Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

San Bernardo (pelaje medio/largo)

  • TamañoGigante
  • PeloMedio / Largo
  • MudaPesado
  • AseoMás de una vez a la semana
  • Adecuado para estar soloDe 1 a 3 horas
  • Otras MascotasAlto
  • RuidosoEn general, tranquilo
  • AlergiasNo
  • GuardiánMedio
  • GrupoDe trabajo

Descripción

Los San Bernardo son una de esas razas inconfundibles, con sus enormes proporciones y su gran altura. Son perros musculosos con cabezas autoritarias e imponentes y tienen la capacidad de recorrer terrenos abruptos con movimientos calmados y suaves. Esta raza puede ser de color anaranjado, caoba atigrado, rojizo atigrado o blanco con manchas de estos colores. El macho adulto mide como mínimo 75 cm y, la hembra, 70 cm. Su peso es de unos 68-91 kg.

Origen

Esta raza debe su nombre al Hospicio del Paso del Gran San Bernardo, fundado en el año 980 d.C por San Bernardo de Mentón como refugio para los viajeros que cruzaban este peligroso paso alpino entre Suiza e Italia. En el año 1707 los monjes de este Hospicio, superados por el trabajo, se dieron cuenta de que los perros, con su magnífico olfato, fuerza y protegidos del clima por su pelaje estaban mejor dotados que ellos mismos para rescatar a los viajeros, gracias a su sentido de orientación innato. De este modo, crearon su propio programa de cría, denominando a estos perros los Mastines Alpinos. Son bien conocidas sus historias de grandes rescates, siendo Barry uno de sus ejemplares más famosos, de quien se dice que llegó a salvar la vida de 40 personas.

Personalidad

El carácter del San Bernardo podría resumirse con la expresión un "gigante bueno". Son perros afables, de confianza y apacibles a los que les encanta la vida familiar. También son muy leales y no suelen ladrar, si bien le defenderán a usted y a sus posesiones cuando sea necesario. Normalmente aceptan sin problemas estar con otros animales domésticos. Cuando son jóvenes, se les debe enseñar desde una edad muy temprana a no tirar de la correa, ya que se trata de un hábito muy difícil de romper cuando se hacen mayores.

Salud

Los problemas de salud más graves que suelen observarse en los San Bernardo son diversos trastornos de los huesos, como el cáncer de huesos, la epilepsia y las enfermedades coronarias. Como ocurre con muchas otras razas, pueden sufrir diversos trastornos oculares hereditarios, así como displasias en caderas y codos (una afección de las articulaciones que puede provocar problemas de movilidad). Por tanto, es importante un examen de la cadera y de los ojos antes de dedicar al perro a la crianza.

Ejercicio

Los cachorros de San Bernardo deberán ejercitarse de forma muy gradual para evitar sobreesfuerzos en sus huesos y sus tejidos durante el crecimiento e, incluso en el caso de los adultos, debe tenerse cuidado de realizar el ejercicio de forma gradual. Dicho esto, se trata de un perro que, teniendo en cuenta su tamaño, no necesita grandes cantidades de ejercicio. Bastará con una hora diaria en el caso de los adultos.

Nutrición

Los perros de raza gigante, además de un apetito enorme, requieren una proporción de minerales y vitaminas diferente que necesita para el buen mantenimiento de las diferentes articulaciones y cartílagos. Los San Bernardo tienden a hincharse y a padecer problemas estomacales: intente ofrecerles comidas menos copiosas y más frecuentes para minimizar este riesgo.

Aseo

Pueden presentar dos tipos de pelaje: suave o áspero. El de pelo suave es corto y el de pelo áspero es largo. El cepillado no suele ofrecer problemas más allá de la gran superficie de pelo que hay que cepillar. Necesitan que se les peine o se les cepille varias veces a la semana para eliminar los pelos que se le hayan caído. Deberá mantener bien limpios los oídos y comprobar regularmente sus ojos, especialmente en el caso de los perros con los párpados caídos. Los San Bernardo son perros bastante limpios, pero tienden a babear.