Pestaña abrir Viajar juntos es mejor

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Nuevo perro en casa

Traer un perro o cachorro a casa por primera vez es tremendamente emocionante, pero exige cierta planificación. En Purina encontrarás todo lo que necesitas saber para traer a tu perro a casa.

Antes de que tu nuevo perro llegue a casa

Perro sentado en el suelo

Tan pronto como asome el hocico por la puerta de entrada, olvidarás todos los trámites administrativos; por eso, es mejor que aproveches para solucionarlos antes de la llegada de tu nuevo perro o cachorro. Hay algunas cosas de las que debes ocuparte antes de su llegada, para que puedas concentrarte sólo él durante sus primeros días en casa:


  • Cuando vayas a tener un perro, es buena idea informarte de quién es el mejor veterinario local y registrarte inmediatamente en su consultorio (si no lo estás ya). Es mejor registrarse lo antes posible, por si acaso tu perro enferma, necesita más vacunas o tiene que esterilizarse.
  • Aprovecha para preguntar a tu veterinario sobre las pólizas de seguro que cubren los gastos de veterinario inesperados.
  • Es importante para tu nuevo perro socializarse con otros perros y con humanos. Tu veterinario estará informado sobre las clases de cachorros para los más jóvenes, y puede incluso que las dirija él mismo. Las clases para cachorros son muy divertidas, y en ellas tanto los perros como sus dueños suelen hacer amigos de por vida. Asegúrate previamente de que sólo practican un adiestramiento basado en el elogio y la recompensa, no en métodos de castigo como los collares de ahorque o de pinchos de tipo militar. Si vas a adoptar un perro adulto, es posible que en el centro de acogida puedan recomendarte a un adiestrador profesional.
  • Tienes la obligación legal de colocar una placa identificativa en el collar de tu perro, que debe llevar siempre puesta cuando esté en un lugar público. Además de su placa, también tiene que llevar un microchip (su colocación es un proceso indoloro que tu veterinario realizará en pocos segundos). En España es obligatorio en la práctica totalidad de comunidades autónomas.