< atrás

Cuidados de un perro pequeño: bienestar físico

Cómo cuidar a tu perro pequeño a medida que crece y madura

Aunque cada raza de perros pequeños es única, la mayoría de ellas comparten las mismas necesidades de atención sanitaria. Los cuidados de un perro pequeño exigen revisiones periódicas del veterinario donde pueden prevenir el desarrollo de problemas de salud. Además, ayudan a que tu perro pequeño se familiarice con la consulta del veterinario, con las cosas que ocurren allí y con las personas que trabajan en ella. Las vacunas protegen contra enfermedades graves, como las producidas por virus, y los tratamientos periódicos contra las pulgas y las garrapatas mantienen a raya a los parásitos.

Cuidados de un perro pequeño: rutina de vacunación

Cualquiera que sea la edad de tu perro pequeño, necesitará vacunas o refuerzos anualmente para protegerse de enfermedades potencialmente mortales. Guarda la tarjeta de vacunación de tu perro en un lugar seguro y pregunta en la consulta del veterinario si tiene un servicio de recordatorio de vacunación, ya que si pasan más de 15 meses entre refuerzos, tu perro pequeño tendrá que volver a empezar su programa de vacunación desde el principio. Es posible que tu perro esté algo febril después de una vacuna, pero se recuperará enseguida. Si tienes alguna duda en los cuidados de un perro pequeño después de una vacunación, consulta siempre a tu veterinario.

Cuidados de un perro pequeño: Evitar accidentes

Los perros pequeños pueden tener accidentes inesperados. Pasea a tu perro pequeño por espacios abiertos para evitar «garrapatas» (un parásito desagradable que suele vivir en la hierba alta) y daños oculares producidos por plantas espinosas o puntiagudas. Para el cuidado de tu perro pequeño, nunca intentes deshacerte de las garrapatas por ti mismo, ya que son difíciles de eliminar y es mejor que se encargue de ellas el veterinario. Puedes evitar la asfixia dando a tu perro pequeño solo alimentos en porciones lo suficientemente pequeñas para que pueda masticarlas y tragarlas con facilidad; a la hora de jugar, utiliza una pelota en lugar de un palo.

perro pequeño en brazos de un veterinario

Cuidados de un perro: enfermedades comunes

Tu perro pequeño puede tener una gastroenteritis o la piel seca y escamosa en algún momento de su vida: son problemas de salud habituales y una visita al veterinario solucionará el problema. En ocasiones, un cambio gradual en el plan de alimentación de tu perro pequeño puede resultar muy positivo. Aunque los perros de raza grande son propensos a la artritis al envejecer, los perros pequeños son menos vulnerables a esta enfermedad. No obstante, si tu perro pequeño cojea o tiene problemas para levantarse, consulta siempre a tu veterinario.

Cuidados de un perro pequeño: higiene dental

Es importante cepillar los dientes de tu perro pequeño con regularidad, porque los problemas dentales son muy dolorosos y pueden producir infecciones. Ten cuidado con la inflamación de encías, el mal aliento y el babeo: si tu perro pequeño muestra alguno de estos síntomas, consulta a tu veterinario. Mientras tanto, cepilla los dientes de tu perro regularmente con un cepillo suave y una pasta dental adecuada para perros (un buen momento suele ser después de la hora de la comida). Comience por los laterales y avance hacia los incisivos, no al revés; cepille la superficie exterior de los dientes con un movimiento circular, manteniendo el cepillo en un ángulo de 45 º con respecto a las encías.

perro pequeño mirando a su dueño
El ejercicio habitual ayudará a tu perro pequeño a mantener su peso estable, su corazón sano y su sistema inmunitario fuerte

Cuidados de un perro pequeño: Mantenerse activo

Aunque es tentador llevar a tu perro pequeño en brazos cuando tiene prisa, es importante ayudarle a mantenerse activo en todas las etapas de su vida. El ejercicio habitual ayudará a tu perro pequeño a tener más energía y a mantener su peso estable, su corazón sano y su sistema inmunitario fuerte. ¡Cuida de tu perro!

Cuidados de un perro pequeño: hacer ejercicio

Un buen habito en cuidados de tu perro, es cambia tu rutina paseando a horas diferentes del día o yendo a distintos lugares. Los perros pequeños jóvenes agradecerán los paseos por superficies suaves, como la hierba y la arena, hasta que las almohadillas de sus patas se hayan endurecido. Ten cuidado de no excederte y evita que tu perro pequeño haga ejercicio después de comer. Mientras está fuera de casa, vigila siempre que no coma ni beba algo que no deba, y dale agua fresca y mimos después del paseo o de un juego intenso.