Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Afgano

  • TamañoGrande
  • PeloMedio / Largo
  • MudaModerado
  • AseoDiario
  • Adecuado para estar soloDe 1 a 3 horas
  • Otras MascotasAlto
  • RuidosoNo demasiado ruidoso
  • AlergiasNo
  • GuardiánBajo
  • GrupoDe caza

Descripción

El Afgano, un perro de aspecto noble y digno, se yergue con orgullo y elegancia luciendo el largo y lustroso pelaje, que es su mayor atractivo. Es una raza grande con una altura de 68 a 74 cm en la edad adulta para el macho y de 63 a 69 cm en el caso de las hembras. El magnífico pelaje puede ser de cualquier color, desde negro a plateado, pasando por todos los colores, patrones y combinaciones entre medias. El peso medio es de 25 kg aproximadamente con un mínimo de unos 20 kg y un máximo de unos 27 kg dependiendo del sexo y la constitución del perro.

Origen

El Afgano, que es una de las razas más antiguas del mundo, atrajo por primera vez la atención de Occidente en el siglo XIX. Sus orígenes exactos se desconocen, aunque existen muchas leyendas, ¡como que Noé dio cobijo a un Afgano en su arca! En Afganistán cohabitan diferentes variaciones de la raza y se utilizan para guardar y guiar rebaños y ganado, así como para ayudar en la caza en la montaña de ciervos, antílopes, liebres e incluso depredadores como los lobos, los chacales y los leopardos de las nieves.

Personalidad

A menudo se muestra distante con los desconocidos, por lo que es imprescindible la socialización para este regio perro, al igual que un adiestramiento para cachorros, sobre todo para que aprenda a responder a la llamada del amo. No mostrará ninguna reserva con su familia y las personas a las que conoce. Es extraordinariamente leal y cariñoso. El Afgano está hecho para correr y su momento más feliz es cuando corre a toda velocidad con el viento acariciándole el pelaje detrás de una pelota o una ardilla a la que ha descubierto.

Salud

El Afgano es una raza sana y robusta en general con pocos problemas específicos que sean frecuentes.

Ejercicio

Un Afgano adulto necesita mucho ejercicio (preferentemente, unas dos horas al día o más). Le encanta correr libre, pero, debido a su tendencia a perseguir y cazar, primero asegúrese de que responderá a su llamada y suéltelo solo en áreas seguras, lejos de peligros como el tráfico.

Nutrición

Los perros de razas grandes, además de tener un gran apetito, requieren un equilibrio de nutrientes diferente, incluyendo los minerales y las vitaminas, al de los perros de menor tamaño. El Afgano es propenso a sufrir la distensión del estómago y otros problemas estomacales; unas comidas más reducidas y frecuentes podrían minimizar el riesgo.

Aseo

El glamuroso pelaje, largo y sedoso, tiene un precio: resulta muy laborioso mantenerlo en perfectas condiciones. Se recomienda cepillarlo a diario para evitar enredos y nudos, y requiere baños regulares para mantenerlo limpio. Es especialmente importante cepillarlo bien cuando pierde el pelaje de cachorro para evitar que el pelo nuevo se enrede con el antiguo, lo que le causaría molestias.