Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Consideraciones especiales durante el parto canino

La mayoría de las gestaciones caninas transcurren sin problemas, pero siempre está bien saber cómo detectar posibles problemas. Aprende qué debes comprobar cuando tus nuevos perritos están de camino.

Cuestiones que requieren especial atención durante la gestación canina

Aunque las perras suelen disfrutar de gestaciones sin complicaciones, existen algunos signos que pueden indicar problemas. Ponte en contacto con tu veterinario si:

  • Tu perra pierde el apetito durante la gestación o está mal en algún otro sentido. Es bastante común que el apetito de las perras decaiga tras 30 días de gestación o justo antes del nacimiento de los cachorros, pero debería estar vital y sana en todos los demás aspectos.
  • Se produce alguna secreción vaginal anormal, incluidos sangrados y secreciones malolientes, en cualquier momento de la gestación.
  • Manifiesta malestar general, depresión, llanto o dolor.
  • Sufre el aborto espontáneo de los cachorros durante la gestación.
  • Han pasado más de 70 días de gestación desde el apareamiento.
Primer plano cara perra

Indicadores de problemas en el parto de la perra

Afortunadamente, la mayoría de los partos caninos no son tan dramáticos como los nuestros. Tu perra debería ser perfectamente capaz de ocuparse del parto por sí sola, aunque ocasionalmente puede presentarse alguna complicación. Ponte en contacto con tu veterinario si:

  • La madre no se pone de parto en las 24 horas siguientes a su descenso de temperatura. El descenso de temperatura de la perra gestante suele indicar que los cachorros están de camino; si no llegan, es posible que algo vaya mal.
  • A pesar de sufrir fuertes contracciones durante 20-30 minutos, tu perra no puede alumbrar a ningún cachorro. Ponte en contacto con tu veterinario y prepárate para llevar a los cachorros ya nacidos contigo si tienes que ir a la clínica.
  • No ha nacido ningún perrito cuatro horas después de que tu perra haya expulsado una secreción vaginal verde o roja/marrón (después de dos horas, prepárate para llamar al veterinario).
  • Pasan más de dos horas en las que tu perra sólo descansa o tiene contracciones débiles, a pesar de no haber nacido aún todos los cachorros.
  • Ves que un cachorro se asoma a la vulva pero, a pesar de los esfuerzos de tu perra, no consigue nacer.
  • Tu perra ha pasado más de 12 horas en la segunda fase del parto (la segunda fase es aquella en la que nacen los cachorros).

Tras el parto de tu perra

¡Hurra: tus nuevos perritos ya están aquí! Es un momento muy emocionante para tu mascota y para ti, pero debes permanecer atento porque también pueden presentarse problemas después del parto. Observa a la orgullosa mamá y ponte en contacto con tu veterinario si:

Después de unas horas

  • Tu perra no ha expulsado todas las placentas previstas (debe haber tantas placentas como cachorros).
  • Tu perra muestra signos de espasmos, nerviosismo, inquietud y un modo de andar rígido y doloroso, o convulsiones, que pueden ser síntoma de un déficit de calcio denominado hipocalcemia.
  • Tiene fiebre, muestra malestar y pérdida de apetito, está apática o pierde interés por sus cachorros. Estos síntomas podrían indicar una infección uterina.
  • Tu perra sigue haciendo esfuerzos después de haber dado a luz a todos los cachorros esperados.

Unos días después

  • Tiene fiebre, muestra malestar y pérdida de apetito, está apática o pierde interés por sus cachorros. Estos síntomas podrían indicar una infección uterina.
  • Sus glándulas mamarias están rojas, duras y dolorosas, o la secreción de las mamas es maloliente, marrón o sanguinolenta.
  • Tu perra muestra algún otro indicio de malestar: no come, está deprimida, tiene diarrea o pierde peso.
  • Tiene secreciones vaginales malolientes o muy sanguinolentas (las secreciones negruzcas o rojizas son normales durante algunas semanas después del parto).

Unas semanas después

  • Muere más de un perrito o te preocupa el bienestar de los demás.
  • Alguno de los cachorros se muestra deprimido o reacio a comer. Es lo que se conoce como "síndrome del cachorro debilitado".

Siempre es mejor que te informes antes de que tu perra se ponga de parto para saber qué esperar y cómo detectar cualquier señal de posibles complicaciones. Si compraste tu perra a un criador, éste debería estar encantado de aconsejarte, ya que tiene muchísima experiencia. Si algo te preocupa durante el parto de la perra o después del nacimiento de los cachorros, ponte en contacto con tu veterinario.