Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Braco de Weimar (de pelo corto/suave)

  • TamañoGrande
  • PeloCorto / suave
  • MudaPequeño
  • AseoMenos de una vez a la semana
  • Adecuado para estar soloMenos de 1 hora
  • Otras MascotasAlto
  • RuidosoNo demasiado ruidoso
  • AlergiasNo
  • GuardiánAlto
  • GrupoDe caza

Descripción

Con su pelo corto, lustroso y gris plateado, los Bracos de Weimar son una de razas más destacables. Siendo los más altos de los perros perdigueros, son muy gráciles y veloces, llenos de brío y resistencia. Existen dos variedades: la de pelo corto y la de pelo largo, siendo esta última la menos común. El color predominante del Braco de Weimar es gris plateado con tonalidades de gris ratón. Los machos adultos miden unos 61-69 cm y pesan alrededor de 27 kg, y las hembras miden 56-64 cm de alto y pesan unos 22,5 kg.

Origen

Un perro del estilo de los Weimaraner o Bracos de Weimar aparecía ya en un lienzo de Van Dyke a principios del siglo XVII. Se cree que esta raza procede de una población similar a la del Braco Alemán de Pelo Corto, a la que pronto se añadió el Bloodhound mediante cruces con una o más razas de sabuesos. Esta raza adopta su nombre de la corte de Carlos Augusto, Gran Duque de Weimar, y se empleaba inicialmente para la caza mayor de lobos, gatos monteses, ciervos, pumas, osos, etc.... Cuando la caza mayor desapareció de Europa a finales del siglo XIX, estos perros se convirtieron en ejemplares poco comunes. No obstante, a través de su cruce selectivo, se convirtieron en cazadores y en perros de aves.

Personalidad

Los Bracos de Weimar son perros muy completos a los que les encanta la vida familiar. Son afables y enérgicos pero, gracias a sus cualidades de vigilancia, son también unos magníficos perros guardianes. Desarrollan un carácter muy fuerte, por lo que no serían el perro ideal para un dueño novato. No obstante, si cuenta con la experiencia suficiente y puede sociabilizarlos, adiestrarlos y ejercitarlos, son unos compañeros muy gratificantes.

Salud

Como ocurre con otras muchas razas, los Bracos de Weimar pueden desarrollar displasias de cadera (una afección que puede provocar problemas de movilidad), por lo que es importante realizar pruebas de cadera a los perros antes de su crianza. También al igual que muchas razas de gran tamaño, tienen una mayor tendencia a padecer algunas enfermedades de los huesos, del corazón y una enfermedad específica del estómago (distensión y vólvulo gástrico).

Ejercicio

Los Bracos de Weimar deberán disfrutar de largos paseos regularmente para poder permanecer tranquilos en casa. Si no hacen suficiente ejercicio, pueden volverse muy destructivos y ponerse tristes. Les encanta nadar y recuperar objetos, y ambas actividades mantienen ocupadas sus activas mentes. Un Braco de Weimar adulto necesita más de dos horas de ejercicio diario regular.

Nutrición

Los perros de razas grandes, además de tener un gran apetito, requieren un equilibrio de nutrientes diferente, incluyendo los minerales y las vitaminas, al de los perros de menor tamaño. Los Bracos de Weimar pueden ser propensos a hincharse y a padecer problemas estomacales, para minimizar este riesgo, deberá ofrecerles comidas menos abundantes pero también más frecuentes.

Aseo

El Braco de Weimar de pelo corto es una de las razas que se mantienen limpias más fácilmente, ya que necesitan muy poco aseo. Aun habiendo estado por los campos más embarrados, parece que la suciedad se desprende de él fácilmente, por lo que tan solo tendrá que dar un poco de brillo a su pelaje. La variedad de pelo largo, menos común, presenta un pelaje de 2,5-5 cm de largo y con zonas más largas aún, por lo que requiere más atención. Deberán peinarse y cepillarse con regularidad. También deberá comprobar sus orejas regularmente para asegurarse de que no desarrollen infecciones.