Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Hacer de tu casa un hogar acogedor para tu perro

Una vez que hayas elegido a tu nuevo perro, es importante que le proporciones un espacio seguro en el que vivir. En Purina encontrarás más información sobre cómo preparar una casa y jardín a prueba de perros.

Casa a prueba de cachorros

Cachorro tumbado en el suelo
  • Instala cerraduras para niños en los armarios bajos de la cocina, sobre todo si guardas productos de limpieza en su interior.
  • Si tienes el taladro a mano, coloca puertas para bebés en la parte superior e inferior de las escaleras para evitar que los cachorros o los perros de avanzada edad se caigan accidentalmente, o que accedan a partes de la casa donde no deben estar.
  • Un transportín del tamaño adecuado para tu perro no sólo es una buena manera de conseguir que tu perro se sienta seguro en su propio "territorio", sino que le mantendrá a salvo de posibles riesgos cuando esté solo.
  • Esconde todos los cables eléctricos colgantes detrás de los muebles, ya que puede resultar muy tentador para tu cachorrito morderlos. Si eso no es posible, puedes comprar un cubre cables grueso en la mayoría de las ferreterías.
  • Haz acopio de juguetes mordisqueables para mantener a tu cachorrito alejado de las patas de las sillas, de los teléfonos móviles o de los aparatos eléctricos.
  • Cuando tu perro llegue a casa, mantén la tapa del inodoro cerrada: ¡algunos perros no pueden resistirse a beber de la taza!
  • Evita o retira las sustancias tóxicas, incluidas las plantas tóxicas (filodendro, muérdago, pascuero), los limpiadores químicos potentes y los insecticidas ambientales.
  • Recuerda siempre cerrar las puertas del horno, nevera, microondas, lavavajillas, secadora y lavadora. Los perritos pequeños pueden dormir la siesta en los lugares más extraños y la secadora suele parecerles irresistible; así pues, recuerda poner notas en las puertas para recordar a los demás que comprueben el interior de estos electrodomésticos antes de utilizarlos.
  • Los perros no tienen el mismo sentido de la altura y de la profundidad que los humanos, por lo que al preparar tu hogar a prueba de perros, asegúrate de que no puedan saltar o caer accidentalmente por las ventanas de los pisos superiores.
  • Cuando tu enérgico cachorrito vagabundee alrededor de la casa, es muy fácil que resbale y caiga, lastimándose. Identifica aquellos lugares donde es probable que corra y pon una alfombra o revestimiento antideslizante en los suelos resbaladizos o de madera noble.
  • Las velas encendidas, la quema de incienso o los quemadores de aceite sólo crean problemas cuando hay cerca un perrito curioso: apaga las llamas y coloca protectores alrededor del fuego.

Jardín a prueba de cachorros

  • Tu jardín tiene que ser un lugar seguro en el que tu perro pueda correr libremente sin riesgo de escaparse. Por tanto, asegúrate de que tu valla sea lo suficientemente alta para contener a un perro enérgico (¡la mayoría de las razas de tamaño mediano necesitan una valla de seis pies -1,83 m-!). Busca huecos por los que pueda colarse tu perrito; y comprueba que la valla está bien afianzada en el suelo para que no pueda excavar por debajo de ella, y que es lo suficientemente fuerte para resistir a un cachorrito saltarín.
  • En concreto, los terriers son excelentes excavadores, así que revisa frecuentemente el perímetro de tu jardín y haz las reparaciones necesarias inmediatamente. Puedes solucionar el problema de las excavaciones no deseadas proporcionándole a tu perrito un hoyo de arena o de barro en el que pueda excavar a sus anchas.
  • Algunos perros no pueden resistirse a tirar de las plantas y de las flores, por lo que si eres un entusiasta de la jardinería, tendrás que proteger tus petunias de concurso.
  • Retira las escaleras o cualquier otra cosa a la que tu perro pueda sentir la necesidad de subirse, y protege con una valla o cubierta lo suficientemente dura las piscinas, jacuzzis o estanques cuando no se estén usando.
  • Si tu perro va a pasar parte del día o de la noche en el jardín, prepárale un refugio protegido del viento y de la humedad. Este refugio le protegerá también del sol en los días calurosos. Si la temperatura alcanza límites anormalmente altos o bajos, deja que tu perro entre en casa, aunque sea un perro de exterior.
  • Evita el uso de virutas de cacao en el jardín como alternativa a la corteza: son venenosas para los perros.
  • Tu jardín a prueba de perros debe incluir plantas inocuas para ellos y evitar algunas otras para reducir el riesgo de envenenamiento y de irritación de la piel. Las plantas más comunes que debes evitar o retirar de tu jardín por su riesgo de irritación o envenenamiento son lirios, azaleas, narcisos, tomates, dedaleras, tejos y hortensias. Si tu perro come una planta venenosa, llévalo inmediatamente al veterinario, junto con una muestra de la planta si es posible.
  • Debes enseñar a tu perrito a no masticar nada que encuentre en el jardín. Consulta a tu veterinario si crees que ha comido algo que no debería.
  • No utilices nunca antibabosas, herbicidas o veneno para ratas (a no ser que sean aptos para mascotas), ya que son muy tóxicos.
  • Asegúrate de que tu perro no pueda entrar en el garaje, ya que muchos productos de coches (como el anticongelante, por ejemplo) pueden ser muy perjudiciales para él.
  • Si hay puertas en tu jardín, recuerda a todos la importancia de mantenerlas cerradas. Puedes colocar autocierres, pero asegúrate de que se cierren despacio para que no exista peligro de que tu perro quede atrapado en ellos.
Brown puppy sitting in grass

La protección de tu perro cuando no estás en casa

White german shepherd walking on lead with owner
  • Incluso salir de tu camino de entrada puede ser peligroso para tu perro, ya que es muy fácil que quede fuera del ángulo de visión de tus retrovisores. Mantenlo alejado de los vehículos en movimiento, incluido el tuyo propio.
  • Asegúrate de tener el perro sujeto por la correa antes de abrir la puerta, para que no pueda salir corriendo a lo loco.
  • Es muy importante mantener a tu perro fresco en el verano. Nunca le dejes dentro de un coche caliente.
  • Lleva contigo abundante agua limpia y fresca. La necesitará cuando salga a caminar.
  • Has de tener especial cuidado en invierno ya que muchos quitanieves no sólo esparcen sal sino también anticongelante, que puede ser tóxico para tu perro.
  • La superficie de algunas carreteras y pavimentos puede irritar las patas de tu perro, y lo mismo ocurre con las semillas del campo; por eso, debes limpiarle las patas con un trapo cuando llegues a casa.

Evitar intoxicaciones alimentarias

No dejes comida en la encimera de tu cocina cuando no estés presente. No sólo es una tentación demasiado irresistible para tu perro, sino que muchos de nuestros alimentos pueden ser tóxicos para él (por ejemplo, chocolate, uvas, ajos y cebollas).

Puede parecer complicado, pero la mayoría de estas precauciones son de sentido común y pronto las tomarás instintivamente. Como al traer un bebé a casa, siempre es mejor prevenir que curar.

Orange emergency first aid cross symbol