Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Malamute de Alaska

  • TamañoGrande
  • PeloMedio / Largo
  • MudaPesado
  • AseoDiario
  • Adecuado para estar soloDe 1 a 3 horas
  • Otras MascotasBajo
  • RuidosoComunicativo
  • AlergiasNo
  • GuardiánBajo
  • GrupoDe trabajo

Descripción

El Malamute, con un aspecto similar a un lobo, es un perro grande e imponente que tiene características típicas del Spitz (una cola con frecuencia curvada sobre el lomo, un pelaje muy grueso, orejas erectas y una cabeza cuneiforme). El Malamute macho mide de 64 a 71 cm en la edad adulta y la hembra, de 58 a 66 cm. El peso varía entre los 38 y los 56 kg. El pelaje puede presentar diferentes colores y tonalidades: desde blanco y gris claro hasta negro, y desde dorado hasta rojo y más intenso, con manchas.

Origen

Una tribu Inuit nómada del noroeste de Alaska, llamada los Malamutes, creó esta raza para tirar de grandes cargas en condiciones climatológicas extremadamente duras y para ayudar con la caza. Comparte su ascendencia con otras razas árticas, como el Samoyedo y el Husky siberiano, aunque su constitución no favorece la velocidad, sino la fuerza. Con su pelaje doble y grueso, su fuerza y su resistencia, no es de extrañar que el Malamute haya ayudado a arrastrar cargas en expediciones polares, algo que pocas razas más pueden soportar.

Personalidad

Puede que parezca un lobo, pero no actúa como tal. El Malamute es un compañero amistoso y cariñoso, aunque quizá no sea la raza ideal para alguien que tiene su primer perro. Le encanta excavar y aullar, y puede sentir un gran impulso por perseguir a pequeñas criaturas peludas, como ardillas, gatos o perros pequeños. Por tanto, es esencial una temprana y completa socialización y un buen control de la obediencia a lo largo de su vida, incluyendo una respuesta fiable por su parte cuando se le llame.

Salud

Al igual que muchas otras razas, el Malamute de Alaska puede sufrir displasia de cadera (una enfermedad que puede provocar problemas de movilidad). Por tanto, es importante un examen de la cadera y de los ojos antes de dedicar al perro a la crianza.

Ejercicio

El Malamute necesita, como mínimo, dos horas al día de ejercicio, preferiblemente más. Le encanta tirar, por lo que es básico un temprano adiestramiento con la correa. A muchos les gusta practicar el canicross, una actividad en la que corren con sus amos, pero evite el ejercicio vigoroso cuando haga calor.

Nutrición

Los perros de razas grandes, además de tener un gran apetito, requieren un equilibrio de nutrientes diferente, incluyendo los minerales y las vitaminas, al de los perros de menor tamaño. El Malamute de Alaska es propenso a sufrir la distensión del estómago y otros problemas estomacales; unas comidas más reducidas y frecuentes podrían minimizar el riesgo.

Aseo

Con un manto inferior grueso que puede tener una profundidad de 5 cm, junto con un pelaje protector áspero y grueso por encima, el Malamute está bien protegido contra el clima duro y severo. Pero en una casa con calefacción centralizada, puede sufrir una abundante caída de pelo. Un cepillado diario ayudará a recoger mucho pelo suelto.