Cómo desparasitar a un cachorro

DESPARASITACIÓN INTERNA DE UN CACHORRO

La desparasitación es un factor relevante en los cachorros incluso antes de nacer. Los parásitos se instalan en el tracto digestivo cuando los pequeños están dentro del vientre de la madre, y se alimentan de todo lo que los cachorros ingieren, pudiendo ocasionarles una desnutrición severa.

Los síntomas mediante los que puedes identificar esta afección, son los siguientes:

  • Diarreas o vómitos.
  • Vientre inflamado.
  • Encías pálidas.
  • Apatía.
  • Pérdida de apetito.
  • Estreñimiento.
  • Y pelaje sin brillo.

Cuando un cachorro no supera las dos semanas de vida, es imprescindible acudir al veterinario para que controle este aspecto. Puesto que las larvas y huevos de los parásitos son muy resistentes, el veterinario le administrará un producto desde las 2 hasta las 12 semanas, con el objetivo de asegurar que la erradicación interna es total. A posteriori, la desparasitación de tu cachorro se efectuará mediante comprimidos o pasta orales en función del peso del cachorro, y siempre bajo la supervisión veterinaria.

Como medida de prevención, y para evitar problemas de salud, la desparasitación interna deberás llevarla a cabo cada 3 o 4 meses, a lo largo de la vida de tu perro.

Perro rascándose la oreja

DESPARASITACIÓN EXTERNA DE UN CACHORRO

En el momento en que tu cachorro salga a la calle y empiece a dar sus primeros paseos, se expondrá fácilmente al contagio de parásitos externos. Entre los más comunes, figuran las pulgas y las garrapatas. Éstas se instalan en el pelaje del animal, ocasionándoles picor, heridas e incomodidad.

En el momento en que detectes su presencia en el pelaje de tu cachorro, es importante que se lo comuniques al veterinario. Él te explicará las diferentes opciones que existen para realizar la desparasitación externa, asegurando que tu cachorro está protegido y que no es una fuente de contagio para otros perros.
 

Entre los productos que existen en el mercado, destaca una composición líquida que, aplicada correctamente, favorece la eliminación de los parásitos. Cuando la utilices, es recomendable no haber bañado ni bañar a tu cachorro los 3 días antes, ni los 3 siguientes a la aplicación. Con la ayuda de un guante, frótalo homogéneamente a contrapelo sobre la piel de tu cachorro, apartando su pelo con la mano. Evita aplicarla sobre aquellas zonas más susceptibles de irritación (ojos, boca y oído).

La prevención es la medida más eficaz y recomendable para evitar que tu cachorro esté sujeto a este problema. En el veterinario y en tiendas especializadas, puedes encontrar soluciones 100% satisfactorias (pipetas y comprimidos orales) para asegurar el bienestar de tu perro durante todas las etapas de su vida.

Veterinaria auscultando a un cachorro

Las enfermedades de un cachorro

Cachorro mirando por encima de los asientos traseros de un coche

Viajar con tu cachorro