Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Galgo italiano

  • TamañoDe compañía
  • PeloCorto / suave
  • MudaPequeño
  • AseoMenos de una vez a la semana
  • Adecuado para estar soloMenos de 1 hora
  • Otras MascotasMedio
  • RuidosoNo demasiado ruidoso
  • AlergiasNo
  • GuardiánBajo
  • GrupoDe compañía

Descripción

Es un perro esbelto y elegante, con el porte habitual de los galgos pero en miniatura. El pelaje es liso y brillante con una gran variedad de tonos (encontrarás más información en el estándar de la raza). La cabeza es estrecha y tiene un hocico muy fino y las orejas altas y suavemente plegadas. La columna vertebral se curva ligeramente y la grupa se hunde claramente. Levanta mucho las patas al andar y camina con total confianza. Los galgos italianos adultos tienen una altura de 32 - 38 cm y pesan 3,6 - 4,5 kg.

Origen

Se cree que el galgo italiano es originario de Egipto; de hecho, en las tumbas de los faraones se han encontrado perros momificados muy similares a la raza actual. El perro fue llevado por los romanos a la cuenca mediterránea en el siglo VI antes de Cristo, donde llegó a ser el favorito de la nobleza griega y romana. Este perro alcanzó la cumbre de su popularidad en los siglos XVI y XVII, en los que actuó como figura decorativa de muchas cortes. Algunos propietarios famosos de galgos italianos fueron la reina María de Escocia, Carlos I, Federico el Grande y la reina Victoria. El galgo italiano puede haberse usado para la caza de conejos, pero se crió principalmente como perro de compañía.

Personalidad

Es un perro adorable al que le encanta acurrucarse, en parte por cariño y en parte por su necesidad de entrar en calor. Para el galgo italiano se recomienda una socialización desde muy joven, para que acepte con mayor facilidad a las personas o las situaciones nuevas. A este perro puede llevarle un tiempo crear vínculos, pero una vez establecida una amistad es un excelente compañero.

Salud

El galgo italiano suele ser una raza con buena salud, aunque es propenso a romperse las patas. Como muchas razas, puede sufrir trastornos oculares hereditarios, por lo que es importante hacer un chequeo de la vista antes de criar.

Ejercicio

A pesar de ser muy pequeño, no deja de ser un galgo y le encanta correr. Lo mejor es dejar correr al galgo italiano en un espacio cercado, aunque, si tiene la oportunidad, saldrá corriendo detrás de una presa. Se debe controlar atentamente el ejercicio hasta que el perro se haya desarrollado por completo. Un adulto sano necesita una hora diaria de ejercicio, como mínimo.

Nutrición

Los perros de compañía cuentan con un metabolismo rápido, lo que significa que queman energía a un ritmo muy alto. Esto supone que, con un estómago tan pequeño, deben comer poco pero a menudo. Los alimentos para razas pequeñas están específicamente ideados con proporciones adecuadas de nutrientes clave y unos granos de pienso de menor tamaño que se adapten a bocas más pequeñas. Esto, además, estimulan la masticación y mejora la digestión.

Aseo

El pelaje del galgo italiano es tan corto que apenas necesita atención. Se realzará el brillo del pelaje si se frota hacia abajo con un paño. Estos perros necesitan un buen cuidado dental, ya que son muy propensos a sufrir problemas dentales.