Cómo cuidar a un cachorro

DESDE EL NACIMIENTO AL DESTETE

Desde el momento en que los cachorros abren los ojos, viven con su madre y sus hermanos de camada. Es, en ese momento, cuando empiezan a desarrollar sus sentidos. Inicialmente desarrollan el sentido del olfato, lo que les ayuda a encontrar el camino hacia las mamas de su madre, que ellos reconocen de forma instintiva como una fuente de nutrición.

La madre cuida de sus cachorros lamiéndolos y manteniéndolos calientes con su cuerpo. Los lame, no sólo para limpiarlos, sino también para establecer sus funciones fisiológicas básicas. Los cachorros necesitan alimento y calor. Cuando la madre se aleja temporalmente de ellos, se agrupan para compensar la pérdida de calor que ella evita con su pelaje. El contacto humano es importante porque, al manejarlos y acariciarlos, los cachorros toman conciencia de la presencia de seres humanos en su entorno desde su edad temprana.

El momento recomendado para destetar a los cachorros se contempla alrededor de los 40 días desde el nacimiento. A partir de entonces, en general los cachorros están preparados para ingerir alimentación blanda, consistente en combinar alimento seco con agua templada, de acuerdo con las raciones recomendadas.

Al principio, los cachorros pueden mostrarse un poco inquietos, pero tras observar a su madre, que les sirve como ejemplo, empezarán a acostumbrarse pronto a los nuevos sabores. Paulatinamente, puedes empezar a retirar la alimentación blanda para acabar dándoles únicamente alimento seco.

A partir de los 3 meses reduzca gradualmente la cantidad de agua añadida. Para un desarrollo saludable asegúrese de que su cachorro mantiene una condición corporal magra durante el crecimiento. Ajuste las cantidades diarias en función del nivel de actividad de su cachorro, condición física y necesidades individuales. Deje siempre a su disposición agua limpia y fresca. Para mantener a su perro saludable, consulte a su veterinario regularmente.

Cuando los cachorros cumplen un mes, es importante dejar agua a su disposición durante todo el día. En las primeras etapas de la transición desde el alimento blando al seco, notarás cambios significativos. Los cachorros empezarán a interactuar y jugar entre ellos, mejorando su postura y movimientos.

BIENVENIDO A CASA

El momento ha llegado. Tu cachorro acaba de llegar a su nuevo hogar. Quieres que su vida sea increíble desde el primer día, y aquí estamos para ayudarte a que lo consigas.

Los cachorros adoran olisquear todo lo que les rodea. Con unos simples consejos, puedes controlar esta inquietud:

  • Mantén a tu cachorro en un área limitada de tu casa, alejándolo de espacios que puedan suponer algún riesgo para él.
  • Evita dejar a su alcance medicamentos o productos que contengan agentes químicos.
  • Asegúrate de que no tiene acceso a cables o enchufes.
  • Nunca dejes que acceda a alimentos como el chocolate, ya que su ingestión es tóxica para los perros.

Consulta nuestro apartado de alimentos peligrosos para saber más – poner link a la app

En paralelo, para asegurar la correcta adaptación de tu cachorro y proporcionarle el mayor bienestar en su nuevo hogar, debes tener a mano los siguientes elemento y no descuidar estos aspectos:

Un bol para alimento y otro para agua: inclínate por materiales resistentes y fáciles de limpiar.

Su cama: será su lugar de descanso y relajación. Es muy importante que se acostumbre a ella desde el primer momento. Escoge una cama que se adapte a sus medidas y necesidades iniciales, aunque también puedes encontrar en el mercado algunas que se ajustan a sus fases de crecimiento. Sitúala en un espacio tranquilo y fácil de limpiar, pero asegúrate de que esté cerca de tu familia o de ti, para que tu cachorro se sienta seguro en su propio espacio.

Un collar y una correa: comprueba que su primer collar cumple los estándares de calidad en términos de material y resistencia (nylon o cuero). Intenta que tu cachorro se acostumbre al collar lo antes posible. Esto favorecerá que sus primeros paseos y su adiestramiento posterior sean satisfactorios para ambos.

El cepillado y el baño: para asegurar que tu cachorro se mantiene saludable y limpio, el cepillado debe formar parte de su rutina de cuidado. Escoge el que mejor se adapta a su raza y tipo de pelo. Consulta con tu veterinario la frecuencia de sus baños, y nunca utilices champús recomendados para adultos, bebés o niños.

El cuidado dental: los cachorros suelen perder los dientes de leche hacía los 6 o 7 meses. Pese a ello, es vital que se acostumbre cuanto antes a que cepilles sus dientes para generar en él un hábito saludable. Comienza con un cepillado suave y, a medida que crezca y se familiarice con esta actividad, utiliza un cepillo y pastal dental específica para perros. En ningún caso, recurras a productos destinados a adultos.

Hombre paseando a un cachorro

EL TRATO DE UN CACHORRO

Para poder hacer un seguimiento de la salud de tu cachorro, primero debes hacer que se acostumbre a ser manipulado y someterse a exploraciones.

Colócalo sobre una mesa que hayas dispuesto, ubicándolo sobre una toalla para evitar que se resbale y se caiga. Empieza cepillándolo y acariciando su cuerpo, y luego centra tu atención en sus oídos. Si tiene el pelo largo, cepilla la cara externa de sus orejas. Esto evitará que se formen nudos que luego serán difíciles de deshacer.

Levanta su oreja y comprueba que no haya manchas o úlceras en la zona exterior. Si presenta secreciones o huele mal, llevarlo al veterinario para que lo supervise será la mejor opción. Si, por el contrario, solo hay polvo y suciedad, puedes limpiarla tú mismo usando una toallita húmeda, asegurándote de hacerlo de forma minuciosa y delicada, para no asustarlo.

Vayamos a los ojos. Con una gasa humedecida con agua o una sustancia de lavado especial, limpia la parte externa de los ojos del cachorro, asegurándote de no irritarlos. Si compruebas que los ojos se irritan y lloran, también te recomendamos que lo derives al veterinario. Deberás limpiarle los ojos varias veces al día para evitar que el pelo que tiene alrededor se tiña de color rojizo.

PRIMER CONTACTO DEL CACHORRO CON EL MUNDO

Personas:

Presentar a tu cachorro a otros miembros de la familia o invitados es clave para su socialización. Disminuye su miedo a los extraños, ayudándole a convertirse en un perro adulto más amigable.

Al principio, ponle su collar y su correa para evitar que pueda saltar sobre las personas. Dale a tu perro la orden de que se siente y ayúdale a quedarse en esa posición. Esto le ayudará a mantenerse tranquilo. Aprender órdenes durante los primeros meses es fundamental para su futura fase de adiestramiento.

Mascotas:

Ten cuidado cuando le presentes tu nuevo cachorro a otras mascotas. Si se trata de un perro más mayor, es preferible que los dos estén atados. No los dejes juntos a solas al principio. Si vas a presentarle tu cachorro a un gato, toma medidas para evitar que el gato salga corriendo y se escape.

Esperamos que esta información te haya sido de utilidad. Creemos que el factor más importante para la salud y bienestar de tu perro es que lo cuides y te impliques en su crecimiento. Como dueños de perros, sabemos el sentimiento de responsabilidad que supone tener a un compañero canino durante toda su vida, y somos conscientes de que siempre quieres darle lo mejor.

Con ayuda de la ciencia, Purina® PRO PLAN® ofrece una avanzada y eficiente combinación de nutrientes para que los perros tengan una nutrición óptima en todas las etapas de su desarrollo, fomentando su buena salud desde que es cachorro. Por este motivo, te recomendamos que pruebes PRO PLAN® con Optistart®, una gama completa de alimentación para cachorros, creada para satisfacer todas sus necesidades, sea cuál sea su raza, tamaño y características físicas.

Cómo bañar a un cachorro

Las enfermedades de un cachorro