Enfermedades de un cachorro

Cuando adquieres un cachorro, es imprescindible acudir a un veterinario para que le realice una exploración completa, y te informe de qué vacunas y desparasitación necesita para inmunizarse durante los primeros meses de vida.

Aunque siempre es recomendable visitar al veterinario ante cualquier predisposición de tu cachorro, para saber cuándo es realmente indispensable, es conveniente que observes su aspecto y comportamiento con cierta asiduidad. De esta manera, siempre estarás al tanto de cualquier signo de alerta. Los siguientes parámetros pueden darte algunas pistas:

NARIZ

Sana: fresca, limpia, húmeda y sin secreción.

Consulta a tu veterinario: si detectas mocos u otras secreciones.

OJOS

Sanos: limpios y luminosos.

Consulta a tu veterinario: si están enrojecidos, si lagrimean y dejan marca en el pelaje o si hay alguna otra secreción.

OREJAS

Sanas: rosadas, sin olor ni suciedad interior. Es importante revisarlas semanalmente.

Consulta a tu veterinario: si el canal auditivo contiene cera oscura que se asemeja al poso del café seco.Cuando el canal auditivo está caliente, inflamado, con pus o resulta maloliente. También si tu cachorro intenta rascarse las orejas o sacude la cabeza con frecuencia.

PIEL / PELAJE

Sano: piel rosada y limpia. Libre de bultos, manchas, parásitos u excrementos de pulgas o garrapatas. Pelaje espeso, brillante y sedoso.

Consulta a tu veterinario: piel enrojecida, con protuberancias, heridas o suciedad. Cuando hay zonas sin pelo o el pelaje tiene un aspecto grasiento.

BOCA

Sana: encías rosadas. Aliento fresco. Dientes blancos.

Consulta a tu veterinario: hinchazón de las encías, inflamación y enrojecimiento. Mal aliento o dientes sucios.

Los cachorros también están expuestos a padecer una serie de enfermedades o dolencias a consecuencia de sus bajas defensas, ya que a partir de las 6 semanas los cachorros pierden la inmunidad materna.

Te explicamos las más frecuentes:

VÓMITOS EN CACHORROS

Los vómitos en cachorros son una señal de que su cuerpo necesita eliminar alguna sustancia que está dañando su organismo.

Si los vómitos son esporádicos no debes preocuparte en exceso,sobre todo, si el perro sigue teniendo apetito y sino van acompañados de sangre. Entre las causas más habituales, destacamos:

  • Infecciones víricas.
  • Presencia de parásitos intestinales o infestación por lombrices.
  • Reacciones alérgicas o intolerancias alimenticias.
  • Cambios en el tipo o marca de alimentación.
  • La ingestión de un cuerpo extraño, que pueda ocasionar obstrucción.

Si losvómitos se repiten con mucha frecuencia, unidos a otros síntomas como diarrea, problemas respiratorios e hinchazón en el abdomen, visita al veterinario con urgencia.

Ante un cuadro médico de vómitos, te recomendamos que le retires la comida a tu cachorro durante un máximo de 24 horas, hasta que el veterinario realice el diagnóstico y establezca un tratamiento.

CACHORRO CON DIARREA

Las diarreas en cachorros son relativamente frecuentes pero siempre hay que tomárselas en serio, puesto que pueden derivar en complicaciones más severas.

Los síntomas principales, además de las deposiciones líquidas y frecuentes son apatía, temblores y algunas décimas de fiebre. En muchos casos se acompaña de molestias abdominales. El tratamiento sintomático de la diarrea, consiste en dar un descanso al intestino, manteniendo ayuno durante unas horas,y alimentar seguidamente al cachorro con dieta blanda baja en grasa.

Durante ese tiempo deberás darle agua en pequeñas cantidades pero sin límite. Hidratos de carbono, como el arroz y la patata cocida, y proteínas, como el pollo o pavo cocido, son ideales para empezar a alimentar al cachorro. Como alternativa, también puedes encontrar dietas veterinarias para ayudarle a paliar los efectos provocados por la diarrea.

Debes mantener esta dieta durante 4 ó 5 días para luego volver al pienso habitual de manera progresiva y sin prisa.

Veterinaria auscultando a un cachorro de dálmata

PARVOVIRUS CACHORRO

Afecta al tracto gastrointestinal y es una de las patologías de mayor gravedad en cachorros de muy corta edad. Es infrecuente en perros adultos gracias al calendario de vacunación. Los síntomas habituales son fiebre, apatía, vómitos espumosos, diarreas, falta de apetito y heces con o sin sangre.

El parvovirus se encuentra en suelos contaminados, y es muy resistente porque se mantiene a pesar de las condiciones climáticas durante largos periodos de tiempo. Se transmite cuando el cachorro entra en contacto con heces infectadas de otros perros portadores del virus.

Si se confirma el diagnóstico, con el fin de evitar la deshidratación del cachorro, es recomendable su hospitalización inmediata para que reciba cuanto antes el tratamiento apropiado.

En general, los cachorros están más expuestos a padecer dolencias hasta que finaliza su periodo de crecimiento. Aún así, cada cachorro tiene sus peculiaridades, y puede ser que el tuyo sea más propenso a desarrollar ciertas patologías.

En Purina® PRO PLAN® nos preocupa mucho este aspecto. Por eso, pensando en hacer que vuestro mundo juntos sea siempre increíble, ponemos a la disposición de tu cachorro las variedades con Optiderma® y Optidigest®, formuladas con ingredientes específicos para satisfacer las pieles y digestiones más delicadas.

Cómo adiestrar a un cachorro

Cómo cuidar a un cachorro