Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Hacer de tu casa un lugar acogedor para tu gato

Traer un nuevo gato a casa es una experiencia emocionante. Te ayudamos a saber más acerca de preparar un jardín y casa a prueba de gatos para crear un espacio seguro para tu mascota.

Consejos para la seguridad del gato en el interior del hogar

Gato mirando por la ventana

Los gatos, y sobre todo los gatitos, son curiosos por naturaleza e investigan objetos tocándolos, oliéndolos y probándolos. Al traer un nuevo gato a tu casa sentirá curiosidad por todo y, a diferencia de nosotros, no será capaz de discernir entre lo que es peligroso y lo que no lo es. Si no estás seguro de cómo preparar tu casa a prueba de gatos, ¡utiliza nuestra lista de comprobaciones para mantener a tu mascota fuera de peligro!

  • Cuando traigas por primera vez a tu nuevo gato o gatito a casa, mantén todas las ventanas y puertas cerradas hasta que se haya adaptado totalmente, controla que tenga puestas todas sus vacunas y que esté esterilizado.
  • Comprueba que todos los cubos de la cocina y el baño tengan tapas a prueba de zarpas, ¡y nunca dejes bolsas de basura donde puedan ser atacadas!
  • Guarda cualquier adorno frágil, ya que no durará mucho tiempo con un gatito curioso en escena.
  • Recuerda siempre cerrar las puertas del horno, nevera, microondas, lavavajillas, secadora y lavadora. Pon notas en las puertas de estos aparatos para recordar a la gente que revise su interior en busca de gatos exploradores antes de utilizarlos. ¡A los gatitos pequeños les parece irresistible una secadora caliente o una lavadora brillante!
  • Mantén las tapas de los inodoros bajadas para evitar que tu gatito se caiga dentro o beba de ellos (¡o que incluso intente utilizarlo para sí mismo!). Puede que tengas que dejar una nota para recordárselo a visitantes o compañeros de piso olvidadizos.
  • Esconde todos los cables eléctricos colgantes detrás de los muebles. En la mayoría de ferreterías puedes comprar protectores de cable gruesos: se colocan alrededor de los cables y los protegen de los mordiscos.
  • Guarda tus bolsas de plástico en un lugar seguro, ya que pueden suponer un verdadero peligro si las mastica, se las traga o se esconde dentro de ellas.
  • Las velas encendidas, la quema de incienso o quemadores de aceite sólo conllevan problemas —las llamas y los gatos peludos no se llevan muy bien—. Si haces una hoguera, asegúrate de tener a alguien vigilándola.
  • Acorta las cuerdas de persianas y cortinas, y mantenlas fuera del alcance de sus zarpas.
  • Mantén la encimera de tu cocina limpia y elimina restos de comida rápidamente. Los huesos de pollo suelen ser tentadores para los gatos, pero pueden ser muy peligrosos, ya que se les pueden astillar mientras mastican. Las cuerdecillas que se usan para la carne son también algo irresistible como tentempié o juguete, pero pueden ocasionar graves problemas de salud si se las traga.
  • A los gatos les encanta trepar, así que si quieres proteger tus muebles, te serán muy útiles los postes de rascado, sobre todo los que contienen una plataforma elevada donde pueden dormir o esconderse sin que los molesten.
  • Comprueba la siguiente lista de sustancias peligrosas y asegúrate de guardarlas de forma segura para que no puedan ocasionar ningún daño. Instala cerraduras para niños a la altura del suelo en los armarios de la cocina, ya que los gatitos curiosos tienen mucha habilidad a la hora de abrir puertas.

Desafortunadamente, un montón de objetos comunes del hogar son altamente tóxicos para los gatos, incluso en pequeñas cantidades. Para mantener a tu gato seguro, evita el uso de lo siguiente o mantenlo en un armario seguro lejos de zarpas fisgonas:

  • Productos de limpieza y de higiene, tales como la lejía o productos que contengan fenoles (p.ej. desinfectantes que dejen el agua turbia).
  • Medicinas para humanos (tales como el paracetamol o el ibuprofeno).
  • Productos para el automóvil tales como el líquido anticongelante.
  • Productos de belleza o decoración como tintes para el cabello, aguarrás y quitaesmalte.
  • Veneno para ratas o ratones: estos productos, en especial, no deben utilizarse en absoluto, ya que tu gato podría enfermar gravemente si se come a la presa envenenada. Si los tienes que utilizar, colócalos en algún lugar donde tu gato no los pueda alcanzar.
  • Antibabosas (existen versiones compatibles con mascotas).
  • Bolas de alcanfor (naftalina o paradiclorobenceno).
  • Esencias florales, suavizantes de telas, detergentes para el lavavajillas (todos contienen detergentes catiónicos que causan lesiones corrosivas).
  • Pilas (contienen ácidos o alcalinos que causan lesiones corrosivas).
  • Plastilina casera (debido a los altos niveles de sal).
  • Calentadores de pie o de manos (contienen altos niveles de hierro).
  • Cigarrillos, restos de café molido, alcohol.
  • Chocolate (aunque es más problemático para los perros, la teobromina del chocolate también es tóxica para los gatos).
  • Cualquier parte del lirio (las hojas, flores, etc.), ya sea en ramo o como planta de interior (ver más abajo otras plantas tóxicas).
  • Algunos productos antipulgas para perros contienen permetrina, que es muy tóxica para los gatos, así que asegúrate de mantenerlos fuera de su alcance y de que los perros estén separados de los gatos cuando sean tratados.

Aunque los gatos estén considerados como carnívoros, que no te sorprenda si ves a tu gato mascando vegetales u otras plantas. A algunos gatos les gusta masticar hierba al aire libre o mordisquear las hojas de las macetas de plantas de interior. Echa un vistazo a qué es lo que mordisquea exactamente tu gato, ya que algunas plantas tienen partes que son tóxicas para ellos. Las plantas más comunes que debes evitar son:

Plantas de interior tóxicas para los gatos

Dieffenbachia (caña muda), lirios (todas las partes de la planta son muy tóxicas), filodendro, muérdago, pascuero

Plantas de jardín tóxicas para los gatos

Lirios, azaleas, narcisos, tomates, dedaleras, tejos, hortensias

Tu veterinario puede facilitarte una lista completa de plantas que pueden ser perjudiciales para tu gato.

Consejos para la seguridad del gato en el exterior del hogar

Tu gato o gatito tiene un instinto natural para jugar al aire libre, marcar territorio, trepar árboles y echarse una siestecita al sol. A pesar de que suene divertido, hay algunas cosas que tendrás que vigilar en el exterior. Cuando están fuera, los gatos están expuestos a más enfermedades y parásitos, corren el riesgo de perderse o de que los roben, y podrían resultar heridos por un coche. Para permitir que tu gato esté al aire libre y al mismo tiempo se encuentre seguro, puedes crear un jardín a prueba de gatos.

Algunos gatos son muy felices quedándose en casa, aunque eso dependerá de sisabes cómo preparar tu casa a prueba de gatos y hacer que su entorno sea emocionante para compensar la falta de estimulación exterior. Otros gatos prefieren deambular al aire libre:tendrás que decidir qué opción es mejor para tu gato estudiándolo detenidamente. Si permites que tu gato esté al aire libre, pide consejo a tu criador o veterinario y cerciórate de hacer de su espacio exterior un lugar lo más seguro posible.

Gato mirando unafloren el jardín
  • Recomendamos mantener a tu gato en casa hasta que se le haya puesto el microchip y haya completado sus etapas de vacunación. La vacunación y los tratamientos contra las pulgas y lombrices tendrán que llevarse al día, así que habla con tu veterinario para programarlo todo adecuadamente para mantener a tu gato protegido.

    Dale tiempo a tu gato para que se familiarice por completo con su entorno familiar antes de dejarle salir. Si es nuevo en la familia o te has mudado, anímale a quedarse dentro de casa hasta que se haya adaptado por completo y se haya acostumbrado a su nuevo entorno. Normalmente, esto suele durar unas dos semanas. Recuerda: si te has mudado, tendrás que actualizar el registro de su microchip y cambiar su plaquita de identificación.

    Tienes que dar pequeños pasos al dejar salir a tu gato al mundo exterior. Por ejemplo, permítele explorar su nueva área mientras le vigilas desde casa, y después de unos minutos haz ruidos del tipo «hora del almuerzo» con el bol de comida para animarlo a volver a entrar. Progresivamente, aumenta el tiempo en que esté fuera hasta que los dos os encontréis cómodos.

    La esterilización de tu gato reducirá su deseo de deambular y lo mantendrá cerca de casa. Esto significa que habrá menos probabilidad de que se encuentre con otros gatos y se meta en peleas.

  • Comprueba tu jardín en busca de posibles riesgos como plantas venenosas (ver arriba), cobertizos inseguros (si contienen sustancias químicas) y estanques descubiertos. Es buena idea caminar por el jardín metiéndonos en la piel de un gato travieso. ¡Detectarás con rapidez cosas que puedes arreglar para preparar el jardín a prueba de gatos!
  • Utiliza los herbicidas químicos con cuidado. Restringe el acceso a tu jardín tras la aplicación de cualquier sustancia química y mantén a tu gato lejos del césped o jardín cuando lo trates con fertilizantes, herbicidas o insecticidas, hasta que la zona se haya secado por completo.
  • Comprueba que nadie en la zona esté utilizando veneno para deshacerse de ratas o ratones. Puede ser mortal en caso de que tu gato ingiera el veneno directamente o a través de un roedor envenenado.
  • Creer que el lugar no es lo suficientemente seguro como para que tu gato vagabundee libremente (puede que vivas cerca de una carretera muy transitada, por ejemplo) no significa que no puedas ofrecer a tu gato aire fresco y ejercicio en el exterior. Podrías:
  • Construir para tu gato un amplio camino en el jardín que conecte con una gatera. El camino debería disponer de una zona cálida e impermeable y estar situado de manera que tenga una parte de sol y otra de sombra. Añade un tronco de árbol o una estructura para trepar, cuerdas y perchas, algo de hierba, menta de gato (nébeda), una bandeja con arena y un bol de agua.
  • Cerca tu jardín para evitar que tu gato se escape.
  • Instalar una gatera permitirá a tu gato acceder al jardín durante todo el día. Resultan muy útiles las gateras que se pueden cerrar o aquellas que únicamente permiten a tu gato entrar a través de una etiqueta que reconoce su microchip.
  • Con un poco de suerte, tu gato se relajará en el exterior y se quedará cerca de casa, pero ten en cuenta que puede encontrar diferentes lugares para descansar o esconderse. Asegúrate siempre de comprobar que no esté el gato detrás antes de dar marcha atrás con el coche.
  • Si puedes, trata de mantener a tu gato en casa por la noche. La mayoría de accidentes de tráfico y peleas con otros gatos se producen al anochecer.

    Asegúrate de que tu gato lleva un collar con desenganche rápido (en caso de que lo atropellen), con una etiqueta de identificación y tus datos de contacto. Una banda reflectante en el collar ayudará a los motoristas a detectar a tu gato en la oscuridad.

    El hecho de que a tu gato le guste deambular por el exterior no significa que se sienta cómodo a la hora de transportarlo. Si necesitas transportar a tu gato, utiliza siempre un transportín de malla metálica (no una caja de cartón) con una manta en el interior para mantenerlo cómodo y seguro. Pulveriza el interior del transportín con un espray de feromonas calmantes antes de meterlo dentro.

Permitir que tu gato salga al exterior puede ser una decisión difícil, pero si es entusiasta y aventurero, y has tomado todas las precauciones posibles, lo mantendrá estimulado mentalmente y mejorará su condición física.

Ver más en: Hacer de tu casa un lugar acogedor para tu gato

share.png SHARE