Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Setter inglés

  • TamañoGrande
  • PeloMedio / Largo
  • MudaModerado
  • AseoMás de una vez a la semana
  • Adecuado para estar soloDe 1 a 3 horas
  • Otras MascotasAlto
  • RuidosoNo demasiado ruidoso
  • AlergiasNo
  • GuardiánBajo
  • GrupoDe caza

Descripción

Esta raza grande, glamurosa y elegante es simétrica y de constitución sólida. Constituye el paradigma de la fuerza, la gracia y la resistencia. Su pelaje largo y lacio es sedoso y con abundantes flecos. Se utiliza el término "belton" (salpicado) para describir el color del manto del setter inglés. El color de fondo es siempre blanco con negro (azul belton), o con limón (limón belton), o con naranja (naranja belton), o con hígado (hígado belton), o tricolor (una mezcla de azul belton con hígado o fuego belton y fuego). Los machos adultos miden aproximadamente 65 - 69 cm y pesan alrededor de 28,5 kg; las hembras miden 61 - 65 cm y pesan 27 kg.

Origen

Los orígenes de la raza se remontan al siglo XVI en que ya era conocido como un buen perro de caza. Existen diferentes versiones de la historia exacta de la raza. Algunos sugieren que la raza desciende de varios spaniels de tierra españoles. Otra teoría defiende que la raza se creó mediante cruces del antiguo spaniel de agua, el antiguo perdiguero español y los primeros tipos de springer. El primer texto conocido que habla de las razas setter es una traducción del latín ("Of Englishe Dogges", del Dr. Johannes Caius) realizada en 1576, pero no está totalmente claro si hace referencia a los antepasados del setter actual. La primera exposición de razas que incluyó al setter inglés tuvo lugar en 1859 en Newcastle-upon-Tyne, al noreste de Inglaterra.

Personalidad

Los setter ingleses son perros de carácter amable y amistoso que establecen una buena relación con sus familias. Son perros alegres y sociables que anunciarán la llegada de visitantes y les tratarán como si les conocieran de toda la vida. Se portan bien con los niños y se muestran muy tolerantes. Se sienten felices con otros perros y animales domésticos.

Salud

Como muchas otras razas, el setter inglés puede sufrir varios trastornos oculares hereditarios y displasia de cadera (un trastorno que puede provocar problemas de movilidad). Por tanto, es importante un examen de la cadera y de los ojos antes de dedicar al perro a la crianza. También puede manifestarse un tipo de sordera hereditario, por lo que conviene hacer pruebas para detectarla desde temprana edad.

Ejercicio

Esta raza necesita un montón de ejercicio: un adulto sano necesitará más de dos horas de ejercicio al día. Tienen tendencia a vagar, por lo que debes asegurarte de que tu jardín esté bien cercado.

Nutrición

Los perros de razas grandes, además de tener un gran apetito, requieren un equilibrio de nutrientes diferente, incluyendo los minerales y las vitaminas, al de los perros de menor tamaño. El setter inglés es propenso a los problemas de hinchazón y estomacales, cuyo riesgo se reducirá con comidas más pequeñas y frecuentes.

Aseo

El setter inglés necesita bastante peinado y corte para mostrar su mejor imagen. Es necesario recortar con regularidad el pelo que nace entre las almohadillas y bajo las orejas. Debe permitirse que entre el aire en los oídos para evitar infecciones. Los flecos necesitarán una atención de vez en cuando. En caso de exposición, esta raza necesitará mucha más atención.