brown and white dog
brown and white dog
brown and white dog

Ocho Consejos para Mantener Limpio a tu Perro después de un Paseo por el barro

Como probablemente ya sepas, tu lugar preferido para los paseos puede transformarse rápidamente en una ciénaga fangosa después de un poco de lluvia. Aunque tú prefieras coger las botas de agua, a tu perro le encanta chapotear por el fango tanto como pueda.

Si sigue lloviendo, puede que tengas que enfrentarte a un perro lleno de fango dos veces al día, y esto puede llegar a eliminar el placer de vuestro plan habitual de paseos.

Por tanto, ¿cómo puedes limpiar a tu perro de forma rápida y eficaz y evitar que el fango no llegue a tu alfombra?

En este artículo te enseñaremos cómo limpiar a tu perro después de un paseo por el fango y qué pasos querrás tomar para evitar que tu cachorro se ensucie tanto.

Cómo limpiar a un perro después de un paseo por el fango

Antes de salir:

  1. Provisiones - Asegúrate de llevarte suficientes toallas limpias y un champú adecuado para perros de repuesto para poder limpiar a tu perro tan rápida y eficientemente como sea posible. Si llueve durante toda la semana, puede que necesites pensar por avanzado para asegurarte de estar preparado. Por este motivo, un buen plan cosiste en planificar un programa de lavados en relación con los paseos con el perro, o puede que llegues un día a casa y descubras que no tiene nada para quitarle todo el barro que ha cogido tu cachorro.
  2. Recorta el pelo de tu perro - Un paso sencillo que puedes tomar antes de salir de casa es recortar el pelo de tu perro. Si tu perro tiene pelo largo en la parte posterior de las extremidades, puede recortarlo para que no se embarre tanto durante los paseos bajo la lluvia. La mejor manera de conseguirlo es ir a una peluquería profesional. Ellos ya lo han hecho muchas veces antes. Si cortas tú mismo el pelo a tu perro, invierte en unas tijeras de buena calidad y asegúrate de que tu perro esté tranquilo cuando le cortes el pelo. Si tu perro se mueve repentinamente (algo que puede ocurrir con perros que se ponen nerviosos fácilmente) podrías lesionarlo.
  3. Planifica tu ruta de paseo en función del tiempo - Hay algunas rutas que pueden convertirse en lodazales cuando llueve. Desafortunadamente, si no has planificado rutas alternativas de antemano, es bastante probable que acabes haciendo el mismo camino los días de lluvia (a pesar de que otras rutas podrían estar más secas). Un día sin lluvia es el momento perfecto para descubrir nuevas rutas que te ayudarán a mantener a tu perro limpio en caso de lluvias.
  4. Considera la compra de ropa de abrigo para tu perro - Muchos propietarios de perro tienen claro que su perro se llena de barro fácilmente. Por este motivo podemos encontrar ropa especialmente diseñada para proteger a tu perro en sus paseos por lugares fangosos. Antes de comprar, aconsejamos medir a tu perro para hacerte una idea de su talla. El perro debe sentirse cómodo y no sufrir restricciones de movimiento por llevar un vestido. Si quiere evitar tener que lavar a conciencia a tu perro después de cada paseo, ésta podría ser una buena opción.
  5. Saco para perros con cierre - Si vas en coche hasta la zona de paseo, puede que también quieras comprar una de estas bolsas. Los sacos para perros con cierre están elaborados con un material muy absorbente y cubren completamente a tu cachorro lleno de barro, de modo que te aseguras que el coche permanezca limpio. También puede utilizar uno de estos sacos con cierre al llegar a casa después del paseo. De este modo, gran parte del barro y humedad será absorbida antes de proceder a limpiar al perro.

Después del paseo:

  1. Duchar al perro - Si no quieres dejar entrar a tu perro a casa cuando va lleno de barro (¡no te culpamos por ello!) necesitarás ducharlo antes de dejarlo pasar. Un manguerazo puede ser una recompensa refrescante para tu perro cuando hace calor, pero en pleno invierno puede ser una experiencia muy desagradable para él. En consecuencia, lo mejor es dejar un cubo con agua templada en la puerta para poder limpiarlo antes de entrar a casa. De forma alternativa, puede pedir a un fontanero que te instale un grifo fuera de casa para poder limpiar al perro (en lugar del cubo). También necesitarás una esponja para ayudarte a retirar el fango más fácilmente. Si están dentro de casa, puedes limpiar al perro encima de un suelo que pueda limpiarse fácilmente (es decir, no encima de una alfombra o moqueta). Puedes poner papeles de periódico (o algo parecido) justo después de pasar la puerta para que quede allí parte del fango y tener preparado el champú y las toallas en el baño para una limpieza a conciencia.
  2. Toallitas - Las toallitas de un solo uso pueden ser una gran ayuda para retirar barro de tu perro. Piensa en tener toallitas de un solo uso aptas para perros y deja unas cuantas en el coche. Un beneficio añadido es que también ayudan a eliminar el típico olor a 'perro mojado'.
  3. Límpiale las patas - Si no quieres tener pisadas sucias por todo el sofá, una buena idea consiste en limpiarle las patas a conciencia cuando aún no haya subido. Haz que se siente y pídele que te dé la pata. Lo ideal sería enseñarle a hacerlo cuando aún sea muy joven. Limpia sus patas con una toalla humedecida y comprueba que no haya barro entre sus dedos.

¡Ahora ya deberías saber cómo bañar a un perro! Siguiendo el proceso explicado anteriormente ya podrás disfrutar más de los paseos bajo la lluvia en zonas con barro. Aunque sea probable que tengas que limpiar a tu perro, tenerlo todo planificado de antemano te permitirá limpiarlo con gran facilidad. Así que, ¡saca tus botas de agua y llévalo a un lodazal!