Pestaña abrir PetsatWork

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Qué saber antes de adoptar un cachorro

Los perros cachorros son excelentes compañeros de vida. Su capacidad de sacrificio y su afán por demostrar amor incondicional a sus propietarios son infinitos, pero ninguno de estos motivos es suficiente para que decidas adoptar un cachorro.

Aspectos a tener en cuenta al adoptar un cachorro

Incorporar un perro cachorro en adopción en tu vida es un hecho importante que va a modificar tu día a día durante muchos años, por lo es imprescindible que actúes con responsabilidad, y sospeses la idea teniendo muy en cuenta los pros y los contras. Piensa que, la mayoría de los perros que son abandonados y acogidos por refugios o protectoras de perros, son fruto de una decisión impulsiva y poco meditada por parte de sus propietarios, que ven alterada su vida cuando ya es demasiado tarde.

Los perros, a diferencia de los gatos, suelen ser mascotas extremadamente dependientes. Buscan el apego emocional constante, y requieren de la atención humana para desarrollar sus principales rutinas. Si tu nivel de implicación no se adecúa a sus necesidades, tu perro podrá sentirse triste y frustrado, llegando incluso a desarrollar actitudes depresivas. Cuando la decisión de adoptar un perro va asociada a la adquisición de un cachorro las consecuencias pueden ser aún peores, ya que deberás invertir grandes dosis de tiempo y paciencia durante sus primeros meses de vida.

Con el fin de ayudarte durante el proceso de decisión antes de adoptar cachorros, vamos a exponer a continuación los aspectos principales que debes considerar antes de llevar a cabo la adopción de cachorros.

1. Espacio y estilo de vida para el cachorro

El tamaño del perro y el temperamento de la raza que escojas son el primer factor de decisión determinante. Si tu ritmo de vida no te permite disponer de excesivo tiempo para jugar y dar largos paseos con tu mascota, o si vives en un piso pequeño sin salida al exterior, es mejor que te inclines por los cachorros en adopción de tamaño mini con un carácter tranquilo. Los cachorros de tamaño mediano y grande suelen necesitar ejercicio diario para canalizar toda su energía, y ello implica tiempo y esfuerzo por tu parte. Para que puedas tomar la decisión más conveniente, te recomendamos que te informes previamente de las razas de perro existentes y de sus características. Ten en cuenta también, que no todas las razas aceptan con la misma predisposición la presencia de niños en casa. Si éste es tu caso, contempla aquellas que pueden interactuar mejor por ellos.

2. Educación de un cachorro

Los cachorros necesitan aprender continuamente, tanto a hacer sus necesidades fuera de casa, como a jugar contigo y a socializarse con otros perros y personas. Para conseguirlo, deberás destinar tiempo, constancia y seguir pautas de disciplina mediante el refuerzo positivo, con el fin de evitar que se acostumbre a desarrollar comportamientos indeseados en tu casa, tales como el destrozo de objetos personales o muebles.

Esta labor también contempla la posibilidad de que debas recurrir a un adiestrador que te ayude u oriente en el proceso de aprendizaje, con lo que ello pueda conllevar en términos económicos.

3. Cuidados de un perro cachorro

Durante los primeros meses, deberás habituar al cachorro a su rutina de cuidados, que engloba básicamente el baño, el corte de uñas (sobre todo en aquellas razas que no las desgastan jugando), el cepillado y corte de pelo (que variará en función de la cantidad), y la limpieza de dientes cuando disponga de su juego de dientes definitivo (hacia el 7º mes).

4. Visitas veterinarias para tu cachorro

En la etapa de cachorro, y a lo largo de toda su vida, deberás realizar visitas periódicas al veterinario. En la primera, para que gestione la identificación con microchip, la desparasitación interna y externa, y las primeras vacunas y posteriores refuerzos. En la segunda, siempre que tu perro presente algún síntoma o motivo que lo incomode o le cause dolor.

5. Viajes y vacaciones con tu cachorro

A partir del momento en el que adoptas un cachorro, tus planes de viajes y vacaciones se verán condicionados por tu mascota. Afortunadamente, en la actualidad existen múltiples opciones (medios de trasporte y alojamientos "Dog Friendly"), que te ofrecen la posibilidad de disfrutar juntos en estos periodos, existiendo también guarderías o canguros que asegurarán el bienestar de tu mascota mientras estás fuera de casa.

Por último, si una vez analizados todos estos aspectos sigues pensando en adoptar un cachorro, infórmate debidamente de las vías existentes para realizar la adopción de cachorros. Existen múltiples plataformas, albergues, refugios, organismos y protectoras de perros que disponen de maravillosos cachorros en adopción.