Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Alimentos y sustancias nocivas para perros

Es importante mantener una dieta equilibrada para tu perro. En Purina encontrarás todo lo que necesitas saber sobre los alimentos y sustancias nocivas.

Reducir riesgos para tu perro

Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a hacer de tu casa un lugar seguro para tu perro.

  • Mantén los productos de limpieza fuera de su alcance. Aunque algunos únicamente producirán un leve malestar digestivo, otros pueden causar quemaduras graves en la lengua, la boca y el estómago; o incluso provocar la muerte.
  • Coloca los pesticidas en lugares a los que tu perro no pueda acceder. Aquí se incluyen las trampas para ratas y ratones, el veneno para hormigas y cucarachas, y los cebos para caracoles y babosas.
  • No des a tu perro ningún medicamento a menos que te lo haya indicado el veterinario. Muchos medicamentos para humanos pueden ser mortales para un perro, por lo que debes pedir consejo a tu veterinario antes de administrárselo.
  • Guarda los medicamentos en un lugar seguro. Lo ideal es guardar los medicamentos, tanto si los ha prescrito un médico como si no, en un armario cerrado con llave.
  • Nunca dejes chocolate a su alcance. Incluso menos de media onza de chocolate para fundir (menos de 15 g) por libra (450 g) de masa corporal del perro puede causar problemas.
  • Presta atención a las cosas que están o caen en el suelo. Incluso los objetos de uso doméstico cotidiano pueden ser peligrosos, como monedas de céntimos (contienen una alta concentración de zinc), bolas de alcanfor, esencias florales, suavizantes de telas, detergentes para el lavavajillas (contienen detergentes catiónicos que pueden causar lesiones corrosivas), baterías (contienen sustancias ácidas o alcalinas que también pueden causar lesiones corrosivas), plastilina casera (alto contenido en sal), calentadores de pie o de mano (contienen altos niveles de hierro), cigarrillos, café molido y bebidas alcohólicas.
  • Los productos para coches son venenosos para los perros. Mantén el aceite, la gasolina y el anticongelante fuera de su alcance: incluso la mínima cantidad de anticongelante (etilenglicol) puede ser mortal.
  • Comprueba los tratamientos antipulgas antes de usarlos. Pide a tu veterinario que te recomiende un producto antipulgas adecuado para tu perro, y sigue las instrucciones de la etiqueta. Si tienes dudas sobre el uso del producto, consulta al fabricante o a tu veterinario.
  • Mantén a tu perro alejado cuando utilices fertilizantes, herbicidas o insecticidas. Asegúrate de mantenerlo alejado hasta que el producto se haya secado por completo, y guarda siempre estos productos en un lugar seguro lejos del alcance de tu perro.
  • Ten presentes las sustancias contaminantes. Aquí se incluyen los vapores de productos de limpieza, pesticidas, pinturas y barnices, así como los agentes microbianos y fúngicos de los acondicionadores de aire, conductos de aire, filtros y humidificadores.
  • Ten cuidado al eliminar pinturas de plomo. La ingestión de plomo puede causar vómitos, diarrea o estreñimiento, pérdida de apetito o de coordinación muscular, ceguera e, incluso, convulsiones. Asegúrate de no dejar a su alcance productos de pintura, linóleo y calafateo que contengan plomo.
  • Sé consciente de las plantas que tienes en tu casa y en tu jardín. Ingerir una planta tóxica puede ser fatal para tu perro. Te ofrecemos más información a continuación.

Plantas que pueden resultar tóxicas para los perros

Como es lógico, tiene una importancia fundamental saber qué plantas pueden ser perjudiciales para tu perro. Por eso, hemos elaborado la lista siguiente, te resultará muy útil. Recuerda que, aunque es muy completa, no es exhaustiva. Recuerda vigilar de cerca a tu perro si tienes estas plantas en tu casa o jardín, y considera la posibilidad de eliminarlas.

  • Aloe vera
  • Manzana (semillas)
  • Albaricoque (hueso)
  • Azafrán de otoño
  • Cerezo (semillas y hojas marchitas)
  • Narciso
  • Azucena blanca
  • Colocasia (Orejas de elefante)
  • Hiedra común, hiedra venenosa, potus y otras plantas trepadoras
  • Dedalera
  • Geranio
  • Marihuana
  • Narciso
  • Laurel
  • Azucena oriental
  • Melocotón (hojas marchitas y huesos)
  • Prímula
  • Rododendro
  • Planta del tomate (fruta verde, tallo y hojas)
  • Tejo
  • Amarilis
  • Azalea
  • Ave del paraíso
  • Clemátide
  • Ciclamen
  • Eucalipto
  • Ficus indio (árbol del caucho)
  • Lirio de los valles
  • Muérdago
  • Belladona
  • Cebolla
  • Spathiphyllum (Lirio de la paz)
  • Flor de Pascua (toxicidad baja)
  • Costilla de Adán
  • Lirio atigrado
  • Ficus benjamina

El Servicio Veterinario de Información sobre Venenos (VPIS, por sus siglas en inglés) es un servicio de información sobre venenos conocido internacionalmente, con sede en Londres. Aunque sus expertos sólo atienden preguntas directas de veterinarios (no de dueños de mascotas), el sitio web de VPIS proporciona mucha información útil. Si te preocupa que tu perro haya ingerido alguna sustancia potencialmente tóxica, consulta siempre a tu veterinario para obtener información y orientación.