Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

La alimentación de tu perra embarazada

Es importante mantener a la futura mamá sana durante la gestación. En Purina encontrarás todo lo que necesitas saber sobre la alimentación de las perras gestantes.

La llegada de los perritos va a ser muy emocionante y agotadora, tanto para tu perra como para ti. Aunque es maravilloso dar la bienvenida a tu hogar a unas adorables bolitas de pelo, para la nueva mamá va a ser un trabajo duro gestar, parir y cuidar de una camada traviesa.

Por tanto, es muy importante que te asegures de que su comida contiene todos los nutrientes que necesita. Comer adecuadamente garantizará que tanto la mamá como sus cachorros estén sanos y felices.

Aunque la comida formulada para adultos es estupenda para su dieta habitual, durante la gestación necesitará una aportación adicional de nutrientes, sobre todo si está esperando una camada grande.

Las futuras mamás necesitan mayor cantidad de energía y de proteínas, presentes ambas en una comida de buena calidad para cachorros. Alimentar a tu perra embarazada con una fórmula para cachorros proporcionará el apoyo nutritivo que tu mascota necesita durante y después de la gestación.

El estado físico de tu perra (y cualquier otra cuestión médica) puede influir en sus necesidades nutricionales durante la gestación. Puedes conocer mejor el estado físico de tu perra con nuestra herramienta de acondicionamiento físico.

Primer plano camada cachorros mamando

¿Por qué debo alimentar a mi perra con comida para cachorros durante la gestación?

La comida para cachorros es más rica en nutrientes fundamentales y proporciona más energía que la comida formulada para adultos. Además, es más fácil de digerir. Es importante tener todo esto en cuenta a la hora de alimentar a perras gestantes.

Alimentar a tu perra con una fórmula para cachorros desde las semanas 3-4 de gestación la ayudará a mantenerse fuerte, y a pasar los nutrientes a sus cachorros a través de la leche materna.

Debes ir introduciendo la nueva comida en su dieta progresivamente, para dar tiempo a que su sistema digestivo se adapte. Empieza por introducir la comida para cachorros en su fórmula habitual, un poco cada vez, durante aproximadamente una semana, hasta haber sustituido completamente una comida por otra.

Ten en cuenta el tamaño y las preferencias de tu perra al elegir la comida para cachorros que le vas a dar.

Por porción, la comida seca contiene mayor número de calorías que la comida húmeda. Por tanto, si la dieta de tu perra consiste únicamente en comida húmeda, tendrás que darle de comer más veces (o en raciones más grandes) para asegurarte de que obtenga la energía adicional que necesita, sobre todo si se trata de una raza de tamaño grande. También puedes probar a mezclar su comida húmeda con un poco de comida seca para darle lo mejor de ambas.

Asegúrate de que tenga siempre fácil acceso a abundante agua potable limpia y fresca para mantenerse hidratada, sobre todo si vas a utilizar una fórmula de comida seca durante su gestación.

¿Qué cantidad de comida debo dar a una perra embarazada?

En la alimentación de perras gestantes, mantén el tamaño habitual de su ración durante las primeras semanas de la gestación. Durante estas primeras fases, tu perra puede alejarse de la comida o padecer pequeñas náuseas o vómitos, similares a las "náuseas del embarazo" humanas. Aunque pueda parecer preocupante, no lo es: se trata de un proceso totalmente normal. No obstante, si te preocupa su pérdida de apetito o si sigue teniendo molestias, acude al veterinario.

Empieza a aumentar su ingesta de alimentos, poco a poco, a partir de la quinta semana de gestación. Aumenta un poco el tamaño de su ración cada semana, de modo que para la novena semana el tamaño de la ración sea aproximadamente un tercio mayor que el normal. Para entonces, el peso de la mamá habrá aumentado alrededor de un 25%, o incluso más si está esperando una camada grande.

Mide y controla las raciones para evitar que coma demasiado y desarrolle obesidad, ya que esto causaría problemas durante la gestación y el parto. Si te preocupa el peso de tu mascota durante la gestación, acude a tu veterinario.

Lo mejor es alimentar a tu perra gestante con raciones pequeñas y frecuentes en las últimas fases de la gestación, ya que una barriguita llena de cachorros no tendrá mucho espacio para la comida.

¿Qué cantidad de comida debo dar a una perra durante el periodo de lactancia?

Alimentar a su camada recién nacida es un trabajo duro para la mamá, ya que sus cachorros necesitan un montón de leche materna nutritiva para crecer fuertes y sanos. De hecho, ¿sabías que las perras producen más leche para sus cachorros que las mujeres para nuestros bebés?

Para ayudarla a conseguir la energía adicional que necesita para amamantar a su hambrienta camada, sigue alimentándola con la fórmula para cachorros que empezó a comer durante la gestación. Su mayor contenido calórico y los nutrientes añadidos le aportarán resistencia y le ayudarán a producir leche de alta calidad para sus perritos.

Durante las semanas 1-3 de lactancia, aumenta sus comidas diarias de dos a tres. En la cuarta semana (cuando su producción de leche alcance su fase máxima), sube a cuatro comidas diarias. El tamaño de la ración de cada una de estas comidas debe aumentar del siguiente modo durante la lactancia:

  • Primera semana: 150% de su ración habitual
  • Segunda semana: 200% de su ración habitual
  • Tercera semana: 300% de su ración habitual

La cantidad y frecuencia de comidas de tu perra durante la lactancia dependerá de su raza y del tamaño de su camada. Si está amamantando una camada de más de cuatro perritos, necesitará tanta energía que quizá lo mejor sea permitirle un acceso constante a la comida.

Las nuevas mamás amamantarán a su camada durante aproximadamente 6-8 semanas, pero los cachorros pueden empezar a probar la comida sólida a partir de las 3-4 semanas de edad. A medida que los cachorros se vayan destetando, reduce gradualmente la ingesta de comida de la mamá, hasta alcanzar de nuevo la cantidad previa a la gestación.

Si tienes dudas sobre la alimentación en esta importante etapa, habla con tu veterinario sobre la alimentación de tu perra gestante durante todas las fases de la gestación y la lactancia.

Marcas Purina para perras embarazadas y lactantes

Varias marcas de Purina ofrecen dietas hiperenergéticas para perritos apropiadas para las necesidades de tu mascota durante la gestación y la lactancia. Encontrarás más información aquí: La alimentación de tu perra embarazada