Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Hoteles que admiten gato

Pese a que los felinos no suelen ser demasiado amantes de los desplazamientos, ni los cambios de entorno, actualmente existen múltiples alojamientos y cadenas hoteleras "Pet Friendly" que admiten la presencia de gatos en sus habitaciones.

Si estás pensando en salir de tu rutina habitual junto a tu amigo felino, es conveniente que planifiques bien el desplazamiento, y te informes con antelación de las distintas opciones que tienes en función del destino, el precio, y el tipo de condicionantes a los que puedes estar sujeto.

El hotel y los gatos

Los gatos, a diferencia de los perros, no acostumbran a dejarse pasear, por lo que su estancia en un hotel se desarrolla básicamente dentro de la habitación. Éste es un factor importante a tener en cuenta, ya que la mayoría de hoteles, conociendo este aspecto, suelen establecer una serie de requerimientos que deberás conocer de antemano para evitar sorpresas.

El principal viene asociado a los posibles destrozos que pueda ocasionar tu gato, sobre todo, cuando lo dejas solo en la estancia. Los felinos necesitan tiempo para habituarse a los lugares desconocidos, y pueden canalizar el posible estrés o ansiedad que esto les produce, arañando muebles o cortinas. De ahí que muchos hoteles soliciten a los propietarios un depósito para asegurar que, en el caso de que tu gato ocasione desperfectos, el hotel pueda cubrir los gastos correspondientes a los mismos.

Otro de los requerimientos a los que puedes estar sujeto en el caso de que decidas convivir con tu gato en un hotel, va asociado a la necesidad de que deba permanecer en su transportín mientras tú no estás en la habitación. Este hecho puede condicionar bastante vuestra estancia, ya que si al posible estrés producido por el cambio de ubicación habitual, le añades lo que puede suponerle a tu gato el tener que entrar y salir del trasportín, la situación puede empeorar considerablemente. Recuerda que para muchos felinos el transportín es un elemento asociado a un desplazamiento puntual o a la visita al veterinario, y ambas actividades suelen ser incómodas para ellos.

Teniendo en cuenta estos aspectos, lo más conveniente es que sigas las siguientes pautas para intentar que tu gato esté lo más cómodo y tranquilo posible mientras disfrutáis de vuestra estancia:

Pautas en hoteles que aceptan gatos

  1. Cuando llegues a la habitación, deja que tu gato la inspeccione y escoja el lugar en el que pueda sentirse más seguro.
  2. Deposita allí su cama, y acondiciona otro espacio para ubicar su comedero, bebedero y arenero.
  3. Intenta familiarizarlo previamente con su transportín. Ubícalo en algún lugar de tu casa, días previos a la realización del viaje. Mantenlo abierto para que tu gato pueda olisquearlo, entrando y saliendo a su gusto. También puedes utilizar algún snack para que se sienta recompensado.
  4. Añade a su maleta, su rascador habitual y aquellos juguetes con lo que acostumbra a jugar.
  5. Visita previamente a tu veterinario y coméntale el plan de viaje. Es posible que te recomiende que utilices feromonas, que son hormonas que al ser vaporizadas en un determinado ambiente crean olores familiares que proporcionan seguridad a los gatos.
  6. Por último, cuando estéis juntos en la habitación, mantén contacto permanente con tu gato e intenta transmitirle calma y seguridad, acariciándolo suavemente.
share.png SHARE