< atrás

El crecimiento de tu perro

Cómo planificar la atención a las necesidades de tu perro de raza pequeña durante su crecimiento y desarrollo

A diferencia de algunas razas de perros grandes que pueden sufrir un sobrepeso nada saludable por comer demasiado y no hacer suficiente ejercicio, los perros de raza pequeña y miniatura queman las calorías rápidamente. De hecho, un Pomerania necesita más del doble de calorías por libra (aprox. 450 g) que un gran danés.

Con la dieta correcta y haciendo ejercicio con regularidad, es poco probable que tu perro de raza pequeña desarrolle sobrepeso. Pero sigue siendo importante que prestes atención al peso de tu perro, a su forma física y a su grado de energía, tanto en el paso de cachorro a adulto como cuando se convierta en un perro de edad avanzada.

Condición física de tu perro

Probablemente, tu veterinario utilizará un sistema de evaluación de la condición física para comprobar si el peso de tu perro de raza pequeña es el correcto. Para ello, observará la forma corporal de tu perro y sus depósitos de grasa, colocándose de pie detrás de él y examinando su forma, desde arriba y lateralmente. También palpará la caja torácica de tu perro, la zona que rodea al cuello y la parte inferior del vientre. En un perro pequeño activo y sano se pueden palpar las costillas, se percibe la forma de la cintura y la barriguita no cuelga hacia abajo. Tampoco debe haber grasa alrededor del cuello.

Peso y forma ideales

Cada perro de raza pequeña es diferente, por lo que es importante preguntar a tu veterinario cuáles son el peso y la forma que se consideran saludables para la raza de tu perro: por ejemplo, el peso ideal para un Teckel miniatura (alrededor de 4,5 kg o 10-11 libras) es muy diferente del de un Teckel estándar (hasta 12 kg o 26 libras). Y un Bichon Frise o un Shih Tzu son razas con un pelaje tan grueso y esponjoso que puede parecer que son mucho más pesados de lo que en realidad son.

Perro comiendo en su plato
Los perros de raza pequeña son comensales exigentes que apreciarán la comida en poca cantidad pero servida con frecuencia (hasta tres o cuatro veces al día).

Comidas adecuadas para tu perro

Sus estómagos y bocas pequeños dan a las razas de perros pequeños un saludable apetito, especialmente en la etapa de cachorro en la que tu perro pequeño consumirá toda la energía de cada comida en pocas horas. Se recomienda alimentarle con raciones pequeñas y frecuentes (hasta tres o cuatro veces al día). Tu perro de raza pequeña disfrutará de recetas secas nutricionalmente completas con croquetas pequeñas de pienso crujiente o comidas húmedas con pequeños bocados de carne y verduras (cualquiera de ambas opciones será fácil de masticar y digerir para tu perro pequeño).

Peso y condición física

Algunos perros de raza pequeña, como el Bichon Frisé y el Yorkshire Terrier son conocidos por ser quisquillosos a la hora de comer y dejar siempre algo en el plato. Presta atención constante al peso y forma física de tu perro de raza pequeña para asegurarte de que no pierda peso inadvertidamente. Además, este sistema te permitirá hacer cambios eficaces en el plan de alimentación de tu perro de un modo gradual durante un período de dos semanas.

Haz comprobaciones periódicas

Si tu perro de raza pequeña tiene actualmente un peso y forma saludables, hazle una foto. Luego, haz una anotación en tu agenda para comprobar y registrar el peso y la forma de tu perrito cada dos meses (incluyendo siempre una foto). Si notas un aumento o pérdida de peso evidente, consulta siempre a tu veterinario.

Consejos de alimentación para perros de raza pequeña

Estos exigentes comensales preferirán comidas poco abundantes, pero servidas con frecuencia (hasta tres veces al día). La mejor opción es una comida para perros de raza pequeña nutricionalmente completa, ya sea comida seca con pequeñas croquetas crujientes adaptadas al tamaño de su boca o comida húmeda con pequeños bocados de carne y verduras. Ambas opciones resultarán fáciles de masticar y digerir para tu perro pequeño. Evita alimentar a tu perro con golosinas o restos de la comida familiar y, si tienes varios perros pequeños, dales de comer a horas diferentes y en sitios distintos. De ese modo, sabrás exactamente qué cantidad come cada uno de ellos.