Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Scottish Terrier o Terrier Escocés

  • TamañoPequeño
  • PeloMedio / Largo
  • MudaPequeño
  • AseoMás de una vez a la semana
  • Adecuado para estar soloDe 1 a 3 horas
  • Otras MascotasMedio
  • RuidosoNo demasiado ruidoso
  • AlergiasNo
  • GuardiánMedio
  • GrupoTerrier

Descripción

A pesar de su pequeño tamaño, el Terrier Escocés da la impresión de ser un perro fuerte y potente. Tienen un manto exterior duro con pelo áspero y un manto inferior denso y suave, además de unos bigotes y cejas muy prominentes. Los Terrier Escoceses pueden ser negros, pajizos o atigrados. Los adultos miden entre 25 y 28 cm y pesan 8,5-10,5 kilos.

Origen

No se han encontrado registros que mencionen esta raza hasta 1859, año en el que los Scottish Terrier participaron en concursos como un pura raza, a pesar de que lo hicieran bajo la denominación "Aberdeen Terrier" (Terrier de Aberdeen", la zona de Escocia en la que se criaban). Sin embargo, parece cierto que el West Highland White Terrier y los Terrier Escoceses están estrechamente emparentados, ya que los antepasados de ambos procedían de la zona de Black Mount en el Condado de Perth y de la zona de Rannoch. Estos perros se empleaban para sacar alimañas de las rocas, ratas de debajo de la tierra y otros bichos de los graneros.

Personalidad

Este tipo de perro se consideraba sí mismo como un perro de gran tamaño y exhibe un arrojo y una valentía propios de los perros grandes. Los extraños pueden considerar a estos perros algo sombríos y serios, pero con sus familias y amigos son ejemplares leales, afectuosos y alegres. Los Scottish Terrier, a pesar de su gran lealtad hacia sus dueños, son perros independientes que requieren mucha motivación, diversión y paciencia para su adiestramiento.

Salud

Los problemas de salud más comunes en los Scottish Terrier son una enfermedad específica de los huesos de la mandíbula, un trastorno muscular que les provoca calambres y una mayor predisposición a determinados tipos de cáncer, especialmente, al cáncer de vejiga. Como ocurre con muchas otras razas, pueden padecer trastornos oculares hereditarios, por lo que recomendamos que se les realicen pruebas oftalmológicas antes de su cría.

Ejercicio

Los Scottish Terrier son animales poco exigentes en cuanto a sus necesidades de ejercicio y se adaptarán fácilmente a las circunstancias. Un perro adulto necesita una hora diaria de ejercicio, aunque estará encantado si le puede ofrecer más tiempo.

Nutrición

Los perros pequeños cuentan con un metabolismo rápido, lo que significa que queman energía a un ritmo muy alto. Esto supone que, con un estómago tan pequeño, deben comer poco pero a menudo. Los alimentos para razas pequeñas están específicamente ideados con proporciones adecuadas de nutrientes clave y unos granos de pienso de menor tamaño que se adapten a bocas más pequeñas. Esto, además, estimulan la masticación y mejora la digestión.

Aseo

Los Scottish Terrier necesitan un stripping profesional tres o cuatro veces al año, en el que se le recortarán el pecho, las piernas y la cabeza. Entre estas sesiones, su pelaje deberá peinarse y cepillarse regularmente, especialmente alrededor de la boca, donde se le pueden quedar restos de comida en la parte del bigote y de la barba.