Cómo bañar a un cachorro

Cuando el cachorro llega a casa por primera vez, puede ser ventajoso bañarlo para eliminar olores de su pasado y dejar que comience su nueva experiencia fresco y limpio.

La mejor manera de bañar a un cachorro de forma segura consiste, primero, en colocar a tu cachorro sobre una mesa sólida y estable, con una alfombrilla de goma para evitar que resbale. Al dejarlo en un punto elevado y desconocido entenderá que no estás jugando y te ayudará a manipularlo de forma segura y confortable.  

Coloca una toalla sobre la mesa que te ayudará a asegurar que el cachorro no caiga de la mesa y absorberá el exceso de agua.

EL PRIMER BAÑO DE TU CACHORRO

Empieza cepillando suavemente a tu cachorro antes de bañarlo. Movimientos sencillos con un cepillo apropiado bastarán para eliminar la suciedad de su pelaje y relajarlo.

Mientras, pon el secador de pelo en marcha y déjalo encima de la mesa, para que el cachorro se acostumbre al ruido de este electrodoméstico.

La idea consiste en que el cachorro se acostumbre a esta situación sin renunciar a que sea una experiencia enriquecedora y alegre para él.

Coloca luego al cachorro en un contenedor o bañera para perros de tamaño adecuado dentro de tu bañera.

Hombre secando a un cachorro con un secador

Moja el pelo del cachorro con agua templada usando el teléfono de la ducha, asegurándote de que no esté demasiado fría ni caliente.

Prepara el champú para cachorros mezclándolo con agua. Repártelo por todo el pelo usando una esponja blanda.

Frota suavemente al cachorro, no solo para lavarlo y darle un masaje, sino para que también se acostumbre a que le cuiden.

Es importante enjuagar el pelo para retirar el champú cuando termine el baño del cachorro.

¡Y llega el secado! Empieza con un secado enérgico con la toalla antes de devolver al cachorro a la mesa y utilizar el secador.

Deja que se apoye sobre tu estómago y mantenle quieto con una mano para que se sienta seguro.

Aplica aire templado sobre el pelo, empezando por la cola para no asustarle. Intenta no aplicar el chorro de aire directamente sobre el hocico y los oídos.

Asegúrate de que queda completamente seco, en particular por detrás y debajo de las patas.

Cuando hayas acabado, coloca al cachorro sobre la mesa un par de segundos y acarícialo con el cepillo.

Y para terminar, pero no menos importante, dale un premio.

Viajar con tu cachorro

Cómo desparasitar a un cachorro