Mi perro ladra mucho

Los perros ladran para comunicarse, tanto con otras mascotas como contigo, aunque es cierto que algunas razas, debido a causas genéticas, lo hacen más que otras. Si tu perro ladra de vez en cuando, no debes preocuparte. Seguramente lo hace para alertarte sobre algo que le inquieta. El problema surge si tu perro ladra a otros perros en exceso o de manera recurrente. Es entonces cuando debes reparar en este comportamiento, e identificar las posibles causas para poner remedio y evitar que un perro ladre en exceso.

Entre los motivos más comunes por los que un perro ladra mucho, están los siguientes:

Estrés: se desarrolla cuando tu perro considera que alguna de sus necesidades básicas no está cubierta (alimentación, paseo, juego o afecto). En estos supuestos, tu perro utiliza el ladrido como una vía de escape para expresar su frustración.

Soledad: los perros son animales sociales, habituados a convivir en manada. Si tu perro pasa excesivo tiempo solo, es posible que tienda a ladrar para expresar su malestar.

Problemas de socialización: los perros que no han sido socializados correctamente cuando eran cachorros, generan miedos ante determinados estímulos del ambiente que los rodea (objetos, ruidos o personas).

Entusiasmo: como ocurre con las personas, existen perros que son más expresivos o excitables que otros. Suelen ser muy activos, y se emocionan ante la presencia de seres queridos o de otros perros con los que tienen afinidad.

Actitud “guardiana”: es propia de razas habituadas a desarrollar, debido a su naturaleza, comportamientos de vigilancia. El ladrido, en este caso, es un signo de alerta.

Miedo: si tu perro ha sufrido alguna experiencia traumática, puede tener interiorizado el temor hacia determinadas situaciones o actitudes. Eso hace que, si se siente amenazado, ladre de manera recurrente para manifestar su sensación de peligro.

Relación con otros perros: cuando los perros interactúan entre ellos, suelen manifestar reacciones diversas, asociadas a actitudes que van desde el juego hasta el establecimiento de jerarquías. Es importante, en estos casos, que observes el origen del ladrido excesivo, cuándo se produce y ante qué tipo de situaciones.  

Sea cual sea el motivo, corregir el ladrido desmesurado de un perro requiere constancia y paciencia.

Perro blanco y gris ladrando

¿Cómo evitar que mi perro ladre?

 Las pautas que te recomendamos a continuación pueden ayudarte a minimizar esta conducta:

  • Intenta que tu perro se sienta tranquilo y relajado, tanto dentro como fuera de casa. Recurre a las caricias y a los premios (snacks) para que entienda que está seguro en cualquier espacio.  
  • No lo castigues ni lo regañes cuando ladre. Trabaja este comportamiento desde el refuerzo positivo si no quieres aumentar su estrés y sentimiento de frustración. Tampoco es conveniente que lo acaricies si ladra por miedo, porque puedes transmitirle que está actuando de forma correcta.  
  • Proporciónale juguetes que disminuyan su ansiedad, y comparte experiencias con él. Pasear, y practicar deportes juntos es una excelente terapia para liberar su ansiedad y hacer que descargue toda su energía.  
  • Cuando observes que algún elemento o situación le provoca temor, intenta distraerlo con algo que le guste mucho (por ejemplo con un snack) hasta que se tranquilice.  
  • No lo fuerces a interactuar con otros perros o personas si no lo ves receptivo a ello. Fomentar la socialización y el juego con otros perros es fundamental para su bienestar, pero forzarlo puede llevar a que genere comportamientos agresivos.  

Finalmente recuerda que los animales pueden tener interiorizados aspectos que no siempre son fáciles de controlar. En el caso de que tu perro no responda a ninguna de estas pautas, y su ladrido siga siendo excesivo, te recomendamos que recurras a un veterinario especializado en comportamientos caninos (etólogo) para que pueda ayudarte a encontrar la mejor solución.

Diarrea en perros

Mi perro se rasca mucho