Adiestramiento canino

Posiblemente adiestrar a tu perro no es una tarea tan complicada. Simplemente, es conveniente disponer de la información necesaria y saber cómo hacerlo de la forma más adecuada.

Entre las conductas que debes evitar están las siguientes:

  • No le grites, regañes o pegues cuando no responda a tus órdenes. El castigo físico o psicológico no es efectivo, y puede desembocar en desórdenes de comportamiento innecesarios.
  • La paciencia es un ingrediente imprescindible para el correcto adiestramiento de tu perro, independientemente de la raza o del carácter que tenga.
  • No recurras a collares de castigo u otros mecanismos de inhibición. Existen muchas formas efectivas de adiestrar un perro a través del refuerzo positivo.
  • No debes utilizar diferentes palabras para dirigirte a él cuando le des una misma orden. Destina una única palabra para cada una de ellas, y repítela cuando sea necesario.

Hacerle entender a tu perro que eres tú quién manda, forma parte del éxito de vuestra convivencia. El adiestramiento canino debe realizarse con constancia, tres o cuatro veces por semana, de forma continua y con perseverancia.

Antes de iniciar cualquier sesión de adiestramiento, debes comenzar las sesiones después de haber dado un largo paseo con tu perro, una vez que haya corrido, jugado, se haya desahogado, y haya hecho sus necesidades.

Para realizar las sesiones de adiestramiento a tu perro debes escoger un lugar tranquilo, donde nadie os distraiga, ni haya ruidos intensos, o paso constante de gente.

Utilizar premios para recompensar a tu perro es una opción excelente para recompensarlo cuando haga bien los ejercicios. Los mimos y caricias también son excelentes formas de elogiar su conducta.

Cuando tu perro obedezca a una orden, debes felicitarle con entusiasmo y con palabras que alimenten su buen hacer. Saber que estamos satisfechos por su actitud, es una motivación para él.

Si tu perro no obedece a tu orden, simplemente vuelve a la situación de inicio y comienza nuevamente con el ejercicio. Y si comete el mismo error, formula un “no” con voz firme tantas veces como sea necesario.

Cómo enseñar a tu perro a sentarse de forma sencilla

Una vez seguidas todas las pautas comentadas anteriormente, sitúate en un lugar tranquilo. Colócate delante de tu perro y sujétalo suavemente con la mano izquierda por el collar. Con la mano derecha, presiónalo sobre su espalda, a la altura de la cadera, de forma que pliegue sus patas traseras y se siente. Mientras realizas la presión con la mano derecha, y consigues que se siente, formula con voz firme, y una sola vez, la orden “Sit”. Si consigues que acepte tu orden, prémialo. Debes repetir este ejercicio de forma constante hasta que tu perro se siente cada vez que escuche la orden.

Cómo enseñar a tu perro a tumbarse

Para enseñar a tu perro a tumbarse, primero debes haberle enseñado a sentarse, ya que es un paso fundamental para la realización de este ejercicio.

Dale a tu perro la orden de sentarse, luego dile “túmbate”, y cuando lo haya hecho, sujeta un premio en la mano y ponlo cerca de su boca sin que pueda acceder a él. Retira el premio hasta que consigas que se incline hacia delante, y ves bajando hasta que tu perro se tumbe en el suelo. Una vez que se haya tumbado, dale un premio y elógialo con caricias. Antes de repetir el ejercicio, pídele que se levante por completo, y comienza la acción desde el principio.

Hombre adiestrando a un perro

Cómo enseñar a tu perro a pasear a tu lado

Para conseguir esta hazaña, necesitaras atar a tu perro con una correa corta, que no supere un metro de largo. Comienza a caminar evitando que tu perro te adelante. Camina a ritmo medio – fuerte, dando giros de 90º y 180º de forma inesperada. Si tu perro intenta avanzarte, haz un giro de rumbo, de forma que tenga que variar y destensar la correa para seguirte.

Existen también unos arneses especiales “anti-tirones”, que te facilitaran esta tarea de entrenamiento si tu perro se muestra poco receptivo a esta orden.

Pese a las pautas mencionadas, hay perros que presentan problemas de comportamiento como la ansiedad, hiperactividad y agresividad, que pueden ocasionar que tu perro no responda correctamente a las pautas de adiestramiento. En estos casos, es imprescindible realizar una consulta con un veterinario especialista en comportamiento canino (etólogo) para evaluar la situación y determinar el origen del problema.

Mi perro se rasca mucho

La procesonaria en perros. Conoce sus síntomas