Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Setter irlandés

  • TamañoGrande
  • PeloMedio / Largo
  • MudaPequeño
  • AseoDiario
  • Adecuado para estar soloDe 1 a 3 horas
  • Otras MascotasMedio
  • RuidosoNo demasiado ruidoso
  • AlergiasNo
  • GuardiánBajo
  • GrupoDe caza

Descripción

La característica más destacada de este perro de caza grande y musculoso es su abundante pelaje de color castaño a caoba. Es un pelaje sedoso y liso, con flecos en las patas, en las orejas y en la cola. Equilibrado y elegante, este perro camina a paso largo con la cabeza bien alta. El macho adulto medio alcanza los 65 cm y pesa 30,5 kg; las hembras adultas están en torno a los 61 cm y pesan 26 kg.

Origen

El setter irlandés es el más antiguo del grupo de los setter, precediendo incluso al escocés y al inglés. Se cree que la raza se desarrolló a partir de antiguos spaniel, setting spaniel y un setter de Escocia. En 1882 se creó el Club del Setter Rojo en Dublín, impulsado por el programa de cría del conde de Enniskillen, quien desarrolló el pelaje rojo liso característico. En la década de 1940, la raza estuvo a punto de ser diezmada por la atrofia progresiva de retina, una enfermedad ocular más conocida como APR. Gracias al desarrollo de las pruebas de ADN que permiten identificar a los portadores, la raza ha conseguido recuperarse y la incidencia de la APR ha descendido drásticamente.

Personalidad

Un setter irlandés adecuadamente criado, socializado y adiestrado es un animal de compañía extraordinariamente dulce y cariñoso con la familia. Si tiene que compartir hogar con un gato, es esencial que se acostumbre a ellos desde pequeño y que se le vigile con atención. Dado que es tremendamente amistoso no es un buen perro guardián, aunque avise de la presencia de visitas. El setter irlandés sigue siendo un cachorro de corazón durante toda su vida, siendo este uno de sus rasgos más entrañables.

Salud

Como muchas otras razas, el setter irlandés puede sufrir varios trastornos oculares hereditarios y displasia de cadera (un trastorno que puede provocar problemas de movilidad). Por tanto, es importante un examen de la cadera y de los ojos antes de dedicar al perro a la crianza. También puede ser propenso a sufrir trastornos gastrointestinales.

Ejercicio

El setter irlandés ha sido creado para cazar aves, por lo que es muy activo y necesita un montón de ejercicio (más de dos horas al día en el caso de un adulto). Aunque se distrae fácilmente, tiene instinto de caza, por lo que seguirá un rastro hasta el final si no se le enseña a volver cuando su amo lo llame.

Nutrición

Los perros de razas grandes, además de tener un gran apetito, requieren un equilibrio de nutrientes diferente, incluyendo los minerales y las vitaminas, al de los perros de menor tamaño. Los setter irlandeses son propensos a los problemas de hinchazón y estomacales, cuyo riesgo se reducirá con comidas más pequeñas y frecuentes.

Aseo

La joya de la corona de este perro es, por supuesto, su pelaje. Necesita un cepillado diario para mantener los flecos libres de enredos. En ocasiones, su dueño tendrá que recortar el pelo entre las almohadillas y detrás de las orejas para evitar la formación de enredos. Es posible que sean necesarios los servicios de un peluquero canino profesional para un buen corte de vez en cuando. Con todo, de cara a una exhibición, el pelaje necesitará una gran atención y cuidados para que el perro sea competitivo. Un aspecto esencial del aseo que no puede ser ignorado es una limpieza atenta y regular de las orejas. Como tiene las orejas caídas, la circulación de aire en el interior de las orejas es muy escasa y es probable que las bacterias proliferen y provoquen infecciones.