centro para conocerlo y ver más de cerca a tu futura mascota.

Un buen centro tendrá jaulas para gatos limpias y acogedoras con una cálida cama cubierta, una caja de arena limpia y juguetes. El personal será amable,atento y experto, y estará encantado de hablarte sobre el gato, contarte su historia, las cosas que le gustan y las que no, y el tipo de hogar al que se puede adaptar (por ejemplo, con o sin otros animales o niños). También querrán hacerte muchas preguntas sobre ti y tu estilo de vida para encontrar el mejor gato para ti.

Cuando estés convencido de haber encontrado el centro adecuado, llega la parte más emocionante: el proceso de adopción.

Icono de representación 1
Icono de representación 2
  • Comenta al personal del centro de adopción qué tipo de mascota estás buscando. Así podrán recomendarte a los animales que, en su opinión, mejor se adaptan a ti.
  • Cuando encuentres a tu gato perfecto, díselo al asesor del centro y te lo reservará para ti.
  • Algunas personas creen que pueden llevarse a casa a su nueva mascota ese mismo día, pero no es así. Los centros de adopción más responsables querrán visitar tu hogar antes de la adopción para cerciorarse de que es un buen entorno para el gato y de que no existen riesgos, como estanques o carreteras muy transitadas.
  • Se te pedirá que pagues una tasa de adopción, cuyo coste puede variar dependiendo del centro. Esta tasa cubrirá los cuidados y tratamientos recibidos por tu gato durante su estancia en el refugio.
  • La mayoría de los refugios esterilizarán y pondrán microchip a tu gato antes de que te lo lleves a casa, o te pedirán que te comprometas por escrito a hacerlo en un futuro próximo.

Aunque la mayoría de nosotros planeará detenidamente la adopción de un gato, a veces ocurren imprevistos. Si te encuentras con un gato callejero, o si un gato se instala en tu casa como si fuera suya, hay varias cosas que deberías de hacer antes de adoptarlo.

Ante todo, debes confirmar si el gato tiene dueño. Puedes empezar comprobando si tiene collar, preguntando a los vecinos y poniendo carteles por la zona. Poner un collar extraíble al gato con tu propio mensaje preguntando por el dueño e incluyendo tus datos de contacto también puede ayudar.

Si ninguno de estos esfuerzos identifican al propietario, lleva al gato al veterinario para que compruebe el microchip. Si el gato tiene microchip, el veterinario usará la información almacenada en él para reunir al gato con su dueño.

Si no hay microchip, el propietario no puede ser localizado o ha abandonado al gato, podrás adoptarlo. Tendrás que hacerle un examen veterinario completo para asegurarte de que esté sano y para confirmar si necesita algún tratamiento de desparasitación, esterilización, etc.

Independientemente de cómo haya llegado el gato a tu vida, te espera un futuro gratificante repleto de vivencias inolvidables junto al nuevo miembro de la familia. En este artículo encontrarás más consejos sobre cómo DARLE LA BIENVENIDA A CASA A TU NUEVO GATO

Icono de representación 3
share.png SHARE