Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Detectar los signos de embarazo de tu perra

Dar la bienvenida a un repiqueteo de patitas en tu hogar es un momento emocionante para tu perra y para ti. Sin embargo, no siempre es fácil detectar cuándo tu perra está embarazada.

Gestación canina

Las perras pueden quedar embarazadas cada vez que están en celo, lo que ocurre una vez cada ocho meses. Este periodo de fertilidad dura hasta tres semanas. Además de quedarse embarazada durante este periodo, puede tener altercados con los machos si no se siente lo suficientemente preparada para aparearse. Sacarla a pasear con la correa durante el celo la ayudará a evitar peleas y, si no quieres que un macho se aparee con ella, frenará sus avances amorosos.

Como la gestación puede ser cara, y sentimental tanto para ti como para tu mascota, suele ser mejor dejar la reproducción a los expertos. Si deseas evitar que tu perra se quede embarazada, deberías pensar en esterilizarla. Te ofrecemos más información en nuestra preguntas frecuentes sobre la esterilización de perro

La gestación canina suele durar entre 61 y 65 días, aunque es posible que no adviertas ningún cambio físico obvio en tu perra hasta la recta final de su gestación. No existe algo similar a un test de embarazo canino que puedas hacer en casa, por lo que te preguntarás cómo responder a la pregunta "¿Mi perra está embarazada?"

Hay varias señales que vigilar para saber si hay perritos en camino.

Cómo saber si una perra está embarazada

  • Puede producirse una ligera secreción de flujo alrededor de un mes después del apareamiento.
  • Sus mamas pueden destacarse en color y tamaño unos treinta días después del apareamiento, e incluso podrían producir un líquido semitransparente
  • Al igual que ocurre con las náuseas del embarazo en las mujeres, tu perra puede vomitar algo en las primeras fases de la gestación. Si los vómitos no cesan o si hay algo que te preocupe, consulta a tu veterinario.
  • Empezará a ganar peso alrededor del día 35 de la gestación, el cual irá aumentando gradualmente hasta alcanzar un 50% más del peso habitual.
  • Pueden empezar a notar su barriga hinchada a partir del día 40, aunque las mamás primerizas y las perras que están gestando una camada pequeña apenas muestran cambios.
  • Es posible que esté más apagada de lo habitual o que pierda apetito. Estas señales también pueden indicar algún problema; consúltaselo a tu veterinario si estás preocupado.
  • El apetito de tu perra gestante aumentará en la segunda mitad de la gestación, por lo que tienes que estar preparado para modificar su dieta adecuadamente.
  • El veterinario puede confirmar una gestación mediante un "test de embarazo canino", que mide los niveles hormonales, a partir de los días 21-25 de embarazo, o mediante ultrasonidos a partir del día 20-22. A partir del día 30 aproximadamente tu veterinario podrá realizar un examen físico para saber cuántos cachorros está esperando tu perra. Este examen no siempre es preciso, por lo que puedes encontrarte con más cachorros de los que esperas.

Aunque tu perra debería ser capaz de ocuparse del embarazo y el parto por sí misma, estar a su lado diciéndole palabras suaves la ayudará a relajarse y te permitirá intervenir si surge algún imprevisto. La mamá te dará muchas pistas de que el parto va a empezar y de que sus cachorros ya están en camino.

Labrador marrón descansando

Signos de que el parto es inminente en tu perra

  • Advertirás que tu perra busca un lugar tranquilo para dar a luz hacia el final de la gestación. Puedes ayudarla a crear un "nido" en un lugar cálido y solitario. Lee nuestra guía de parto y nacimiento para saber cómo cuidar de tu perra gestante.