Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Confeccionar una dieta para tu perro

Todos los perros son diferentes, por lo que te conviene saber que existe una amplia gama de fórmulas alimenticias diseñadas específicamente para necesidades concretas, como el control de peso o distintas enfermedades.

Tratamientos veterinarios

Durante los últimos 20 años aproximadamente, se han producido grandes avances en alimentación dietética (lo que se conoce como dietas "terapéuticas" o "funcionales"), que desempeña un importante papel en la práctica veterinaria actual destinada a tu amigo de cuatro patas. Además de proporcionar a tu perro la gama perfecta de nutrientes para mantenerlo sano y feliz, estas dietas especializadas satisfacen las necesidades dietéticas ocasionadas por problemas de salud específicos. También hay dietas especializadas para ayudar a los perros durante su recuperación, por ejemplo, después de una cirugía o en caso de desnutrición si ha sido abandonado.

Icono de representación 1

Las dietas y la comida para perros recomendadas por el veterinario pueden ofrecer el apoyo nutricional adecuado para perros con:

  • Alergias y sensibilidad a alimentos
  • Dermatitis y procesos inflamatorios cutáneos
  • Trastornos gastrointestinales, como inflamación intestinal, estreñimiento, vómitos y diarrea
  • Diabetes mellitus
  • Pancreatitis
  • Enfermedad renal crónica
  • Trastornos urinarios y de la vejiga
  • Enfermedades hepáticas
  • Insuficiencia cardíaca congestiva, presión arterial alta o retención de líquidos
  • Inflamación de las articulaciones (o para perros sanos con predisposición a sufrir trastornos en las articulaciones)
  • Obesidad clínica

Alergias

Igual que en el ser humano, las alergias de los perros son reacciones inmunitarias anómalas a alimentos o sustancias concretos. Algo que es totalmente aceptable para la mayoría de los perros puede ser perjudicial, o incluso letal, para un perro con alergia. Afortunadamente las verdaderas alergias son escasas, no debiendo confundirse con las "intolerancias alimentarias", mucho más comunes y menos graves. Aunque la mayoría de las alergias auténticas se diagnostican en perros jóvenes, la genética, trastornos subyacentes o la exposición a una sustancia concreta pueden provocar el desarrollo de una alergia a cualquier edad, por lo que se debe estar atento a cualquier síntoma inusual.

Con qué alimentar a tu perro

Icono de representación 2

Los síntomas habituales de las alergias alimentarias son:

  • Problemas cutáneos: picor y enrojecimiento, con aparición frecuente de calvas en las patas, la cara, las axilas y/o las ingles.
  • Múltiples infecciones de oído.
  • Problemas gastrointestinales: vómitos y/o diarreas.
  • Problemas respiratorios (aunque son poco frecuentes).

Si notas que tu perro muestra alguno de los síntomas anteriores, consulta inmediatamente a tu veterinario. El diagnóstico de una alergia puede ser difícil y, como estos síntomas son bastante inespecíficos y comunes a otros trastornos, tu veterinario tendrá que hacer un estudio cuidadoso para averiguar cuál es la causa del problema y ayudar a tu perro a recuperar un estado de salud óptimo.

El método más eficaz para detectar una alergia es lo que se denomina dieta de exclusión, que consiste en alimentar al perro temporalmente con una dieta hiposódica y, frecuentemente, hipoalergénica. De este modo, el perro recibe tan pocas proteínas que estas no pueden provocar reacciones alérgicas (aunque es posible en raras ocasiones). Tu veterinario puede recomendar también una dieta de carbohidratos y proteínas que tu perro no haya comido antes, como salmón y arroz. Purina los incluye en algunas fórmulas de alimentación para perros con alergias, como:

Estas dietas tienen que seguirse estrictamente y, durante ellas, tendrás que dejar de mimar a tu perro con sus golosinas y caprichos favoritos. Aunque puede resultar difícil, sobre todo cuando quieres que tu perro se sienta querido, vale la pena porque permite conocer la causa del problema.

Al finalizar la dieta de exclusión, el veterinario examinará a tu perro para ver qué cambios se han producido. En caso de que sus síntomas no hayan mejorado con la dieta, podrá realizar otras pruebas para averiguar cuál es la causa del problema. Si se ha producido una mejoría, el siguiente paso será reintroducir lentamente las proteínas en su dieta para detectar el ingrediente que provoca la alergia. Si los síntomas reaparecen al reintroducir un alimento, se habrá encontrado al culpable, y podrás probar con una comida especial para perros con alergia.

Este proceso de eliminación requiere tiempo y paciencia, y tu perro tendrá que ser remitido a un especialista que supervise su dieta de exclusión en caso de que los síntomas sean particularmente graves, o si parece ser alérgico a más de un alimento. No dudes en contactar con tu veterinario si sospechas que tu perro sufre una alergia o si deseas más información sobre las alergias alimentarias de los perros.

Perros con sobrepeso

Perro con sobrepeso sentado en la hierba

Aunque resulte asombroso, se cree que el 33 por ciento de los perros sufren sobrepeso u obesidad. La causa es sencilla: comen demasiado y no se mueven lo suficiente para quemar el exceso de energía.

Puedes hacer frente al problema observando la cantidad de calorías que tu perro ingiere con la comida y cuántas quema con el ejercicio. Así, podrás ajustar su alimentación a una fórmula de dieta y aumentar el ejercicio que realiza con paseos extra. Recuerda que reducir la cantidad de su comida habitual no es la solución, ya que podrías estar rompiendo su equilibrio ideal de nutrientes. Si has realizado un test de masa corporal a tu perro y sabes que está por encima de su estado físico ideal, permanecerá bien alimentado y perderá peso de forma más eficaz con una comida para perros formulada especialmente para la pérdida de peso; además, no tendrá que renunciar al placer de comer una ración totalmente saciante.

Varias primeras marcas de Purina ofrecen fórmulas dietéticas especiales desarrolladas específicamente para perros con problemas médicos o nutricionales especiales.

La alimentación de los cachorros y perros adultos de razas pequeñas

En lo que se refiere a la alimentación de los perros de razas pequeñas, hay que recordar que, aunque su boca y su estómago son pequeños, necesitan mucha energía. ¿Sabías, por ejemplo, que un pomerania necesita más del doble de calorías por libra (aprox. 450 g) que un gran danés?

Las fórmulas para razas pequeñas se han diseñado para satisfacer estas necesidades diferentes. Son densos en nutrientes y ricos en calorías (lo que resulta adecuado para su metabolismo más rápido y la menor capacidad de su estómago), con más proteínas, más grasa para obtener un extra de energía y carbohidratos más fáciles de digerir, además de un plus de vitaminas del grupo B para estimular el metabolismo. El tamaño de las croquetas secas es también menor para adaptarse a sus bocas más pequeñas.

Perro pequeño peludo en la hierba

Icono de representación 3Cómo alimentar a los perros pequeños

  • Siempre que tu pequeño amigo no tenga un peso demasiado alto o bajo y que el veterinario no le haya prescrito ninguna dieta especial, es cuestión de preferencias personales (¡las tuyas y las de tu perro!) el optar por la comida seca, la húmeda o una combinación de ambas.
  • Sigue la guía de alimentación incluida en el envase pero, si es posible, reparte su comida en varias tomas: lo ideal es que coma 2 o 3 veces al día. Los perros pequeños queman la energía con mayor rapidez, por lo que el hecho de repartir la comida en varias tomas le ayuda a mantener el nivel de energía siempre alto.
  • Pon su plato en un lugar donde pueda disfrutar de su propio espacio, sobre todo si tienes otros perros en casa que sean competitivos con la comida o que piquen en la comida de los demás.
  • Pon el plato de tu perro en el suelo, para que coma más despacio y no engulla la comida.
  • Presta atención al estado físico de tu perro para no sobrealimentarlo, ya que sus patas y articulaciones son más pequeñas y sufrirían; además, el aumento de peso en la cintura (donde suele asentarse) podría producir diabetes o problemas cardíacos.
  • Si no estás seguro de cómo alimentar a los perros pequeños o con qué frecuencia alimentar a los perros de razas más pequeñas, consulta a tu veterinario, que estará encantado de responder a todas tus preguntas.

Las marcas de Purina ofrecen varias fórmulas especiales para perros pequeños desarrolladas para satisfacer las necesidades de los perros de razas pequeñas: en el carrusel superior encontrarás un producto adecuado para tu perro y para ti.

La alimentación de los cachorros y perros adultos de razas grandes

Como ocurre con los perros de razas pequeñas, los perros de razas grandes tienen sus necesidades nutricionales específicas. Por ejemplo, para un perro adulto de raza grande o gigante se recomienda una alimentación menos abundante en proporción a su peso, ya que los perros muy grandes suelen tener un metabolismo más lento que el de los perros pequeños.

Perro grande paseando por el bosque

Icono de representación 4Cómo alimentar a los perros grandes

  • Las razas grandes muestran una especial tendencia a engullir su comida, lo que puede causar problemas intestinales. Ayúdales a espaciar sus porciones con dos comidas más pequeñas en lugar de una comida más grande al día.
  • No dejes que tu perro haga ejercicio en la hora anterior y posterior a la comida, ya que los perros grandes y gigantes son especialmente propensos a la distensión de su estómago y una torsión intestinal (un trastorno denominado distensión y vólvulo gástrico), que constituye una emergencia médica. Los síntomas son tripa hinchada, arcadas y muestras de gran incomodidad por parte del perro. Ponte en contacto con el veterinario inmediatamente si estás preocupado por el estómago de tu perro grande.
  • La cantidad de comida depende de la raza y el estilo de vida de tu perro, así como del alimento que selecciones; por ejemplo, que elijas o no una comida específica para perros de raza gigante. Lee siempre atentamente las instrucciones de alimentación incluidas en el paquete de comida para perros grandes, ya que las guías combinan el tamaño de la raza con la banda de edad. Recuerda, no obstante, que estas guías de alimentación son meramente orientativas, así que puedes hacer pequeños ajustes para ayudar a tu perro a mantener su estado físico ideal.
  • Alimenta a tu perro en un lugar tranquilo alejado del ajetreo de la casa y, si tienes más de un perro, dales de comer por separado para evitar que se roben la comida o las sobras.
  • Elevar del suelo el plato de tu perro puede ayudar a impedir que engulla la comida y sufra problemas estomacales.
  • Si te preocupa el peso de tu perro de raza grande o gigante, pide consejo a tu veterinario. Resulta útil el consumo de un producto "light" formulado especialmente para estas razas. Estos productos tienen un menor contenido graso pero conservan todas las vitaminas y minerales que tu perro necesita, por lo que seguirá disfrutando de una dieta equilibrada a pesar de ingerir menos calorías.

Algunas primeras marcas de Purina ofrecen fórmulas desarrolladas específicamente para satisfacer las necesidades de los perros de razas grandes y gigantes, incorporando todas ellas los últimos avances científicos sobre calidad, sabor y nutrición. Averigua cuál es el mejor producto para tu perro y para ti desplazándote por el carrusel superior.

Icono de representación 5

Si deseas más información sobre cómo confeccionar la dieta de tu perro o tienes alguna pregunta, ponte en contacto con nuestro EQUIPO DE EXPERTOS MASCOTAS.